26/06/2010. Entrevistas y Declaraciones. Declaraciones. Palacio de Miraflores, Caracas, Parroquia Catedral, Municipio Libertador, Distrito Capital, Venezuela.

Declaraciones del Comandante Presidente Hugo Chávez durante llegada del presidente de la República Árabe Siria Bashar Al-Assad al Palacio de Miraflores

[Himno Nacional de la República Árabe Siria].

[Himno de la República Bolivariana de Venezuela].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Unas muy breves palabras, para darle en esta tarde bonita, lavada por la lluvia y ahora bañada por el sol, y animada aún más por el viento, el buen viento que sopla en esta colina, en estas colinas, en este valle de Caracas, para darle delante de nuestro pueblo la más grande, la más profunda, la más fraterna bienvenida a este hombre, compañero, presidente Bashar Al-Assad. Nos honra tu visita Bashar, y es un múltiple honor; por primera vez el presidente de la República Árabe Siria cruza el Atlántico, y escogió él, quiso él que su primer destino, que su primer punto de llegada fuese Caracas, la cuna de Bolívar, la cuna de la Revolución Suramericana, la cuna de la Alianza Bolivariana, y esta ciudad llena de historia, llena de símbolos, llena de heroísmo.

Este país Venezuela, donde ha resurgido el proyecto socialista, ahora en el siglo XXI cuando se creía ya enterrado, cuando el imperialismo yanqui creía haber ya asegurado la hegemonía en el mundo, resulta que comenzó a levantarse un mundo nuevo, un nuevo mundo. Y Caracas fue desde siempre poderosa señal, cuna del mundo nuevo, cuna del nuevo mundo.

Nunca antes un presidente sirio había venido a Suramérica. Por eso decía, Bashar presidente, hermano y compañero que es múltiple el honor que nos haces tú, tu esposa primera dama de Siria, tus hijos, el canciller, tus ministros, ministras, compañeros de delegación.

Estamos de júbilo, te damos la bienvenida, tu visita es la continuación de un proyecto estratégico de alianza, de un eje en construcción entre Damasco y Caracas. ¡Ay Damasco! Que bella es Damasco, ¡Ay Siria! Que bella es Siria, que profunda, que luminosa, que espiritualidad, que religiosidad se respira en Siria, en Damasco, en Swaida, en aquellos caminos, aquella pasión de aquél pueblo que tiene siglos luchando por su dignidad, por su libertad.

Y hoy, se presenta ante el mundo, precisamente como eso, como un pueblo digno, como un pueblo libre que levanta y sigue levantando las banderas del socialismo árabe, del cual tu padre fue gran líder, uno de los grandes líderes de las luchas del mundo árabe, del pueblo árabe.

Tu sabes Bashar como nosotros amamos a Arabia, amamos al pueblo árabe, admiramos la dignidad del mundo árabe, la civilización árabe y ésta nuestra civilización latinoamericana están llamadas ahora en este siglo que comenzó, a cumplir un papel fundamental en la liberación del mundo, en la salvación del mundo, contra el imperialismo, contra la hegemonía capitalista y neoliberal que está amenazando hoy la supervivencia de la especie humana.

Por eso y por muchas otras cosas, que ya hablaremos en las próximas horas, y esta noche y mañana, tu visita nos llena de honor, de alegría, de júbilo, a todo el pueblo venezolano, a la gran comunidad siria venezolana, nos llena de júbilo. Mira el sol que pusimos, mira la brisa que pusimos, mira la tarde que pusimos.

Hasta los mangos maduros, que provoca comérselos de inmediato, o repartírselos a los periodistas que están ahí.

Bashar, honor que nos haces, compromiso que asumimos, bandera junta y única que levantamos. Te doy pues, desde lo más profundo de nuestra alma, la más calurosa de las bienvenidas, hermanos, compañeros, presidente, bienvenido salam alecum.

Presidente de la República Árabe Siria, Bashar Al-Assad Le agradezco a mi hermano y mi amigo el Presidente Chávez, estoy muy feliz al cruzar el Atlántico por primera vez y comenzar mi visita aquí en Caracas, y visitar este país bello y resistente al mismo tiempo, y encontrarme con el pueblo venezolano, generoso y bondadoso.

Este pueblo que ha acogido a la comunidad árabe que ha venido de diferentes partes del mundo árabe, y especialmente de Siria y del Líbano. En momentos que las condiciones difíciles le impulsaron a emigrar y venir a un continente tan lejano donde no podían tener comunicaciones con sus parientes en los otros continentes. El emigrante corría la suerte, al emigrar a este continente de ser más pobre o de morir también. Hoy vemos que al menos hay 4 generaciones de estos inmigrantes que viven entre sus hermanos venezolanos con todo respeto y la dignidad.

Y vemos que este país bondadoso es resistente, no se limitó a conservar y preservar la vida de estos inmigrantes, sino que se fue más lejos que así a respaldar sus causas también, las causas de sus madres patrias.

Estas posturas, no puede el mundo árabe, el pueblo árabe en general, el pueblo de Siria, en especial olvidarlo. El Presidente Chávez vino para impulsar esta relación que fue construida a lo largo de más de 100 años. Primero porque hay pocos políticos que son valientes, de decir no cuando es necesario decir no. Y segundo, porque ha revelado la imagen de Venezuela resistente y ha creado una posición de Venezuela en el mapa internacional y estuvo de parte de las causas justas, ya sea en el continente de América Latina o en nuestra región, la región del Oriente Medio o en el mundo entero.

Por ello, en nombre de todos los ciudadanos sirios y a los inmigrantes, hoy los sirios que viven en Siria, me dirijo con agradecimiento al Presidente Chávez, también agradezco mediante el Presidente Chávez y mediante ustedes como medios de información, a todo ciudadano venezolano que ha acogido a los ciudadanos sirios que vinieron inmigrando a Venezuela, y los han tratado lejos de la discriminación étnica o religiosa.

Y deseo hoy, mediante las conversaciones que voy a sostener con el Presidente Chávez, impulsar estas relaciones mediante los convenios y los acuerdos.

Otra vez, le agradezco a mi hermano el Presidente Chávez y les agradezco a ustedes su presencia.

Asistentes [aplausos].