17/10/2000. Discursos y Alocuciones. Comandante Presidente. Exhibition Hall del World Trade Center Willemstaadt, Curazao,,

Palabras del Comandante Presidente Hugo Chávez, durante acto de entrega del premio Hombre del Año en América Latina Otorgado por el Caribbean exa Award, Curazao

 

            Es verdaderamente hermosa y yo –saludos, Daniel; saludos Kiara- orgullosos de ustedes y nosotros, Marisabel y yo y todos quienes me acompañan, un grupo de amigos y amigas de Venezuela, quienes hicimos un alto en el camino ante esta maravillosa invitación para en primer lugar, conocer Curazao, a pesar de estar tan cerca yo, lo confieso, nunca había venido a Curazao, nunca habíamos tenido esta dicha y en estos caminos por los que andamos, viniendo de Atlanta, de Lake Charles y rumbo a Caracas, mañana tenemos una Cumbre de Presidentes de Centroamérica y el Caribe, por cierto, para hacer un acuerdo de cooperación energética con toda esta hermosa región caribeña y latinoamericana, para recibir este premio, agradecerte a ti y a todo tu equipo, a ustedes, amigos, Primer Ministro; a usted, amiga Gobernadora y a todos ustedes y a este pueblo hermoso de Curazao que hoy nos ha dado una manifestación extraordinaria de amor, de afecto, de cariño, que uno no sabe cómo pagar y cómo agradecer.

            Yo siempre recurro cuando uno recibe tanta manifestación de amor, de afecto, siempre recurro a ese gran hombre de América, caribeño, cubano para ser más preciso, poeta, revolucionario, mártir, el Apóstol de la Revolución de Cuba, José Martí, quien en una ocasión escribió un hermoso poema que se titula, y ese título lo he tomado para responder a tanto amor, Amor con amor se paga. No hay otra forma de pagar el amor que con amor, amor profundo, amor verdadero y como no vine aquí a dar una cadena ¿verdad, Kiara? no hay cadena, no vine a dar aquí una cadena ni un discurso, sólo que es un alto en el camino, un hermoso alto en el camino.

            Yo tenía de verdad bastante tiempo que no me sentaba con un grupo tan selecto de amigos y amigas a oír una canción, y a presenciarla de muy cerca y a vivirla como las que hemos oído y este baile maravilloso, esta música y este folklore, este cariño y esta diversidad y esta riqueza cultural caribeña de Curazao, de América Latina y del Caribe.

            Sólo debo decirles una cosa: este premio “Hombre del Año de América Latina”, permítanme esta hermosa piedra, esta hermosa talla, sólo decir que en verdad yo me siento uno más, un hombre más de esta América Latina nuestra. Permítanme dedicar esta piedra que palpita como toda piedra porque toda piedra tiene por dentro infinidad de años, de siglos, con el palpitar de los siglos yo dedico esta piedra, este hermoso obsequio de “Hombre del Año de América Latina” al pueblo del año de América Latina, al pueblo venezolano, al pueblo de Bolívar, porque ese pueblo es de verdad el que ha hecho las grandes cosas que estamos haciendo en Venezuela. Yo apenas soy una piedra del camino, apenas soy, diría Bolívar, una paja arrastrada por el viento, por la brisa del mar, has dicho tu, poeta. Nos la llevamos con el corazón, Marisabel, nosotros, todos mis amigos, compañeros y debo decirles que hoy, aprovechando esta parada por aquí tan hermosa, hemos conversado mucho con el señor Primer Ministro, con la Gobernadora de Curazao y me he comprometido a venir en visita oficial de Estado en el mes de diciembre y lo que decías, hemos nombrado una comisión de trabajo de alto nivel entre ambos gobiernos para darle vida, de nuevo, a las relaciones que históricamente siempre ha habido entre Venezuela y Curazao. No podemos olvidar nosotros, los venezolanos, entre tantas cosas, que aquí en esta tierra nació y aquí murió el Almirante de la libertad, Luis Brión, el Almirante Bolivariano que dio su vida por la libertad de Venezuela y que, junto a Bolívar, fundó la Armada Libertadora de América y cuyos restos reposan en el Panteón Nacional de Caracas, como símbolo de la unión inquebrantable, para siempre y eterna, de estos dos pueblos que no somos dos pueblos, somos un solo pueblo, el mismo pueblo de Curazao y de Venezuela. Aspiramos pronto que el ferry vuelva a navegar desde las costas de Venezuela hasta Curazao y no sólo el ferry, el ferry y muchas cosas, de la relación económica, social, cultural, entre estos dos pueblos hermanos, entre estas dos naciones hermanas.

            Mil gracias de verdad. Me llevo a Curazao en el corazón y como dejo aquí parte del corazón, regresaré por él muy pronto. Un abrazo para todos y mil gracias y dedico este premio al pueblo de Bolívar, al pueblo venezolano y también al pueblo hermoso de Curazao. Mil gracias.