22/07/2003. Discursos y Alocuciones. Comandante Presidente. Salón Ayacucho, Palacio de Miraflores, Caracas, Parroquia Catedral, Municipio libertador, Distrito Capital, Venezuela.

Intervención del Comandante Presidente Hugo Chávez, en el programa de Desarrollo endogeno de las cosechas industriales

Presidente Chávez: Buenas tardes amigas y amigos de toda Venezuela, desde el Palacio de Miraflores y bienvenidos todos ustedes, nuestros invitados en esta tarde de hoy.

Como estamos en este mes de julio, hoy es ya 22 de julio, mes bolivariano, primer mes del segundo semestre de este quinto año de este proceso, de este proyecto, de esta nueva etapa en la vida nacional. Y este mes de julio lo hemos dedicado a cuántas cosas, primero que nada a Bolívar, a la educación, a la cultura y al deporte.

Terminó el año escolar, repartimos, ya vamos por casi 600 mil bibliotecas populares, bibliotecas familiares. Así que es un mes para mucha lectura, es un mes de muchos logros, de muchas celebraciones patrias, el mes de la patria y precisamente este libro yo lo andaba buscando hace algún tiempito atrás, tiene que ver con el desarrollo endógeno, es de un autor español, Antonio Vásquez Barquero: “Desarrollo, redes e innovación” –lo recomiendo, lecciones sobre desarrollo endógeno, es decir el desarrollo por dentro del país, el modelo de desarrollo desde dentro del país para que Venezuela se desarrolle y continuemos impulsándola hacia el futuro grande que tiene nuestra patria, necesario es que conozcamos el potencial endógeno y comencemos y continuemos activándolo, desarrollando el inmenso potencial que tiene Venezuela, esta tierra bendita por la mano de Dios.

Y hoy estamos aquí para comunicarles a ustedes temas muy importantes que tienen que ver precisamente con el desarrollo endógeno, el desarrollo por dentro, el desarrollo desde dentro, el gobierno bolivariano continúa haciendo gigantescos esfuerzos para superar como venimos superando progresivamente los grandes daños que nos hizo o que nos hicieron pues el año pasado, el 2002, y sobre todo diciembre y enero y aún febrero de este año 2003, cuando algunos pretendieron ahogar al país, ahorcar a la patria y le hicieron mucho daño, sobre todo a los sectores económicos y dentro de los sectores económicos realmente productivos, la pequeña y la mediana industria.

Bienvenidos, aquí están algunos representantes de estos sectores de los trabajadores, los verdaderos empresarios, por allí está el presidente de Fedeindustria, todo mi afecto para ustedes, Miguel Pérez Abad; todos los empresarios que aquí han venido y con los cuales -yo no les pido que se pongan boina roja-, jamás lo he hecho ni lo voy a hacer, no, no, sólo que los empresarios vamos, vamos a conversar, vamos a exponer las diferencias de enfoque, los problemas y vamos a trabajar y a seguir dinamizando el país.

El gobierno bolivariano ratifica a todos ustedes, amigas y amigos, independientemente de su filiación política si la tienen, la mayor parte de los venezolanos así lo dicen todos los números de todas las encuestas, la mayor parte de los venezolanos o una buena parte, una proporción muy grande de los venezolanos y venezolanas no militan en partidos políticos; bueno están haciendo su vida diaria, su vida rutinaria de profesionales, la clase media profesional, empresarios, muchos están en partidos políticos pero hay un grueso sector que no lo está, hacia ustedes va dirigido este mensaje también, esto les interesa mucho a ustedes porque independientemente de nuestra ideología, independientemente de nuestras concepciones políticas o filosóficas tenemos todos un empeño común, un objetivo común: desarrollar e impulsar al país y la economía es algo fundamental para el desarrollo de un país, para generar empleo, necesario es reactivar la industria, la pequeña empresa, la mediana empresa, la gran empresa, la agroindustria, la agricultura y hemos estado este año trabajando muy duro y tenemos buenas noticias, hoy veremos algunas buenas noticias.

El plan por ejemplo que hace unos meses atrás anunciamos de la siembra de invierno lleva un buen ritmo, el plan de reactivación de la construcción que aquí mismo lanzamos hace un mes aproximadamente, el “Plan Construye” lleva también un buen ritmo, pronto estaremos.

Ustedes recuerdan que desde hace tiempo no se han entregado viviendas, se había detenido la construcción de viviendas, dentro de poco, en pocos días estaremos entregando un buen lote de viviendas de un conjunto de construcciones que estaban detenidas, se están reactivando la construcción de autopistas; hay un inmenso entusiasmo en todo el país, la agroindustria, el procesamiento de alimentos, la pesca, tengo informes de última hora de la pesca, cómo se está reactivando este sector de la economía.

Así que el Gobierno sigue y seguirá haciendo inmensos esfuerzos con ese objetivo de corto plazo, reactivación económica; el precio del petróleo sigue allí en la banda de lo que hemos llamado el precio justo, hoy cayó 0,5 dólares el barril pero son circunstancias y son coyunturas, se mantiene el precio promedio del año en 26 dólares por barril y un poquito más, allí vamos.

El Seniat está recuperándose y bueno recabando y recaudando más bien los impuestos; los ministerios trabajando, el Ministerio de Finanzas, la Corporación Venezolana de Guayana, Corpozulia, las corporaciones regionales, en fin el Gobierno al frente del proceso, del proyecto y del objetivo de reactivación de la economía. Les hago un llamado a todos y a todas, empresarios, trabajadores, vamos juntos a seguir echando el país adelante.

Muy bien, hoy vamos a hablar de la cosecha industrial. El país desde hace mucho tiempo no tenía una política industrial, hoy Venezuela tiene una política, una estrategia industrial y alguna modesta cosecha y debo decir que es modesta, -subrayo-, no estamos aquí cantando victoria sólo que es importante para continuar motivándonos y señalando mejor el camino mostrar algunos resultados de lo que sí, podemos decir, ha sido producto de una siembra de los últimos años y ahora es cuando vamos a seguir sembrando, sembrando al país de industrias, sembrando al país de esfuerzos para seguir cosechando en la medida en que pasen los meses y los años.

Venezuela tiene que ser un país industrial, un país industrializado, no podemos seguir siendo un país monoproductor, eso es un viejo sueño que nosotros recogíamos en la agenda alternativa bolivariana, salir del modelo monoproductor petrolero, Venezuela debe ser este siglo un país industrial, un país industrializado, un país agrícola, un país turístico, y la industria tiene un papel que jugar, un papel fundamental que jugar.

Sabemos las dificultades de ustedes amigos de la pequeña y mediana industria, me ha llegado tu documento de hace pocos días, lo he leído letra a letra, ha motivado esto una serie de reuniones, de reflexiones, hemos cometido errores, todos cometemos errores pero aquí estamos para rectificar, para potenciar y para continuar impulsando el desarrollo integral de Venezuela.

Muy bien, así que hoy estaremos haciendo un contacto vía telemática con el Estado Trujillo, por allá en las montañas de Pampán, una torrefactora que estuvo cerrada años producto de la crisis aquella financiera del 94, pasó a manos de Fogade, ahora hemos logrado reactivarla y está en pleno funcionamiento y ha nacido una nueva marca de café, “Café Venezuela”; y luego nos iremos por allá para el Oriente, cerca de Carúpano, en Río Caribe para ser más exactos, donde producto de las políticas del gobierno revolucionario hemos logrado avanzar en lo que hemos denominado la reconversión industrial y donde había un grupo grande de trabajadores desempleados producto del cierre de una empresa, hemos logrado reconvertir y abrir una empresa textilera y hay mucha gente en Río Caribe que ha recuperado su empleo, su trabajo, su ingreso y esto va a impactar muy positivamente en el desarrollo de aquellos pueblos de Oriente.

Así que, bueno siembra industrial, una primera cosecha muy modesta pero ahora es cuando seguiremos sembrando industrias, sobre todo de pequeñas y medianas industrias en Venezuela. Amigos y amigas de la pequeña y la mediana industria, amigos industriales cuenten con el apoyo sincero de este Gobierno que cada día entiende más y mejor al sector de la pequeña y mediana industria y al sector de los verdaderos empresarios y productores de Venezuela. Les invito a que veamos –aquí está con nosotros el ministro Ramón Rosales, ministro de Industria y de Comercio que agrupa a todo este sector de la industria, el turismo y el comercio. Vamos a ver un video que tiene que ver con el desarrollo endógeno industrial de Venezuela.

Adelante muchachos:

Video

Narrador: El plan de desarrollo endógeno adelantado por el gobierno bolivariano es un modelo productivo que busca el crecimiento desde adentro, colocar al ser humano como centro de atención.

Ramón Rosales: Es meterse en las entrañas de nuestro pueblo para respetar su cultura, para apoyarnos en sus potencialidades de recursos, no solamente los naturales sino más importante, los recursos humanos.

Narrador: Bajo estos lineamientos el Ministerio de la Producción y el Comercio y su despacho de Industria, Comercio y Turismo, ejecutan programas para el fomento del empleo y la equidad social. En materia de industria los planes de reactivación, reconversión y reindustrialización promueven entre otras acciones las compras gubernamentales, el apoyo sector mueble y línea blanca, el suministro de materia prima a la pequeña y mediana industria, el programa de Emprendedores Antonio José de Sucre y la novedosa iniciativa de Fábrica de Fábricas.

En el área del comercio interior la lucha es contra las prácticas oligopólicas de la producción, distribución y comercialización de bienes y servicios. De cara al mundo proponemos políticas de integración latinoamericana y del Caribe defendiendo el reconocimiento de las asimetrías en cualquier negociación.

El turismo es visto como una actividad económica real y mediante el plan nacional estratégico de turismo trabajamos en el mercadeo y la comercialización del país hacia el lanzamiento de la marca Venezuela, muestra de ello es el proyecto de gastronomía nacional y el programa de cooperativas de empanadas.

También se apuntalan alianzas estratégicas con países andinos para incentivar el turismo binacional. El Ministerio de la Producción y el Comercio genera políticas para el empleo y la equidad social. Apostemos a Venezuela, el gobierno bolivariano avanza.

 

Presidente Chávez: Avanza el gobierno bolivariano, avanza el país y cada día debe avanzar mucho mejor, esa es la idea y ratifico mi invitación a todos los venezolanos, a todas las venezolanas de buena voluntad a que unamos esfuerzos para echar el país adelante, ese es un compromiso como venezolano, como venezolana. Bueno la cosecha industrial. Ramón Rosales, ministro de Producción y Comercio, y tú eres de por allá, de los Andes ¿no?

Ramón Rosales: Nací en Trujillo, Presidente.

Presidente Chávez: En Trujillo pero te criaste por allá por Lara.

Ramón Rosales: Barquisimeto.

Presidente Chávez: Barquisimeto, la del cuatro y del corrío. ¿Cómo estará Rosinés? Que Dios me la bendiga en Barquisimeto. Bueno fíjate cuando hablamos de frutos es porque hemos sembrado, ahora tenemos que comenzar reconociendo Ramón que la cosecha hasta ahora se modesta, es modesta pero es cosecha, tenemos ya frutos que mostrar al país, en el video estábamos viendo algunos, pero sobre todo revisemos rápidamente lo que ha pasado en estos años. Hay que decirlo, Venezuela no tenía ningún marco jurídico estratégico para la siembra industrial, para el impulso industrial del país.

Estábamos revisando ayer y de verdad que es, bueno y eso son, eso podemos decir que son semillas de una siembra pero al mismo tiempo frutos de otras siembras anteriores, la Constitución Bolivariana, el proyecto constituyente ha originado una dinámica legislativa, una dinámica de generar o crear un nuevo diseño constitucional, legal e institucional –por cierto que estamos a pocos días de conmemorar el gran triunfo aquel de la Asamblea Constituyente-, eso fue el 25 de julio del año 1999, se van a cumplir 4 años el próximo 25 de julio y me están informando de la Asamblea Nacional que habrá una sesión solemne en honor al gran triunfo popular de aquel 25 de julio de 1999.

Bien, la Constitución. Luego tenemos 57 nuevos instrumentos jurídicos que han hecho ya un marco muy propicio, muy adecuado para el desarrollo endógeno industrial de Venezuela, seis leyes ha hecho este Gobierno y la Asamblea Nacional para promover y desarrollar el sector industrial venezolano; 25 decretos hemos elaborado y firmado con el mismo fin y 26 resoluciones ministeriales. Yo le voy a pedir a Ramón, el ministro, que nos haga algún comentario sobre este asunto tan importante como es el marco jurídico, sin el cual no se puede desarrollar una estrategia industrial.

Ramón Rosales: Sí, precisamente Presidente, a usted que le gusta el campo y a mí también, usted no puede sembrar nada si no hace primero una limpieza del terreno y gracias a la Constitución pues aquí se abrieron espacios para esa política industrial, por primera vez la Constitución venezolana habla expresamente, por ejemplo la pequeña y mediana industria, eso no existía antes Presidente.

Tampoco aquí existía una inclusión explícita del término turismo, de la cooperativa, de por ejemplo la soberanía del país para defender su industria nacional frente a los acuerdos internacionales.

Presidente Chávez: Concreta y puntualmente además de ese comentario de la siembra, el marco jurídico Ramón, por ejemplo recuerdo la Ley de Licitaciones. Esa ley la hicimos expresamente, bueno primero para hacer más transparente todos estos procesos donde había tanta corrupción, tantos manejos turbios y luego también para facilitar y aligerar las políticas o la aplicación de las políticas. Cómo a estas alturas podemos decir que la Ley de Licitaciones aprobada, eso fue en.

Ramón Rosales: En 1999, en la primera Ley Habilitante.

Presidente Chávez: Sí, el mismo 99, comenzando el Gobierno.

Ramón Rosales: Correcto.

Presidente Chávez: Después de estos años ¿qué, qué nos puedes decir, cómo esa ley ha impactado positivamente a la industria nacional?

Ramón Rosales: Bueno esa ley es la que nos ha permitido por ejemplo poner en funcionamiento el Sistema Nacional de Contrataciones que fue lo que hizo posible la organización de las ruedas de negocio, esa ley fue la que nos permitió el Decreto 1.892 para darle márgenes de preferencia a las pequeñas y medianas industrias, cooperativas en los procesos de contratación del sector público. Es decir, sin esa ley Presidente nada de lo que estamos haciendo tuviera un apoyo, una cobertura legal.

Presidente Chávez: Tú cuando hablas del Decreto 1.1892, para todos ustedes debemos recordarlo, es el decreto a través del cual se le da preferencia.

Ramón Rosales: Exactamente.

Presidente Chávez: A la pequeña y mediana industria.

Ramón Rosales: Y a las cooperativas.

Presidente Chávez: En lo que son, y las cooperativas que están creciendo de manera exorbitante en todo lo que es el proceso de compras del sector público.

Ramón Rosales: Del sector público.

Presidente Chávez: Compras del Estado, por eso es que nosotros criticamos el ALCA, por eso es que nosotros hemos alertado no sólo a los venezolanos, al continente sobre la propuesta ALCA que ha pretendido o pretende la versión original, porque ahora hay un ALCA Light o Alquita he dicho yo; pero bueno la versión del ALCA originalmente pretende quitarle a los estados la potestad que tenemos como Estado soberano de diseñar y aplicar políticas de este tipo para impulsar la industria nacional, la pequeña y la mediana industria, por eso es que el ALCA hemos dicho es muy riesgoso y peligroso para el desarrollo endógeno de nuestras naciones.

Bueno esa Ley de Licitaciones. ¿Cuáles otras leyes industrialistas has llamado tú?

Ramón Rosales: Sí, porque una vez alguien nos acusó de que seamos industrialistas, nosotros que dijimos que con mucho orgullo porque esas son las leyes que van a permitir reactivar, reconvertir e industrializar el país. La otra ley Presidente es la Ley de Promoción y Protección de Inversiones en la cual se le da garantía al inversionista tanto nacional como extranjero, grande o pequeño o mediano de lo que se llama la estabilidad jurídica para que aquellas comisiones de incentivos que ellos puedan convenir con los diferentes entes del Estado permanezcan a través del tiempo.

Presidente Chávez: La Ley de Promoción y Protección de Inversiones. Es importante Ramón le decía esta mañana a Jesse Chacón –está por allí- hacer un esfuerzo mucho más grande para difundir a los sectores empresariales sobre todo, al país nacional, a todos, estas oportunidades que están en las leyes que ha hecho la revolución, porque esta revolución no vino aquí para atropellar a la propiedad privada, no, todo lo contrario sino para potenciarla, para reconocerla y para que conjuntamente con el sector público bueno activemos al país, lo desarrollemos. Estas leyes estoy seguro que hay sectores que aún no conocen, no la conocen, sobre todo las oportunidades que las leyes les permiten.

Hay otra ley por allí que no está aquí pero tiene que ver con esto, es una ley de mayor dimensión estratégica que es la Ley de las Zonas Especiales de Desarrollo, tenemos que hacer un esfuerzo mayor de difusión para que ustedes empresarios, para que ustedes inversionistas nacionales, para que ustedes inversionistas internacionales conozcan mucho mejor. Ustedes sabían por ejemplo que todo el Norte del Guárico y el Sur de Aragua, eso es aquí mismo, aquí mismito –como decimos los llaneros- aquí mismito.

Ramón Rosales: En la vuelta de la esquina.

Presidente Chávez: A la vuelta de la esquina, eso está aquí mismo, de Maracay a una hora por buena carretera, tierras muy buenas para la industria, hay unas zonas industriales por allí; tierras muy buenas para la agricultura y todo lo que es el Norte del Guárico, El Sombrero, todo esto, Camatagua, esa es una zona especial de desarrollo y en la ley se establecen incentivos especialísimos para el que quiera invertir allí; por ejemplo eliminación incluso de impuestos por un tiempo determinado, protección del Estado, apoyo del Estado y a mí no me da temor nombrar esa palabra, protegerlo, nosotros desde el Estado queremos protegerlos a ustedes emprendedores, empresarios, sobre todo los pequeños y los medianos, los más débiles.

Tenemos que protegerlos contra los monopolios, contra el atropello, contra las altas tasas de interés, contra cualquier amenaza que perturbe o que ponga en riesgo los pequeños o medianos proyectos que tantos venezolanos emprendedores tienen en mente o están sembrando en el terreno.

Bueno otra ley es la Ley de Calidad, la de Salvaguardias.

Ramón Rosales: Sí, muy importante.

Presidente Chávez: Ah, por eso nos atacan a nosotros a veces de que estamos atropellando que si el libre comercio. Nosotros no queremos atropellar a nadie, lo que estamos es protegiendo nuestra industria nacional. Yo recuerdo una salvaguardia que aprobamos para la importación del pavo.

Ramón Rosales: Así es, por ejemplo.

Presidente Chávez: Porque estaban sufriendo mucho los productores nacionales. Explícanos brevemente en qué ha consistido la salvaguardia a la importación del pavo.

Ramón Rosales: Sí, nuestra producción nacional de pavos venía perdiendo espacios en el mercado nacional producto de unas importaciones desmedidas y abruptas de Chile, bueno entonces la Ley de Salvaguardia permite al sector privado solicitar una investigación, se hizo.

Presidente Chávez: El sector privado en ese caso la solicitó.

Ramón Rosales: Exactamente, sí.

Presidente Chávez: Amigos del sector privado, si ustedes, de cualquier sector, se sienten afectados por las políticas o por la importación de algún rubro soliciten, claro deben hacer toda una documentación, todo unos recaudos, pero ustedes tienen el derecho ahora que no lo tenían antes, no lo tenían antes, de solicitar al gobierno nacional a través del Ministerio de Producción y Comercio la aplicación de medidas de salvaguardia, en este caso limitar las importaciones ¿para qué?, para que vaya floreciendo la producción nacional, yo estoy seguro que esa medida ha impactado de manera muy positiva a los productores de pavo. ¿Tienes tú algunas cifras?

Ramón Rosales: Sí, sí Presidente. Fíjese nosotros allí con el sector privado medimos, bueno cuál es la producción nacional y cómo esa producción nacional se fue reduciendo como en un 30, un 40 por ciento mientras que las importaciones habían aumentado más del 40 por ciento, estamos hablando de más de 100 mil toneladas al año, entonces nosotros dijimos bueno aquí hay una evidencia de que estas importaciones están restringiendo la producción nacional. Entonces la ley contempla que se le puede dar una protección temporal al sector privado, en este caso por tres años, para que él entonces se recupere y haga lo que se llama un programa de competitividad para que reduzca.

Presidente Chávez: Luego pueda competir.

Ramón Rosales: Exactamente.

Presidente Chávez: Con los productores de otros países.

Ramón Rosales: Sí, sí, eso lo hacen todos los países del mundo, Presidente.

Presidente Chávez: A veces habrá que darles incluso subsidio, así habrá que apoyarlos con ciencia y tecnología, con créditos a intereses bajos. Hoy le hicimos una buena reunión, por allá están los presidentes y directores de algunos entes de financiamiento público, yo les he pedido que hagamos un esfuerzo mayor para bajar aún más las tasas de interés. Banfoandes por ejemplo, esta mañana conversé con Banfoandes, me dicen que el crédito industrial está en 25 por ciento en Banfoandes, hay que bajarlo le dije a 20 por ciento, le dije pónmelo al 20 por ciento, tú me desarrollas los escenarios, más que suficientes. Lo mismo el Banco Industrial de Venezuela, le dije póngamelo a 20 por ciento y vamos a hacerlo a 20 por ciento, eso es suficiente, pongamos una banda. Entonces ustedes estudian, bueno a los más pequeños más bajos intereses, más facilidades, los plazos también hay que extenderlos, ahí está Nelson Merentes del Bandes, un Banco de Desarrollo, hay que bajar las tasas. ¿Cuánto está el Bandes dando crédito industrial, Nelson?

Nelson Merentes: Doce por ciento y 23, pero ya.

Presidente Chávez: Veinte, veinte máximo. No.

Ramón Rosales: Entre doce y veinte.

Presidente Chávez: Entre doce y veinte. Sí, tenemos que, y eso le hago un llamado a mis amigos, los banqueros del sector privado. ¿Cómo estás Ignacio, cómo te ha ido? Bueno tienen también ustedes que hacer un esfuerzo cada día mayor para bajar esas tasas de interés de la banca privada, ya no hay excusas de que la fuga de capitales. No, no, y el Banco Central ha estado colaborando en ese sentido. Firmamos un convenio aquí y la banca privada se comprometió, no lo olviden ustedes el sector privado porque tenemos que gestionar esto _ministro Giordani, Tobías Nóbrega_ la banca privada se comprometió a dirigir un grueso, una gruesa suma de capital. ¿Cuánto fue? 500 mil millones de bolívares para el financiamiento de la pequeña y mediana industria a tasas de interés por debajo del promedio, porque el esfuerzo no puede ser sólo del Gobierno, uno tiene dos hombros no, Dios ha sido sabio, dos manos. No, no es que un solo hombro, el Gobierno cargando el peso del financiamiento y del riesgo, la banca privada debe seguir haciendo cada día mayores esfuerzos y les vuelvo a hacer un llamado de afecto, de compatriota para que compartamos los riesgos, para que asumamos, para que emprendamos y nos vayamos por el país a impulsar la microempresa, la pequeña empresa, la empresa familiar, la agricultura, la ganadería. Qué gran potencial tiene nuestro país. Pues vamos todos con ánimo, con optimismo, con mucha fe, con Dios por delante, ese Padre Nuestro de todos los días.

Bueno he aquí algunos ejemplos de lo que son, alguien nos ha criticado por ser industrialistas, decías tú, critíquennos, no nos importa, los neoliberales seguramente. Sí, Venezuela debe ser un país industrial y para eso nos declaramos industrialistas pues. A mí me encanta una industria, desde la que tenía mi abuela de hacer arañas, esa era una industria.

Ramón Rosales: Así es.

Presidente Chávez: Pero una pequeña industria pues, no, hasta las grandes industrias como PDVSA. ¿Para qué?, para generar beneficios para el país.

Muy bien, bueno pasemos a otro tema, vamos a lo que vemos allí, bueno la otra ley fundamental es la Ley del Desarrollo de la, perdón la Ley de Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria, esa ley se hizo con la cooperación valiosísima del sector privado y nunca me cansaré de agradecerle, ahora claro, ahora viene lo duro pues, luchar para que se cumpla, luchar para que se cumpla. Le decía a Miguel, me refiero a Pérez Abad; a Nelson Merentes esta mañana, que retomemos con más vigor el compromiso de los 50 mil millones de bolívares del convenio firmado con Fedeindustria para el crédito. ¿A cuánto interés le están ofreciendo eso a Fedeindustria, a los pequeños industriales?

Nelson Merentes: Bueno estamos sobre la marcha, sobre la banda que usted ahora.

Presidente Chávez: Tú estás por encima.

Nelson Merentes: Vamos a 23 no, pero ya.

Presidente Chávez: Busca la tijera.

Nelson Merentes: Ya vamos a.

Presidente Chávez: Busca la tijera o un paracaídas.

Nelson Merentes: Ya vamos con el nuevo impulso, bueno vamos a.

Presidente Chávez: Ahora dime tú Miguel Pérez Abad, por favor dime ¿cuántos créditos se han liquidado de ese monto?

Miguel Pérez Abad: Bueno en la actualidad el registro que tenemos es alrededor de cinco millardos.

Presidente Chávez: Cinco millardos es el 10 por ciento apenas.

Miguel Pérez Abad: Sí, un diez por ciento, o sea que hay disponibilidad de recursos pero hay que agenciar por supuesto esas expectativas muchas veces negativas que se genera sobre los programas, sobre todo lo más importante la burocracia a veces pesa mucho en la articulación y en la puesta en marcha de las iniciativas.

Presidente Chávez: Así es.

Miguel Pérez Abad: Con el ministro Merentes estamos retomando esa iniciativa para ver cómo mejoramos.

Presidente Chávez: Tienes toda la razón, tienes razón cuando nos criticas de la burocracia es cierto Miguel, yo le decía a mis amigos, lo que yo llamo la artillería del desarrollo, la artillería para la vida que son los entes financieros, el que tenga funcionarios, burócratas, de esos pesados (no tengo nada contra los gordos, no), digo pesados porque no se mueven pero ni con una grúa, que no tienen sensibilidad social, que no salen a la esquina, que están es encerrados todo el día y se oponen a aprobar un crédito, sencillamente que le pidan la renuncia pues. Váyase a hacer otra cosa. Y ojo con los corruptos, ojo con la corrupción, que ese es un vicio que se metió hasta los tuétanos, y hay gente que entonces le gusta cobrar, que “si me pagas esto, que si me paga aquello”.

Ustedes, Miguel, cualquier asunto de éstos les ruego lo denuncien, lo denuncien, cualquier intento o asomo de cobrar comisiones, de la corrupción, y le he pedido a todos, desde los ministros abajo que estemos cada día más pendientes de estos detalles, sobre todo es burocracia, sobre todo algunos técnicos que son técnicos nada más, el técnico puro pues. No, no, nadie puede ser técnico puro; un médico, bueno, es un técnico, pero un médico tiene sentimientos, tiene alma, el técnico tiene que tener alma, debe aplicar otras variables, lo de la técnica pero la variable social. En este momento nosotros no podemos estar parando en menudencias cuando se trata de reactivar el empleo, de reactivar la industria, de reactivar a la economía del país.

Hago un llamado a todos los funcionarios públicos de todos los niveles a trabajar cada día con más ahínco para que todos los planes se cumplan estricta y cabalmente por el bien del país. Muy bien, bueno, la Ley de la Pequeña y Mediana Industria.

Luego hay otro elemento que son un conjunto de decretos que hemos pensando, que hemos elaborado y que hemos firmado y que forman parte de esa política industrial, de esa estrategia endógena. Por ejemplo, recuerdo el del vehículo familiar, el decreto N° 252; ese tiene ya varios años y ha sido un verdadero éxito en la venta del vehículo familiar.

¿Qué cifras tienes tú al respecto por ahí, Ramón?

Ramón Rosales: Sí, Presidente, eso fue en 1999. Para que usted que vea que hay algunos rubros en la industria que es así como de cosecha larga, este es un ejemplo, eso se hizo en el 99, pero en el 2000 se vendieron 40 mil vehículos familiares, que eso representó.

Presidente Chávez: Y en el 2002 batimos récord.

Ramón Rosales: En el 2001.

Presidente Chávez: 2001.

Ramón Rosales: 2001, ahí vendimos 65 mil 964.

Presidente Chávez: En el 2002 fue el sabotaje.

Ramón Rosales: Bajamos ese año y sin embargo, Presidente, eso fue lo que salvó a la industria.

Presidente Chávez: En verdad que los golpistas nos hicieron un daño, bastante daño. Ese fue uno. Y los sectores de la clase media, yo los invito a que cada día seamos más reflexivos al respecto. Nosotros hemos gobernado el país desde 1999, 2000, 2001 y ahí venimos, y quién de la clase media puede decir que aquí hemos tomado medidas para afectar a la clase media negativamente. ¡Todo lo contrario! Cuando derrotamos la inflación en 2000, que la llevamos, bueno, el 2001, íbamos ya cerca de 10%; incremento de sueldos y salarios, medidas como éstas del vehículo familiar. Yo recuerdo aquel récord histórico que fue batido en venta de vehículos en aquel año 2001. ¿Quiénes son los que compran?, ¿qué sector compra?, sobre todo el vehículo familiar, la clase media. La clase media vino recuperando su poder adquisitivo. Claro, la inflación hacia abajo, los sueldos hacia arriba, mayor producción en el país, mayor generación de empleo, hasta que llegó el 2002, bueno, finales del 2001, el primer paro aquel saboteador del 10 de diciembre, después enero, febrero, marzo, todo aquel huracán terrible, la guerra mediática, “que el país se está acabando”, que no sé qué más, que el comunismo, que Chávez acabó el país y el golpe de Estado.

Bueno, nadie daba un centavo por Venezuela, echaron por el suelo todo lo que habíamos logrado, no todo, no todo, porque la moral nunca la echan por el suelo. Pero, bueno, siempre hemos dicho “no hay mal que por bien no venga”. De esa crisis del 2002 y sobre todo del daño terrible de diciembre y enero, donde perdimos casi 10 mil millones de dólares, lo estamos recuperando y hemos saneado, hemos saneado sectores tan importantes como PDVSA, y además hemos salido fortalecidos el pueblo, la sociedad, la clase media se fortalece, los sectores profesionales, y la unión nacional avanza y la conciencia nacional. Decretos como el de compras del Estado. ¿Cómo va lo de la ronda? Vamos a entregar ahora algunas órdenes de compra.

Ramón Rosales: Las primeras cuatro órdenes de compra.

Presidente Chávez: Ordenes de compra ya, producto de las ruedas de negocio dentro de la política de compras del Estado, el decreto o los decretos 1.892 y 2.371. ¿Qué comentarios nos tienes tú, Ramón, al respecto?

Ramón Rosales: Sí, ese decreto 1.892 se sancionó en julio del año pasado y tuvimos durante todo el segundo semestre de aquel año, en medio de las dificultades, creando el Sistema Nacional de Contratación y organizando la demanda por parte de los entes públicos. De tal manera que en este primer semestre del año es donde hemos podido realizar dos ruedas de negocio, el 24 de abril la primera, y hoy vamos a entregar las primeras órdenes de compra a las empresas pequeñas y medianas, incluso una cooperativa, Presidente, que participó en se proceso. Pero quisiera darle unos números, ya en lo que va de año 2003 el 18% de los procesos de contratación que hemos registrado en el Servicio Nacional de Contratación, se han adjudicado mediante el decreto 1.892, es decir, las empresas que se han beneficiado.

Presidente Chávez: 18...

Ramón Rosales: 92, 1.892.

Presidente Chávez: No, el porcentaje.

Ramón Rosales: 18%.

Presidente Chávez: 18%.

Ramón Rosales: Antes era cero. Ahora, la meta es llevar eso a un 35 o un 40%.

Presidente Chávez: Recuerdo que la meta que nos hemos impuesto por esta vía es la de asignar directamente.

Ramón Rosales: Correcto.

Presidente Chávez: Directamente a las pequeñas. ¿Qué puede competir una pequeña empresa con los grandes monopolios? No, no tienen nada qué buscar en la mayor parte de los ámbitos de la contratación, por eso nos reservamos desde el Estado, de ahí el decreto en el marco de la Ley de Licitaciones, que ya comentábamos, la asignación directa de contratos a las pequeñas, medianas industrias y a las cooperativas. Pero la meta es llegar ¿a cuánto fue que?

Ramón Rosales: A 1.100 millones.

Presidente Chávez: 1.100 millones. No.

Ramón Rosales: 1.100 millardos.

Presidente Chávez: 1.100 millardos, es decir, 1.1 billones de bolívares que queremos darlos directamente. No darlos, sino contratarlos directamente para favorecer a las pequeñas y medianas industrias y a las cooperativas.

Ramón Rosales: Y es importante, Presidente, perdone que lo interrumpa.

Presidente Chávez: ¡Ujú!

Ramón Rosales: Para decir que este proceso de adjudicación directa se hace de conformidad con la ley y mediante un concurso. Por ejemplo, estas cuatro empresas que van a recibir hoy sus órdenes forman parte de las 31 empresas que acudieron al llamado de la rueda de negocios, recibieron las especificaciones. De ésas, 9 cotizaron, se hizo el proceso y se seleccionaron las cuatro.

Presidente Chávez: Correcto, es un proceso.

Ramón Rosales: Sí.

Presidente Chávez: Pero siempre hay que estar pendiente, no te olvides de acelerarlo.

Ramón Rosales: ¡Claro!

Presidente Chávez: Y donde se trabe, destrabarlo. Siempre hay que estar pendiente de la burocracia.

Bueno, vamos a seguir a darle más rapidez, ya vamos a dejar atrás resoluciones ministeriales como las normas de etiquetado, la prohibición de importar productos usados de la línea blanca. Eso ha caído, bueno, como un palo. Para levantar la producción nacional y ahora lo hemos completado con el decreto 2.470 que ahora se va a aplicar, de la canasta familiar, es decir, todo lo que es la línea blanca para vender eso a precios módicos y para incrementar la producción nacional.

Códigos arancelarios, lo de Cadivi está allí cada día más dinamizado, se han firmado ocho resoluciones del Ministerio de la Producción y el Comercio para flexibilizar y ampliar, bueno, el otorgamiento de divisas para los importadores, sobre todo, Ramón, siempre –repito- hay que darle prioridad a la pequeña y a la mediana industria y pronto Pérez Abad dile a los amigos, a los muchachos y a las muchachas de la pequeña y mediana industria, que ya he aprobado -seguro que ya lo sabes porque tienes tú buena información siempre-, ya he aprobado el proyecto, lo hablé también con el gobernador Didalco Bolívar, me trajo otras ideas complementarias y muy positivas; el ministro me trajo el proyecto, lo aprobé, del Banco de Insumos. Eso está aprobado, ya está aprobado, los detalles los estamos afinando con ustedes y mientras tanto tenemos un mecanismo transitorio para facilitar el suministro de insumos a la pequeña y mediana industria a través de la CVG y de los mecanismos que tenemos tiempo trabajándolos.

Bueno, pero pendiente estaremos, pendiente de los detalles. Siempre he dicho: “el diablo está en los detalles”, el diablo se esconde en los detalles y en los microdetalles, los detallitos.

Bien, de las resoluciones ministeriales dentro del proyecto de desarrollo industrial endógeno, pues también tenemos una serie de medidas o de proyectos: las cooperativas, por ejemplo. Las cooperativas se han incrementado al 2003 en un porcentaje bastante alto. Ramón, ¿qué cifras tienes tú ahí de las cooperativas?

Ramón Rosales: Sí, Presidente, hasta junio de 2003 llevamos inscritas y legalizadas 5.657 cooperativas, y en el gráfico que le estamos transmitiendo a los televidentes se puede ver cómo se ha incrementado esto, sobre todo en el año 2001 y 2002 y en lo que va del 2003.

Presidente Chávez: Ahora, lo que tiene -perdóname que te interrumpa- lo que tiene que incrementarse al mismo ritmo del número de cooperativas es el apoyo técnico-financiero a las cooperativas, porque qué hacemos con que se incrementen las cooperativas y ande la gente por allí sin recursos.

Ramón Rosales: Claro.

Presidente Chávez: Es allí donde también el Bandes, Merentes, la economía social, para eso creamos el Ministerio de la Economía Social, ahí está nuestro ministro, ahí está el Bandes y los entes financieros que deben apoyar también esto, incluyendo al Banco del Pueblo, al Banco de la Mujer, al Fondo de Microfinanzas, los fondos regionales, pero tenemos que lograr el mismo ritmo de avance de lo que es el cooperativismo. En cuanto al apoyo técnico y financiero a las cooperativas ahí también estamos por debajo del promedio necesario, porque si no la gente se desmotiva, Nelson. De repente vengo yo y me ilusiono, la Ley de Cooperativas y todo un boom, y hacemos un esfuerzo allá en el barrio, allá en la ciudad, allá en la urbanización, allá, y hacemos una cooperativa, compramos la ley, la leemos, “mira, Chávez dijo esto, las cooperativas, bueno, vamos a hacerla y la registramos”. ¡Ajá! ¿Y después? Recuerdo lo que dijo Cristo al diablo en el desierto: “No sólo de pan vive el hombre”. Eso es cierto, el hombre vive de mística, de moral, y es lo más importante del ser humano, en mi criterio. Yo en eso no soy materialista, defiendo la moral y los principios por encima de lo material, pero cuando Cristo dijo “no sólo de pan vive el hombre”, mi Señor aceptó que de pan, o sea, que sin pan no vive el hombre. ¡Sin pan no vive! O cuando Napoleón Bonaparte dijo: “Los ejércitos caminan sobre los estómagos”, la comida, el alimento.

Así que el plan de crédito a las cooperativas también tenemos que aligerarlo y fortalecerlo, sobre todo ahora cuando ya las finanzas públicas nacionales están adquiriendo de nuevo un nivel de fortaleza apreciable, respetable. Las cooperativas.

Bueno, y tres ejes fundamentales, para irnos a Pampán. Vamonos a Pampán rápido, vamonos a Pampán rápido, allá a las montañas, que es un ejemplo lo de Pampán de una de las tres grandes líneas o ejes de desarrollo endógeno industrial del país. El primero, la reactivación industrial; el segundo, la reconversión industrial y el tercero, la reindustrialización. Tres grandes ejes, un ejemplo de reactivación de una industria que estaba cerrada ¿hace cuánto tiempo?

Ramón Rosales: Nueve años.

Presidente Chávez: Nueve años tenía cerrada una torrefactora en Pampán, allá en el corazón de los Andes, en Trujillo. Todos sabemos cómo o qué importancia ha tenido históricamente la producción de café en la economía, en la vida social de los Andes venezolanos. Pues en verdad tener nueve años cerrada una torrefactora de la cual vivió ese pueblo durante tanto tiempo ha sido un verdadero crimen, un peso muerto para aquellos pueblos, para aquella sociedad, para aquellos pequeños productores, sobre todo.

Ahora la torrefactora, producto del esfuerzo del Gobierno bolivariano, Fogade... Fogade tenía la torrefactora, pero cerrada. El Gobierno, Fogade, la República, hicimos un convenio y, sobre todo, se firmó otro convenio con los productores, 600 pequeños productores de café que ahora forman parte de este...

Ramón Rosales: Son socios.

Presidente Chávez: Son socios de la torrefactora; la cogestión entre el Gobierno Nacional, creo que el gobierno regional.

Ramón Rosales: FUDEC también aportó.

Presidente Chávez: Tiene también una parte, allá va a estar el gobernador Gilmer Viloria y sobre todo los productores. Es algo parecido a lo que hicimos Alastre, ahí está el alcalde de El Tocuyo, Pedro Alastre, lo que hicimos con el Central Azucarero.

Ramón Rosales: Pío Tamayo.

Presidente Chávez: Pío Tamayo, un acuerdo, eso estaba cerrado también. Ese es un ejemplo, ese es otro fruto de la reactivación industrial. ¿Qué tal Pedro Emilio?

Pedro Emilio: Muy bien, mi Comandante. Allá, bueno desde El Tocuyo un saludo. De verdad que con relación al Central Pío Tamayo, pues se ha logrado de alguna manera demostrar eso que estamos diciendo ahora, pues, reactivar una empresa que estaba cerrada y un universo de trabajadores estafados por mucho tiempo, y que hoy en día, pues, está dando sus frutos, afortunadamente.

Presidente Chávez: Sí. Bueno, nosotros vamos reconociendo el esfuerzo de esas comunidades, porque fíjate que el desarrollo endógeno, lo dice precisamente este autor que ya citaba, Antonio Vásquez Barquero. El desarrollo endógeno tiene muchas formas de enfocarse, pero uno de ellos es lo que él llama la aplicación de la teoría territorial del desarrollo, es el desarrollo ahí en la región, es el desarrollo visto sobre el mapa, son los proyectos sobre el mapa y las redes que eso va generando. Hay que innovar, sobre todo se requiere una gran capacidad creativa.

Allí en El Tocuyo está el Central Azucarero Pío Tamayo. Cuántos cañicultores estaban desempleados, ahora están sembrando caña allí. ¿Tú tienes las cifras?

Pedro Emilio: Bien, como empleados logramos de manera directa unos 300 empleos en la factoría, además de reactivar –repito- todas las haciendas de caña que estaban –como usted dice-…

Presidente Chávez: ¿Cuántos cañicultores crees tú que hayan recuperado, pues, la producción?

Pedro Emilio: Estamos en el orden de quizás unas 200 haciendas de caña en el sector y, por cierto, ahora estamos recibiendo también apoyo para...

Presidente Chávez: ¿200 haciendas?

Pedro Emilio: Sí, en todo el valle de El Tocuyo.

Presidente Chávez: ¿Cada extensión tendrá, cada hacienda cuánta extensión?

Pedro Emilio: Bien, son variables, hay grandes haciendas y haciendas pequeñas las que hemos logrado de alguna manera estimularlas, y este año se están obteniendo los recursos para sembrar unas 2 mil hectáreas más de caña en el valle.

Presidente Chávez: Dos mil hectáreas más de caña. Venezuela no puede seguir importando azúcar, nosotros tenemos que producir aquí toda la caña para el azúcar y otras cosas más que se sacan del azúcar, muchas otras cosas más que se sacan de la azúcar, muchas otras cosas.

Bueno, te vamos a entregar hoy señor alcalde y amigo Pedro Alastre, y a ustedes amigas y amigos de El Tocuyo y del Estado Lara para continuar impulsando el desarrollo endógeno del Estado Lara, en este caso del Municipio Morán, de El Tocuyo. ¿Cómo es que dice la canción aquella? “¡Ah mundo Barquisimeto!, dijo un barquisimetano”. Yo digo, “¡Ah mundo El Tocuyo porque yo soy tocuyano!, regálame un beso morena del alma”.

Bueno, entonces vamos a entregarle -y este alcalde tiene no sé cuánto tiempo peleando por esto, me llama, varias veces me ha llamado, hemos hablado allá en Barquisimeto, se apareció una noche por allá, estábamos en una reunión con el gobernador Luis Reyes Reyes y llegó el mayor Pedro Alastre, alcalde de El Tocuyo. Y estuvimos hablando y él, igual, quejándose de la lentitud burocrática- Hay que hacer una guerra contra la burocracia esa nefasta. La burocracia no es mala por sí misma, pero cuando se burocratiza y aquello se convierte en un marasmo, bueno, hay que hacerle exorcismo, hay que hacer algo, hay que mover las matas pues, para sacarse es marasmo de esa burocracia o de esa burocratización, que es lo perverso.

Bueno, pero felizmente, señor alcalde, le vamos a entregar ahora mismo la documentación correspondiente a las 19 parcelas del Parque Industrial de El Tocuyo, es decir, que ahora pasan a ser de la Alcaldía y a través de la Alcaldía usted estoy seguro, que revolucionario como es, le va a aplicar el mismo principio y eso va a ser del pueblo de El Tocuyo en modelos de cogestión. Contará siempre con nuestro apoyo, porque nosotros no somos partidarios de esa descentralización a lo irresponsable, que después tú verás que haces con eso. No, no, es desconcentración responsable, por eso le estamos entregando también hoy, además de los títulos o los documentos de esas 19 parcelas del Parque Industrial de El Tucuyo a la alcaldía de Morán, un cheque por 600 millones de bolívares como capital semilla para el mejoramiento de la infraestructura del parque, lo cual incluye la construcción de un Infocentro para que ahí tengan los pequeños y medianos empresarios, y también el pueblo de El Tocuyo, bueno, la posibilidad de navegar por el mundo y de sumarse a esas tecnologías de la comunicación y de la información.

Pedro Emilio: Claro, Presidente.

Presidente Chávez: Vamos, pues, a entregarle al Alcalde. Invitamos al Alcalde Alastre a que nos acompañe por aquí para entregarle los documentos. No vino una delegación allá de tocuyanos y tocuyanas. ¿Ah? ¿Cómo se llama allá?

Pedro Emilio: El Tamunangue.

Presidente Chávez: El Tamunangue. ¿Cómo estás, Pedro Emilio?

Pedro Emilio: Bueno, Presidente...

Presidente Chávez: ¿Tú conoces al ministro?

Ramón Rosales: Es más fastidioso que...

Presidente Chávez: ¿Cómo está la vieja Lila?

Pedro Emilio: Muy bien, allá en Humocaro.

Presidente Chávez: ¿Dónde está? Seguro que nos está viendo. ¿Dónde está el televisor? Le voy a mandar un beso a la vieja Lila. Lila Alastre, valiente mujer de Humocaro, Humocaro alto. Más nunca he vuelto por allá, chico. Son cafetales inmensos los de Humocaro.

Pedro Emilio: Sí, también estamos recuperando las torrefactoras.

Presidente Chávez: ¿Cómo es que dice la canción de Alí Primera?: “¡Ah mundo los humocaros!, donde se hizo leyenda Argimiro Gabaldón con su corazón y sus brazos”. Leyenda de Argimiro Gabaldón.

Bueno, aquí están los títulos.

Pedro Emilio: El documento ya...

Presidente Chávez: Este es el documento. ¿Ese parque industrial tiene cuántos años?

Pedro Emilio: 25 años, presidente.

Presidente Chávez: 25 años.

Pedro Emilio: Eso lo dejó Corpoindustria y le pasó a la PYMI.

Presidente Chávez: Era de Corpoindustria, ahora tenemos el Instituto Nacional de la Pequeña y Mediana Industria, y ahora el Gobierno Nacional le hace entrega al gobierno local con toda la fe, la alegría, y por qué no decirlo, emoción, porque estos son pasos en la dirección correcta. Que Dios los acompañe y nosotros no los vamos a abandonar. Suerte. ¿Y el cheque?, ¿y la plata?

Pedro Emilio: Aquí está el cheque, Presidente.

Presidente Chávez: Vamos a ver, aquí está un cheque. ¿Estos recursos salieron de dónde? ¿Está firmado el cheque?

Pedro Emilio: Sí, señor Presidente.

Presidente Chávez: ¿Es del Bandes? ¿Dónde están?, ¿estos recursos están dónde? ¡Aja! Están en la banca 600 millones a la orden de la Alcaldía del Municipio Morán del Estado Lara para el desarrollo, Banco Desarrollo, Económico y Social de Venezuela.

Ahora, ¿esto es un capital que ellos tienen que reponer?

Ramón Rosales: No, Presidente, esto forma parte del programa de rehabilitación de los parques industriales.

Presidente Chávez: Es una donación prácticamente.

Ramón Rosales: Exacto, y ellos tienen un compromiso de crear con ese dinero el centro del Infocentro y reparar algunas obras y, sobre todo, construir un vivero de empresas.

Presidente Chávez: Y además te pido, Pedro, que con los empresarios allá en El Tocuyo y tu equipo elaboren un plan integral, que seguramente ya lo tienen. El ministro Giordani le pido que reciba al alcalde Pedro Alastre hoy antes de que él vuelva a El Tucuyo, me dejas una copia aquí en mi despacho y cuenta con todo nuestro apoyo, y quiero ir pronto a visitarlos allá a mirar el Parque Industrial de El Tocuyo. Pedro Alastre.

Pedro Emilio: En nombre de El Tocuyo, muchas gracias.

Presidente Chávez: Muchas gracias, hermano. Saludos allá a la familia y a todos, ¡Ah!

Ramón Rosales: Bueno, Pedro.

Presidente Chávez: Suerte al Estado Lara, allá a El Tocuyo. Y ahora nos vamos a Pampán. ¿Tenemos el pase a Pampán listo, muchachos? Vamos a ver qué pasa con la torrefactora en Pampán. Teníamos unas imágenes allá, creo que está el gobernador Gilmer Viloria. Será que dígannos si tenemos listo el pase a Pampán. A ver, Café Venezuela. Será que salimos allá, a ver si nos están oyendo en Pampán. ¿Sí? Ahí vienen. ¡Epa! ¿Qué tal? Vamos a saludarlos, allá está el gobernador Gilmer Viloria.

¿Qué tal muchachos? Los estamos viendo. Un aplauso y un abrazo a todos. Allá está el viceministro también, Víctor Alvarez. Un gran saludo a todos. Gilmer.

Gilmer Viloria: Buenas tardes, Presidente. Saludos, Presidente, un saludo del pueblo del Estado Trujillo. Nuestro agradecimiento para usted por esta tremenda obra que significa la rehabilitación de Café Venezuela. Realmente es muy importante para nosotros, significa la producción y el procesamiento de alrededor de 5 mil toneladas anuales de café y 12 mil empleos entre indirectos y directos, y va a beneficiar a alrededor de 15 mil familias. Presidente, esta es una obra que se pierde de vista en el futuro económico de nuestro estado. Muchas gracias, muchas gracias, señor Presidente y señor ministro Rosales en nombre del pueblo del Estado Trujillo.

Presidente Chávez: Bueno, gracias a Gilmer Viloria, y vamos a recordar que esa torrefactora estuvo cerrada desde 1994 y eso afectó a toda esa población de Pampán, sobre todo a esos pequeños productores cafetaleros.

Mira, Gilmer, tú me decías que esa torrefactora va a absorber ¿cuántas toneladas de café al año?

Gilmer Viloria: Inicialmente se prevé 5 mil toneladas al año, ¿no? Esa es la primera fase una vez que ya esté funcionando en un 10% inicialmente esta torrefactora, y va a beneficiar –como le decía- a cerca de 12 mil a 15 mil familias para una creación de 12 mil empleos entre directos e indirectos. Inicialmente habrán unos 60 empleados y trabajadores aquí en la torrefactora en Tabor, en Tabor, cerca de Flor de Patria en el Municipio Pampán, que es donde realmente está la torrefactora Café Venezuela, una iniciativa de los trujillanos, Presidente, de que le agradecemos mucho que usted nos haya apoyado, porque usted sabe que el rubro del café tiene una gran tradición en la economía agrícola del Estado Trujillo.

Presidente Chávez: Sí, sabemos que eso es histórico además, el café venezolano de los mejores cafés del mundo, y, bueno, antes de que surgiera el petróleo, el café era nuestro principal rubro de exportación, como todos ustedes lo saben. Creo que hasta el año 1926, cuando el petróleo dejó atrás al café, al cacao y a todos esos productos históricos que los venezolanos estuvimos sacándole como jugo y fruto a la madre tierra.

Yo me alegro muchísimo, además es un reto para nosotros, Gilmer y Víctor el viceministro, y a la comunidad de Pampán nuestro saludo y a toda la gente de Trujillo. Es un reto porque es un nuevo modelo, además, de cogestión, es un modelo de cogestión donde todos tenemos responsabilidades: el Gobierno Nacional, el gobierno del estado, ustedes los caficultores, que ahora son también dueños, son socios. Vean, ahí estamos, saludamos a todos ustedes, civiles, militares, hombres y mujeres. Ahí está la gente de El Batey. Un abrazo a toda esa gente de Trujillo.

Bueno, es un proyecto participativo y democrático que grupa a 200 pequeños y medianos productores. Se ha creado la Cooperativa de Café Los Cuicas y Caribes, para gestionar la torrefactora de café, el Café Venezuela.

Mira, Víctor, ahora tendremos que hacer un gran proyecto de financiamiento para impulsar la producción de los pequeños y medianos productores. Ahí está el viceministro Víctor Alvarez. ¿Qué nos dices tú al respecto? Para llegar al 100% de producción y de procesamiento del café.

Víctor Alvarez: Aquí en Pampán están haciendo una nueva forma de propiedad. La reactivación de esta planta, de esta torrefactora ha sido posible –como usted lo comentó- por el concurso, la participación, el compromiso de 600 productores de café agrupados en la cooperativa, el compromiso de la Gobernación del Estado Trujillo y el compromiso del Gobierno Bolivariano. Si no hubiese sido por el compromiso, la tarea que asumieron estas tres partes, hubiese sido prácticamente imposible reactivar esta empresa que estaba a punto de ser subastada. Esta es una demostración de que el Estado tiene que participar de manera más activa en la economía. Estos asuntos no los hubiese podido resolver el mercado.

Se va a comenzar moliendo café, se va a comenzar con la torrefactora de café, pero la idea es que se diversifiquen los usos del café, que en el corto plazo estemos produciendo licores de café, caramelos de café, esencias de café y una amplia gama de productos para darle valor agregado, para darle transformación industrial a esa importante materia prima que se produce aquí en el Estado Trujillo. Ese es un caso concreto de desarrollo endógeno, de desarrollo de los factores productivos.

Presidente Chávez: ¡Correcto! Fíjate que te iba a comentar, te iba a comentar, Víctor, que necesario es ahora echarle una mirada estratégica a todo lo que rodea, primero la torrefactora, pero luego todo el potencial que tiene la torrefactora, pero mirarlo sobre el mapa e ir creando las redes, lo que son, bueno, las economías de escala, las redes del desarrollo para que esa torrefactora sea el motor que genere una diversa cantidad de líneas dinamizadoras en el entorno geográfico y humano que la rodea.

Mira, otra cosa que quiero preguntarles, el Café Venezuela. ¿De dónde surge la idea de crear esa nueva marca? Vamos a darle promoción gratuita, Café Venezuela. ¿Quién nos puede explicar esto?

Ramón Rosales: Vamos a darle la palabra a Alexis Alvarez que es el que encabeza a los productores, a los caficultores del Estado.

Presidente Chávez: Ah, eso es muy interesante, vamos a mirar y a oír a Alexis Alvarez. ¿Está por ahí Alexis?

Alexis Alvarez: Nosotros somos parte de la Directiva, de la Directiva de la Cooperativa Cuicas y Caribes, la información que nos está pidiendo es producto del llamado que hemos atendido de, hecho por usted desde hace ya algunos años donde nos ha indicado muy claramente la necesidad de organizarnos para poder responder a las propuestas de este proceso de desarrollo productivo al que usted nos invita constantemente.

Presidente Chávez: Oye, ¿tú eres de ahí de Pampán?

Alexis Alvarez: No, este. Presidente yo soy productor de café del Municipio Carache en el Estado Trujillo, y así como estoy yo la cooperativa está integrada por caficultores de todos los sectores cafetaleros del Estado.

Presidente Chávez: Dime una cosa hermano, dime una cosa, perdóname que te interrumpa de nuevo, dime una cosa. Ustedes mientras estuvo cerrada esta torrefactora ¿dónde colocaban el café que producían?

Alexis Alvarez: El café era llevado a la industria nacional y era entregado a los comercializadores del grano, quienes pues a nuestro entender y lo vivido pues tenían una situación donde nosotros sacábamos la peor parte, la verdad es esa, los precios.

Presidente Chávez: Sí, dime algo, te iba a preguntar, te iba a preguntar precisamente, precisamente sobre eso, fíjate. Ustedes producían café, lo llevaban allá a otros lugares, llevaban la peor parte. Te voy a hacer una pregunta a ver si es posible que me la respondas hermano. En cuanto al ingreso que han tenido hasta ahora ustedes como caficultores el ingreso personal o familiar y el que aspiran a tener ahora ¿cómo ser socios y tener la torrefactora cómo va a influir en el ingreso familiar, vamos a llamarlo mensual, cuánto crees tú que se va a incrementar el ingreso de cada uno de ustedes? ¿Tienen algún cálculo?

Alexis Alvarez: Significativamente se va aumentar. Anteriormente nosotros ni siquiera cubríamos lo que significa la canasta básica Presidente, somos productores del campo y no nos alcanzaba lo que adquiríamos por vía de la venta de nuestro café. Con este proyecto que nace a raíz de esta propuesta de nuestras organizaciones nacionales y regionales, estamos seguros de que va a poder ser mejor distribuido ese beneficio que arroja nuestro grano café al nosotros intervenir en el proceso agroindustrial. El ingreso que obtendremos por familia como usted lo pregunta, mire no estará por debajo de los 300, 350 mil bolívares como promedio por familia.

Presidente Chávez: ¿Y anteriormente cuánto obtenían de ingreso?

Alexis Alvarez: Mira hay algunos casos que son extremos, yo le diría que a veces ni siquiera llegábamos a la subsistencia, si no pagábamos nuestros compromisos con la gente que nos ayuda a arreglar nuestras fincas, los obreros, los gastos de insumos y a veces no nos quedaba. Y las deudas siempre han sido un constante en el caficultor, por eso es que a partir de ahora estamos totalmente seguros que vamos a poder cubrir nuestros compromisos de los créditos, vamos a poder atender mejor nuestra alimentación, nuestros muchachos en la escuela, la aspiración que tenemos de crecer cada día más como familia productora de café, acá en Trujillo y en toda Venezuela, Presidente.

Presidente Chávez: Bien hermano, fíjate como el tiempo lamentablemente es corto, yo te agradezco mucho. ¿Cómo es que me dijiste tu nombre, perdóname?

Alexis Alvarez: Alexis Alvarez, Presidente, productor de café desde acá de Trujillo.

Presidente Chávez: Alexis Alvarez. Sí, yo te ruego me le des un abrazo a toda esa familia, a todos esos caficultores, hombres, mujeres, toda mi fe y agradecimiento por ser como ustedes son, pacientes, luchadores, llenos de patriotismo. Vamos a hacer la patria grande hermano, vamos a hacerla juntos, así que un gran abrazo y mil gracias. Voy a estar muy pendiente de ustedes.

Alexis Alvarez: Así es Presidente.

Presidente Chávez: De la torrefactora de Pampán y de la marca de café Venezuela. Un abrazo a todos, pues muchas gracias, nos despedimos de ustedes y aquí vamos a tomar café Venezuela que tenemos en el estudio y quiero hacerle un comentario, Ramón, pues a los venezolanos. Qué contacto tan humano, no, vean ustedes lo que es la diferencia entre un modelo económico salvaje, el capitalismo salvaje, donde estos hombres y mujeres o en el cual estos hombres y mujeres y los padres de ellos y los abuelos de ellos y los bisabuelos de ellos fueron explotados toda la vida y la ganancia, ellos que tienen las manos callosas, ellos que bueno nacieron en esa tierra y son los dueños originarios de esa tierra, los que labran la tierra, los que siembran la mata, los que la cuidan, los que cosechan el café, luego pasan toda la vida trabajando llegan a viejo igual o más pobres que cuando nacieron y le dejan a sus hijos de herencia la misma pobreza y el mismo peso a cuestas, eso es la historia triste de nuestros países subdesarrollados, donde sólo una elite se ha beneficiado.

¿Qué es lo que planteamos nosotros?, la necesidad del equilibrio, el proyecto constitucional bolivariano, la revolución bolivariana plantea el equilibrio, no queremos perjudicar a nadie, no queremos dañar a nadie, sólo queremos igualdad, vieja consigna desde antes de Cristo y sobre todo después que llegó Cristo al mundo y vino a luchar por la igualdad y por la justicia; Bolívar que lo planteaba, hay que buscar el punto de equilibrio donde podamos existir todos, una sociedad no es viable con una minoría enriquecida y cada día más enriquecida y una gran mayoría empobrecida, eso explota algún día, eso es una bomba, aquí estamos desactivando la bomba; así estamos luchando contra la pobreza dándole poder a los pobres, descentralizando o desconcentrando el poder, ellos se sienten ahora dueños de su torrefactora mucho más que antes y vean ustedes una persona que a lo mejor ganaba 150 mil bolívares al mes ahora ellos calculan que por lo menos 300 mil bolívares, el ingreso familiar sube, ahora tienen unas cooperativas, seguro que van a hacer unas cajas de ahorro y poco a poco irán saliendo de la pobreza, poco a poco ellos irán encendiendo sus propios motores, lo que decía Aquiles Nazoa, los poderes creadores del pueblo, a eso apostamos nosotros, a eso apuesto, al equilibrio y esto no es para dañar a nadie, no, a pesar de que Cristo dijo que más fácil será que un camello entre por el ojo de una aguja a que un rico entre al reino de los cielos, no tenemos nada contra los ricos, queremos que sigan viviendo, queremos que sigan siendo felices y que sigan siendo ricos pero que permitan y entiendan que todos los demás somos hermanos y que tenemos todos derecho a vivir como él lo decía, ahora podremos ayudar mejor o vivir mejor, nuestros hijos, la ropita de los hijos, la casita, no, tener casa propia, poco a poco ir mejorando el nivel de vida. Diría Bolívar: darle a todo nuestro pueblo la mayor suma de felicidad posible.

Llegó la hora de tomar Café Venezuela, nos han hecho Café Venezuela. ¿Cómo estás chica, cómo te va? Café Venezuela, Ramón. Mira, pero tenemos que darle a todos los amigos que están allá, no, ¿tú le vas a dar a todos?

Ramón Rosales: Sí, todos, está previsto.

Presidente Chávez: Café Venezuela, pero fíjate –muchas gracias chica, cómo te va. ¿Tú hiciste el café aquí mismo?

Chica: Sí.

Presidente Chávez: Pero ¿cómo lo hiciste? ¡Ah!, lo colaste.

Chica: Sí, café colado.

Presidente Chávez: Ah, mucho mejor que la maquinita, ve. Café colado. Alastre, ¿tú te acuerdas que con una media era que colábamos café en Yare? Alastre cocina muy bien y hace un café, me enseñó a cocinar algo, aunque sea tajadas hacía yo en Yare, pero sobre todo Alastre hacía. ¿Tú te acuerdas de aquella?, aquella –porque una vez nos quitaron la, ¿cómo se llama esto?, la.

Ramón Rosales: El colador, la manga.

Presidente Chávez: La manga, nos quitaron hasta la manga una vez y tú hiciste una manga con una media del gordo Freites.

Ramón Rosales: ¿Pero la lavó, no Presidente? La lavó mucho.

Pedro Alastre: Bien procesado. No, el café siempre quedaba bien y nos ayudaba a soportar las horas de trabajo de noche.

Presidente Chávez: Aunque no había Café Venezuela, ahora tenemos Café Venezuela. Bueno vamos a tomar café, los invito a todos. Mira este café ciertamente el café de Venezuela es de lo mejor que hay en el mundo, café y cacao de Venezuela de lo mejor del mundo, históricamente así era, vamos a recuperar eso, por eso digo que hagamos un plan extraordinario, Nelson, Nelson Merentes, para, ahora tenemos que apoyar a los productores allá, no es que vamos a dejar la torrefactora y los créditos. No, vamos a darle créditos a tasas preferenciales, vamos hacer un plan extraordinario; ya decía Víctor, porque no sólo es el café, no, vean ustedes qué bonito.

Ramón Rosales: El licor de café.

Presidente Chávez: Se trata de que del café salen muchas otras cosas, este Café Venezuela es una buena marca para exportar, el solo nombre invita a.

Ramón Rosales: Se le ve.

Presidente Chávez: Que tiene que ser grande, aquí no podemos fracasar, ah Nelson.

Nelson Merentes: Como no Presidente.

Presidente Chávez: Bueno.

Nelson Merentes: También ya tenemos, vi en la pantalla que está la presidenta de Fondemi, creo que está al lado derecho acompañando a la persona productiva, entonces tenemos alguna persona pero vamos a articular la microfinanza con el cooperativismo y la pequeña y mediana industria dentro de ese plan para la gente que cultiva el café.

Presidente Chávez: Y sobre todo la idea la voy a recordar del desarrollo endógeno es lograr que estos activos como la torrefactora se conviertan en el núcleo de unas redes que en torno a ella vayan no naciendo por si solas, porque eso no nace por si solo, eso nace primero en la mente, después nace en el papel y luego vamos a la realidad. Estaba diciendo Víctor Alvarez por ejemplo, hablando de otros derivados del café. ¿Cuál otro mencionó él?

Ramón Rosales: Caramelo de café.

Presidente Chávez: El caramelo de café.

Ramón Rosales: Caramelos, licores.

Presidente Chávez: El licor de café. Bueno vamonos allá y vamos a planificar esto, vamos a organizar y vamos a dictar talleres ahí mismo en la torrefactora seguramente hay terrenos, ahí mismo dentro de la torrefactora, esa torrefactora debe convertirse en un núcleo, ese es el nombre, el núcleo de desarrollo endógeno de esa región, ahí habrá que hacer a lo mejor una emisora comunitaria dentro de la torrefactora y desde allí comunicarse con el pueblo. Radio Café, por ejemplo, y apoyarla, ¿Jesse Chacón está por ahí? ¿Me estás oyendo Jesse, verdad?

Radio comunitaria, para que hables con la gente de Conatel, porque eso, eso lo señala la teoría del desarrollo endógeno, es importante el medio de comunicación local porque eso le da vida, eso pone en el aire el proyecto para comunicarse con los pequeños productores, con los medianos productores; ahí en la torrefactora o en las inmediaciones debe funcionar un Infocentro para meterle allí, inyectarle ciencia y tecnología. El Ministerio de Ciencia y Tecnología tiene que irse por allá para preparar unos cursos, los créditos, luego la comercialización, buscar colocar estos productos en el exterior, en los mercados naturales de Venezuela, en el Caribe, en el Caribe, en Suramérica, en la Comunidad Andina, en Brasil, en Mercosur, en Centroamérica y en el mundo, nosotros podemos hacerlo.

Si lo hicieron nuestros tatarabuelos vale, el café salía ¿saben ustedes por dónde? -no tenemos un mapa de Venezuela aquí, falla, siempre debemos tener un mapa por ahí para ubicarnos ahí- el café lo sacaban en mula y luego lo montaban por ahí, al menos una parte se iba hacia Barinas y ahí se montaba en los barcos de agua dulce, en Torunos o en Puerto Nutrias, bajaban por el Apure al Orinoco, al Delta del Orinoco y al Océano rumbo a Europa. Y ellos lo hacían, no había teléfono, no había Internet, no había aviones y Venezuela era una potencia en café y cacao, en cuero de res, en carne, antes de que apareciera el oro negro que ha sido por una parte una bendición pero razón tenía Pérez Alfonzo cuando advertía sobre aquello del excremento del diablo, el petróleo, no llega a tanto, es oro negro, sólo que no supimos hasta ahora utilizarlo para –decía Uslar- sembrar el petróleo e industrializar el país, Venezuela va a ser un país industrial, seguro que sí. Tenemos un video, precisamente sobre el café, el nuevo Café Venezuela. Veámoslo.

Video

Narrador: Venezuela cuenta con 243 mil 408 hectáreas de café y con una producción de un millón 227 mil 500 quintales al año, distribuidos en 17 estados. El Estado Trujillo genera el 17.2 por ciento de la producción nacional de café, ubicándose en el cuarto lugar como productor y participando con fuerza en el mercado gracias a la reconocida calidad de su café.

Entrevistado: Su tradición, los terrenos se prestan para sembrar el cultivo del café.

Entrevistado: Es como dice el Presidente, que en cualquier, en cualquier sitio se da una mata, el café se da donde quiera.

Narrador: A pesar del potencial cafetalero del Estado Trujillo, la realidad económica frenaba la posibilidad de desarrollo de los productores.

Entrevistado: Cuando se nos llegaba la cosecha del café los industriales nos bajaban el producto a 20 y 30 mil bolívares el quintal.

Entrevistado: Los precios que nos estaba pagando la industria era imposible subsistir, tanto como para mantener la familia como mantener la finca.

Entrevistado: Los gobiernos anteriores nunca nos dieron oportunidad a nosotros, al contrario fue, lo que tuvimos fue fracaso.

Narrador: A comienzos del 2002 un grupo de caficultores de la zona se organizó con la idea de fortalecer la cadena productiva planteándose como objetivo el rescate de la Torrefactora Colonial, empresa que en abril de 1994 suspendió actividades debido a la debacle del sistema financiero de ese año.

Entrevistado: Nosotros habíamos luchado hace mucho tiempo por esa torrefactora, decíamos nosotros los productores organizados, productores de café que organizados nosotros podíamos hacer una empresa.

Narrador: El sueño que había echado raíces por años y los corazones de los caficultores comenzó a dar sus primeros pasos en junio del 2002 con la creación de la Cooperativa de Café Cuicas y Caribes que agrupó 200 pequeños y medianos productores de la región.

Entrevistado: Para los hijos, para todos.

Entrevistado: Ya le tengo mucha fe, por eso me metí yo a la torrefactora porque la esperanza de nosotros es esa.

Entrevistado: Felices estamos de que hemos dado ya de manera concreta el inicio a lo que va a ser la torrefactora Café Venezuela.

Narrador: Al llamado de los caficultores el gobierno revolucionario respondió, estableciendo como una de las metas del plan de desarrollo endógeno la puesta en marcha de esa torrefactora.

Entrevistado: Que nosotros como trujillanos nos va a beneficiar, 12 mil familias trujillanas que estaban completamente abandonando las haciendas debido a los precios que tenían aquí estas roscas, estos monopolios, hoy consideramos que esto es el sueño de los productores.

Narrador: La Gobernación de Trujillo a través del Fondo Unico de Desarrollo del Estado y el Ministerio de la Producción y el Comercio apoyaron a los caficultores de la región.

Entrevistada: Gracias a Dios y a la Virgen por esta torremotora y gracias a Chávez porque si no hubiera sido por Chávez después de Dios y la Virgen esto no lo tenemos, porque la traición no dejaba.

Entrevistado: Y ahí la tenemos con esas letras tan lindas y ese pocillo de café que está diciendo ahí.

Narrador: Es la primera vez en la historia del país que el Estado se asocia con pequeños productores para emprender la regeneración del tejido empresarial venezolano con la incorporación de un nuevo actor de la economía social, la cooperativa.

Entrevistado: Así me siento dueño porque estoy trabajando, he participado, seguiré participando a capa y espada para hacerla que sea grande, pues que crezca y sacarla adelante.

Narrador: El Ejecutivo Nacional y el Fondo de Garantías y Depósitos Bancarios, Fogade, facilitaron la adquisición de la planta mediante una sociedad mercantil con participación de capital mixto público y privado denominada Café Venezuela.

Entrevistada: Es primera vez que se hace un logro tan importante a nivel del Estado Trujillo y aquí a nivel del sector.

Entrevistado: Y ahora no vamos a ser caficultores pata en el suelo sino caficultores empresarios.

Narrador: Con una superficie de 10 mil metros cuadrados, la torrefactora está en capacidad de producir hasta 5 mil toneladas anuales de café en su fase inicial, generará 50 empleos directos y más de 12 mil empleos indirectos.

Entrevistado: Esta es la primera prueba del café tostado, nuestra primera tostada, como podrá comprobar la calidad y el tostado tan parejo.

Entrevistada: Café Venezuela cumple las normas que exigen en las normas venezolanas, Covenin, a través de una serie de análisis que se le hacen acá en el laboratorio, por eso yo le diría al Presidente que al tomarse una tacita de Café Venezuela está tomando un producto de excelente calidad.

Entrevistado: Y se va a tomar un buen café que es un Café Venezuela, tómelo bolón primero para que lo saboree y después lo toma con azúcar, poca porque no se puede tomar mucha azúcar ahorita.

Narrador: La espada de Bolívar volvió a andar por esos campos, esta vez abriendo camino para que a paso de vencedores avance firme el futuro de Venezuela, el futuro del pueblo grande de Venezuela.

Entrevistado: Primer empaque.

Presidente Chávez: Bueno Café Venezuela, nueva marca, felicitaciones amigas y amigos de Pampán, allá en Trujillo. Adelante vamos con la reactivación y la industrialización de Venezuela. Y hablando de esto y uno de los temas que comentábamos hace rato ha sido sobre el conjunto de medidas que el Gobierno ha venido tomando y que son parte de las siembras y que, y cuyos resultados de corto plazo algunos ya se están viendo los primeros frutos, son sólo los primeros frutos que queremos mostrar. Se trata del Plan Compras del Estado, ya comentado hace rato el decreto.

Ramón Rosales: 1.892

Presidente Chávez: 1.892, hay uno del 2002.

Ramón Rosales: Correcto.

Presidente Chávez: Que es el mil.

Ramón Rosales: El 673 y ahora se sustituyó por el 1.892.

Presidente Chávez: Luego el de este año se retoma el plan que fue alterado por lo del golpe, lo del 2002, lo de diciembre, ahora estamos retomándolo y con qué fuerza. Pues bien allí por primera vez se activó un procedimiento, un proceso, yo estuve en Maracay, fue aquellas ruedas de negocios, ruedas de negocios, la primera el 24 de abril, 24 de abril donde comenzamos a priorizar la pequeña y la mediana industria para, bueno las compras del Estado, para el suministro de bienes y de servicios al Estado, de esta manera incentivamos a la pequeña y a la mediana industria y aquí está hoy un grupo de empresarios o representantes de estas empresas que ya recibieron, un grupo de ellas, la orden de compra, le vamos a entregar la orden de compra.

Ramón Rosales: Correcto Presidente.

Presidente Chávez: Porque ya se incorporaron estas pequeñas y medianas industrias al proceso de compras del Estado y ahora la empresa por ejemplo Creaciones Filomar va a recibir una orden de compra por 86, invitamos al señor Emilio Giacove. ¿Cómo está don Emilio, cómo está usted?, feliz de saludarlo. ¿Cómo está usted? Bueno nos da mucho gusto entregarle la orden de compra del Ministerio de Producción y Comercio, son 86 millones 373 mil 600 bolívares para hacer unos fluxes de este tipo que usted carga ¿no?

Emilio Giacove: Exactamente.

Presidente Chávez: Oye, pero qué bueno. De estos fluxes que son para los empleados.

Ramón Rosales: Del Ministerio de Producción y Comercio.

Presidente Chávez: Del Ministerio de Producción y Comercio. En vez de comprárselo a grandes, a las grandes empresas como siempre se hacía, nosotros queremos favorecerlos a ellos, esta es una empresa que tiene 65 empleados.

Emilio Giacove: Empleados, exactamente.

Presidente Chávez: ¿Está aquí en Caracas, don Emilio?

Emilio Giacove: En Caracas.

Presidente Chávez: Y ahora, según los datos que tengo aquí, esta orden de compra, este trabajo va a permitir generar nuevos empleos.

Emilio Giacove: Exactamente, más de 15, 20 obreros más.

Presidente Chávez: Además de los 65.

Emilio Giacove: Exactamente.

Presidente Chávez: 15 ó 20 obreros más, éstos son, bueno los que cosen, los que cortan, sobre todo mujeres.

Emilio Giacove: Mujeres y hombres también.

Presidente Chávez: Mujeres y hombres.

Emilio Giacove: Que cortan todo eso.

Presidente Chávez: Esto queda por allá en Boleíta Sur.

Emilio Giacove: Sur.

Presidente Chávez: Igualmente le vamos a entregar –quédese aquí con nosotros, don Emilio- vamos a entregarle a Nelson Solórzano, representante de la empresa Inversiones Sky Walker, SRL, una orden de compra por ¡qué tal! ¿Cómo estás Nelson? ¡Qué tal, gusto en saludarte, ah!

Nelson Solórzano: Igualmente.

Presidente Chávez: Una orden de compra que te entrega el Ministro por cuatro millones 243 mil 640 bolívares.

Ramón Rosales: Esa es la cooperativa.

Presidente Chávez: Es una empresa cooperativa. No, es una empresa de, ustedes van a hacer bragas, batas aseadoras y batas de hombres.

Nelson Solórzano: Sí.

Presidente Chávez: También para empleados.

Nelson Solórzano: Claro que sí.

Presidente Chávez: Del Ministerio de Producción y Comercio. Tienen 17 empleados, pero este crédito les va a servir para reactivar la empresa.

Nelson Solórzano: Por supuesto, estábamos un poco caídos, la producción ha ido mermando pero ahorita vamos agarrar este primer impulso.

Presidente Chávez: Antes de este impulso, como tú dices, Nelson, ¿ustedes estaban trabajando en qué porcentaje de su capacidad instalada?

Nelson Solórzano: Casi un 40 por ciento.

Presidente Chávez: Un 40 por ciento ¿y ahora con esto a cuánto crees tú que lleguen?

Nelson Solórzano: Vamos a subir algo, pero como le dije es punto de apoyo.

Presidente Chávez: Claro.

Nelson Solórzano: Esperamos que se repita que, después de que produzcamos esta mercancía se den cuenta que la producción nacional es buena, que nosotros lo hacemos bien y podemos participar en otra.

Presidente Chávez: Seguro. Fíjate que recordemos lo siguiente, esto es sólo un primer paso y además sólo del Ministerio de Producción y Comercio, pero en la medida en que esas bragas estén bien buenas –como yo sé que van a quedar bien buenas- las batas y todo esto, igual los fluxes, bueno eso es un ejemplo de demostración para otros ministerios y entes del Estado, no sólo Estado nacional, los estados regionales, los alcaldes, allá en El Tocuyo, allá en Pampán, allá en Sabaneta; bueno, pero recuerden pequeños y medianos empresarios en la medida en que esto siga funcionando se ira dinamizando e irá saliendo de manera más fluida.

Por ejemplo, imagínense ustedes todo lo que son las compras de la Fuerza Armada y ahora sobre todo que el general García Carneiro ha anunciado parte del plan de organización de las reservas, apenas tenemos diez mil reservistas pero debemos tener unos 200 y tantos mil en un plan de corto plazo, de mediano plazo, bueno esos son uniformes.

Nelson Solórzano: Sí.

Presidente Chávez: Hay que fabricar muchos uniformes y botas. Además las escuelas bolivarianas, los uniformes de los muchachos, el plan éste que ayer anunciamos que nunca en Venezuela se había hecho, don Emilio, juegos deportivos intermunicipales. ¿Cómo está tu equipo de béisbol allá, Pedro Alastre? Listo para ganar. ¿Cuándo son los juegos?

Pedro Alastre: Son en Barinas ahora, estamos invitados.

Presidente Chávez: ¿En Barinas?

Pedro Alastre: Sí.

Presidente Chávez: ¿Cuántos equipos tiene tu Municipio?

Pedro Alastre: Bueno yo soy el campeón de los Juegos Municipales de Lara.

Presidente Chávez: Ah, tú les ganaste a todos los demás.

Pedro Alastre: A todos los alcaldes y a todos los municipios del Estado Lara.

Presidente Chávez: Le ganaste. Bueno tú jugaste softbol, porque tú eras un.

Pedro Alastre: Por supuesto, yo soy el manager.

Presidente Chávez: Tú eras una buena tercera base en el softbol y recuerdo que eras buena tercera base, hace 20 años atrás. Mira Pedro ¿cuántos deportistas tienes?, esto es muy importante porque nunca había pasado en Venezuela, cuántos muchachitos y jóvenes tienes tú en el.

Pedro Alastre:

Nelson Solórzano: Bueno decir cuántos tengo ahora no sabría decir en manera concreta pero, ahora en los últimos juegos que escasamente terminaron hace un mes en el Estado Lara, Juegos Jacinto Lara, nos reunimos alrededor de cinco mil atletas en el Estado Lara, todos los.

Presidente Chávez: ¿Cuántos van a Barinas, a los juegos inter...?

Pedro Alastre: De ahí van, tres disciplinas, va a ir béisbol, va a ir unos de exhibición pero aproximadamente van a ir unos 100 atletas de mi municipio a los juegos en Barinas.

Presidente Chávez: ¿Cuántos?

Pedro Alastre: Cien, 150.

Presidente Chávez: Cien atletas, bueno de todo el país. Ah, cada muchachito lleva el uniforme.

Pedro Alastre: Por supuesto.

Presidente Chávez: No, no van a ir en alpargatas los tuyos.

Pedro Alastre: No, trataremos que no.

Presidente Chávez: Bueno, uniformes. Hay que hacer cuántas cosas, cuántas cosas. El Plan Simoncito, las escuelas bolivarianas, ahora viene la Universidad Bolivariana de Venezuela, abre sus puertas el próximo 29 de julio, todo eso requiere bienes y servicios y nosotros queremos que sean ustedes empresarios nacionales y sobre todo los pequeños y medianos empresarios los que trabajen generen puestos de trabajo y bueno para ayudar al crecimiento y desarrollo del país.

Ramón Rosales: Yo quería Presidente decirle.

Presidente Chávez: Sí, dime.

Ramón Rosales: Decirle que ellos dos, más los otros dos que vienen son los cuatro que compitieron con otras cinco empresas de un total de 30 que llamamos, o sea que ellos fueron que compitieron como él dice, esto es un impulso porque ya se le eleva el autoestima, ya sabe competir, ya ganaron en buena lid y ahora bueno a conquistar mercado.

Presidente Chávez: Y poco a poco irán fortaleciendo las empresas. Muy bien, vamos a llamar ahora a Zaida Gómez, quien va a recibir también la orden de compra para hacer zapatos ¿para hombres solamente? Para mujer también así como está Zaida. Bienvenida.

Ramón Rosales: Buenos días, muchísimas gracias.

Presidente Chávez: Esta es una orden de compra.

Ramón Rosales: Sí, para los zapatos.

Presidente Chávez: Zapatos también, tú haces los fluxes y tú los zapatos.

Zaida Gómez: Bueno si nos entregan el anticipo a tiempo.

Presidente Chávez: El anticipo a tiempo. Oyeme.

Ramón Rosales: No, eso está contemplado en el Decreto 2371 de garantizar.

Presidente Chávez: ¿Qué porcentaje de anticipo necesitan ustedes?

Zaida Gómez: 50 por ciento que es lo que tenemos estipulado para la materia prima.

Presidente Chávez: En la materia prima. Cuándo.

Zaida Gómez: Si no, no podemos cumplir con esto.

Presidente Chávez: ¿Cuándo, cuándo se lo entregan?

Rafael Rosales: No se preocupe.

Presidente Chávez: ¿Cuándo se lo entregan?

Ramón Rosales: Yo mismo Presidente, yo se lo voy a entregar.

Presidente Chávez: Bueno quédate con nosotros Zaida, no te vayas. Quédate aquí Zaida. Ello va a generar cuántos puestos de trabajo este.

Zaida Gómez: Tenemos pensado entre 24 y 25 personas.

Presidente Chávez: Nuevos empleados, tú tienes.

Zaida Gómez: Más seis que tenemos ahora.

Presidente Chávez: Tienen ahora seis pero no son suficientes los seis para esto, claro. Las Mil y Una Correas se llama tu empresa, Las Mil y Una Correas, nombre mágico, como Las Mil y Una Noche. ¿De quién será esa correa?

Bueno entonces Zaida Gómez otra pequeña empresaria, mediana empresaria. Vean ustedes lo que ella ha dicho y esto es parte de, bueno del pequeño, el pequeño empresario no tiene un cuentón en el banco, tendrá una cuentica ahí, pues, es la clase media, pero la clase media profesional, trabajadora ellos requieren del anticipo sino se les da el anticipo, se les adelanta ¿no?, claro el 50% ella no puede arrancar con el trabajo ¿vean ustedes? Así es. Nosotros queremos que este proceso, y yo por eso le pido a todos los funcionarios del Estado, los que están especialmente bajo mi responsabilidad que pongamos el alma en esto, para que no fallemos ni un solo tiro pues. Todas estas empresas deben cumplir, yo sé que ustedes van a cumplir, pero nosotros tenemos nuestra parte y luego vamos a dar el ejemplo. Yo quiero traer aquí una muestra de una braga de la que tú haces y de un par de zapatos de los que tú haces (...)

Mujer: Después no se los va a querer quitar.

Presidente Chávez: Yo calzo 44 mija, tu me traes un par de zapatos de esos que seguro son más baratos además ¿la materia prima dónde la compran?

Mujer: En Venezuela.

Presidente Chávez: Materia prima nacional sobre todo, y lo mismo los fluxes que ustedes hacen. Bueno, también está con nosotros Franco Nori de Inversiones Giovanni Moda Itali. ¿Qué tal Franco? ¿Cómo estás? ¿tú eres de Italia?

Franco Nori: No, soy venezolano soy de aquí de La Pastora, de ascendencia italiana. El nombre de esa compañía es porque queremos tener presencia fuera de Venezuela. El proyecto es exportar la calidad venezolana es óptima, estamos conscientes que eso se puede hacer y esa es la manera de exportar.

Presidente Chávez: Y lo vamos a hacer. Mira, por dónde está la gente de Bancoex, allá está, tú eres el Vicepresidente de Bancoex. Hay que apoyar a esta gente. Mira él quiere colocar en el mundo sus camisas de vestir y corbatas, ustedes son especializados en camisas y corbatas. ¿Materia prima de dónde?

Franco Nori: Parte venezolana y parte importada, dada que la circunstancia este juego extraño que se jugó en estos últimos tiempos los telares venezolanos apostaron a ese juego y hay que tomar en cuenta que la materia prima venezolana es excelente, se logró hacer en Venezuela una calidad de tela para exportar impresionante. Sin embargo ese juego extraño hizo que bajara la producción nacional.

Presidente Chávez: Pero todo eso tenemos que estudiarlo. Toda esa información hay que llevarla a un mapa de trabajo y entonces ahora tenemos el reto de apoyar a la fuente primaria, la producción nacional de la materia prima para no tener que importarla pues, importaremos lo necesario porque tampoco tenemos un proyecto autártico, no, no, Venezuela es un país abierto al mundo e importaremos lo necesario este no es el viejo modelo aquél de sustitución de importaciones, no, eso fracasó, sustituiremos lo necesario y produciremos todo lo que aquí podamos con buenos niveles de competitividad y sobre todo de calidad para suministrar primero al consumo nacional y competir con lo mejor del mundo no tenemos complejos de ningún tipo; somos indios ligados con negros y blancos pero no estamos acomplejados; competiremos con lo mejor que pueda haber en el mundo en corbatas, en camisas, en zapatos, en fluxes, en café, en lo que sea.

Pues bien Franco estos son unos contratos por trece millones. Ustedes van a hacer las corbatas y las camisas. Tienen 270 máquinas instaladas trabajando con un porcentaje muy bajo.

Franco Nori: En estos momentos estamos terminando de hacer el contrato del Tribunal Supremo de Justicia la Dirección Ejecutiva de Magistratura que son 18 mil piezas en 60 días.

Presidente Chávez: Esto queda aquí mismo en el Llanito.

Franco Nori: En El Llanito en la Zona Industrial de El Llanito, dimos empleo a 91 personas y tenemos un sistema computarizado de diseños, es tecnología de punta. Se invirtió todo esto porque por supuesto, apostamos a nuestro país.

Presidente Chávez: El contrato con el Tribunal Supremo, es mayor que éste.

Franco Nori: Si. 18 mil piezas en total.

Presidente Chávez: ¿Y aquí cuántas son?

Franco Nori: 680 camisas y alrededor de 360 corbatas. Pero lo importante de esto y quiero resaltar, es que nosotros fuimos por curiosidad a esta mesa de negocios, porque resulta ser que nunca lo habíamos visto ya que tenemos cierto tiempo en el mercado venezolano y jamás habíamos visto una iniciativa de un gobierno hacer este tipo de cosas. Nos causó mucha curiosidad y fuimos y participamos y la sorpresa es que ¡bueno!

Presidente Chávez: Los documentos y acudieron a los llamados. ¿Tú competiste con cuántas empresas venezolanas?

Franco Nori: Habíamos nueve empresas o algo así, prácticamente un acto de licitación, lo único que no había era la fianza de licitación. Sin embargo de buena lid, y veo que por precios también porque nosotros también hacemos trajes sin embargo el señor que por cierto de muy buena elección ganó por precios.

Presidente Chávez: Competencia sana.

Franco Nori: Por supuesto esa es la que queremos, y esa es la idea.

Presidente Chávez: Y todos ganamos y gana Venezuela, y estaremos bien vestidos los empleados públicos. Ahora imagínense cuando comience a llegar, Alí Rodríguez Araque –ojo pelao- que cuando comience a rodar las compras de PDVSA. Una vez tuve yo que pelear con una gente de PDVSA para que comparan café nacional; porque todo era importado, no querían comprar el café de aquí porque y que era malo y les dije: “miren vayan a revisar la historia del café venezolano”, eso fue aquí en el Palacio; una pelea pues, para que pudieran comprar un poquito de café nacional, PDVSA cuando estaba en manos prácticamente extranjera pues y de unos venezolanos que tenían la mente en otra parte y ahora no. Alí Rodríguez, Rafael Ramírez ¡vamos! PDVSA es el elefante en la piscina, PDVSA tiene que cada día, Goyo Morales que estás ahora ahí de Gerente de Finanzas de PDVSA a comprarle a los pequeños y a los medianos primero que nada a los venezolanos y dentro de los venezolanos aquí estamos los pequeños; los peso pluma, los pesos medianos; no estamos excluyendo a los grandes; pero nosotros queremos ayudar a los pequeños y a los medianos es una responsabilidad primaria y además de justicia.

Bueno muchas gracias pues, gracias y suerte y voy a estar pendiente de los zapatos, un buen flux y muchas gracias a ustedes. Gracias hermano. Saludos a toda la familia, a los trabajadores, a los empresarios de allá y todo nuestro apoyo y gracias por estar aquí, y sé que van a cumplir muy bien su compromiso.

A continuación rápida y por el tiempo vamos a entregar ahora del Ministerio del Ambiente ya no son órdenes de compra que es la última fase para que ellos comiencen a trabajar, sino que vamos a entregar los pliegos de licitación, es una fase anterior de la rueda de negocios a la empresa Cacaos River, Héctor Tovar participó en Cumaná en la rueda de negocios, Héctor Tovar y él ofertó alimentos y servicios con su posada ¿tienes una posada? ¿qué tal Héctor, cómo estás? Bienvenido.

Héctor Tovar: Gracias. Bueno nos estamos iniciando. Esto se inició en abril y estamos ahora en la apertura de esa posada.

Presidente Chávez: Correcto. Ah, vas a abrir la posada.

Héctor Tovar: Se está abriendo la posada. Pero lo principal de allí es que allí elaboramos productos de conserva sobre todo del medio que se hace como el Merey.

Presidente Chávez: ¿Trabajan ustedes el Merey?

Héctor Tovar: Si, estamos iniciando el Merey. Por cierto le traje esta merienda energética que hacemos nosotros.

Presidente Chávez: La Merienda Energética proteína más fibra.

Héctor Tovar: Esto es elaborado con Merey y fibra de yuca. Principalmente para los niños desnutridos y se la traemos ustedes que también igual como hicieron con el café vean su sabor, y vean toda esta serie de cosas. En Venezuela se desconoce la calidad y el contenido proteico del Merey, eso es como un vaso de leche.

Presidente Chávez: El Merey se produce en tierra semi áridas además.

Héctor Tovar: En todas partes.

Presidente Chávez: En todas partes pero además en tierras semi áridas, se da silvestre por allá en Oriente el Merey.

Héctor Tovar: Ahorita estamos con un ingeniero agrónomo ellos tienen una cooperativa en Anzoátegui y como lo están produciendo en Sucre, muy poco se industrializa el Merey, y vamos a llevar esto allá a Sucre, a la gente de Ramón Martínez y toda esta serie de cosas.

Presidente Chávez: Estos compatriotas están sembrando, cultivando y produciendo el Merey.

Héctor Tovar: No, ese Merey está sembrado pero no se industrializa se pierde casi todo el Merey.

Presidente Chávez: Si, es como el mango que se pierde por todas partes ¿no?, silvestre. Ya ustedes saben que hay una combinación del Merey con la fibra de yuca y esto es muy bueno, sobre todo para los jóvenes y los niños, para nosotros los jóvenes.

Héctor Tovar: Para los niños desnutridos, para esos preescolares, para los niños de la calle por lo menos que se haga.

Presidente Chávez: Este producto es nuevo.

Héctor Tovar: No ha salido al mercado se está haciendo.

Presidente Chávez: Me lo voy a meter en el bolsillo porque lo voy a mandar a evaluar. Mira Héctor y esa empresa ¿está dónde?

Héctor Tovar: En Cumaná, y está formalizada, en la zona de San Juan, es decir hacia La Chara.

Ramón Rosales: Para que él pueda preparar la cotización con la contratación que va a hacer el Ministerio del Ambiente sobre el Plan Vacacional y Campamento Vacacional para los hijos de los trabajadores del Ministerio del Ambiente. Esto era antes por ejemplo no se sabía que se contrataba, y a lo mejor esto era asignado a dedo, y ahora no.

Presidente Chávez: Este documento da pié a que tú presentes tu oferta y vas a competir con otras empresas más, y aquí está Deirdesir, Robinsón Machado también en la primera ronda de negocios, Frigorífico Tamanaco. ¿Qué tal como estás tu?

Robinsón Machado: Muchas gracias Presidente.

Presidente Chávez: ¿Y tú vienes de dónde?

Robinsón Machado: De Caracas.

Presidente Chávez: De Caracas y también ofertaste servicios para planes y campamentos vacacionales, allí están tus documentos. Y también está el Tamanaco aquí, Frigorífico Tamanaco. Ustedes van a competir todos por el mismo contrato ¿no?

Ramón Rosales: Exactamente.

Presidente Chávez: Correcto. ¿Qué tal, cómo estás tú, hermano?

Florencio Martín: Bien, gracias.

Presidente Chávez: Alimentos también de Frigorífico Tamanaco. Esto es para un Plan Vacacional del Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales. Esto además es una forma pública de demostrar el mayor nivel de transparencia que ahora hay, en las compras del Estado y sobre todo priorizando a ustedes a los pequeños y medianos industriales.

Bueno, muchísimas gracias hermano y que tengan mucha suerte. Les agradezco mucho. Voy a revisar lo del Merey.

Ramón Rosales: Que gane el mejor.

Presidente Chávez: Además ésta es apenas la primera, aunque no ganen ahora mismo ya está ganando porque se están incorporando y están incorporados al proceso de compras del Estado.

Vamos a pasar ahora para terminar el programa, este tan maravilloso programa especial de la Siembra Industrial. Vamos a pasar allá en el Estado Sucre a Río Caribe. Allá tenemos a Ramón Martínez pitcher del equipo ¿cómo se llama el equipo aquel, de allá del Estado Sucre, Ramón? El Estado Sucre no estará metido en la Liga Nacional de Béisbol. Anuncio que pronto se abrirá la Liga Nacional de Béisbol. Ayer me lo comunicó aquí Remigio Hermoso, creo que el Estado Sucre tiene un equipo también, Liga Nacional de Béisbol.

Allá está Castro Soteldo el viceministro con éste grupo de compatriotas. Ramón ¿nos estás oyendo?

Ramón Martínez: Si.

Presidente Chávez: (Risas) ahora se enredaron Ramón y ... Oye tú nos estás oyendo, Ramón.

Ramón Martínez: Si, si lo estoy oyendo perfectamente.

Presidente Chávez: Un saludo a ti y a través de ti, a toda esa gente que está contigo allí; a todos los trabajadores, trabajadoras que vemos al fondo de esa textilera maravillosa que se ha reconvertido que ahora la tenemos abierta allá en Río Caribe, a todo el pueblo de Río Caribe nuestro abrazo y nuestro aplauso y a todo el pueblo del Estado Sucre.

Cooperativa Textil Calzado Tamagas. Bueno Ramón qué mensajes nos tienes antes que nos hable el viceministro Castro Soteldo, y nos hable allí alguien en representación de esa cooperativa textilera. Eso estaba cerrado antes.

Ramón Rosales: No tenían trabajo.

Ramón Martínez: Un dilema que teníamos con Fogade y este entrabamiento jurídico era terrible, y unos padres de familia que estaban asociados en la cooperativa CoperSucre quedaron desempleados, y con una iniciativa del Ministerio de Producción y Comercio y de los trabajadores, se creó una textilera y manufacturas dirigidas por una cooperativa y, ellos tienen que a partir de este momento enrumbar un camino diferente a una empresa reconvertida, mientras que nosotros seguiremos bregando para que Fogade desenrede esta denuncia que fue objeto de impedimento para estos trabajadores.

Hoy le doy gracias al Ministerio de Comercio, a usted, a Wilmer y a todos por los esfuerzos que se han hecho.

Presidente Chávez: Gracias al gobernador Ramón Martínez. Sí yo recuerdo que en una ocasión estábamos en Cumaná y tú me planteaste los temas, estos temas que me estás comentando. Ya lo de Fogade lo seguiremos trabajando para reactivar todas esas empresas que Fogade ha tenido en sus manos y la mayoría cerradas.

Ramón Martínez: Hasta ahora la capacidad instalada de la Pequeña y la Mediana Industria en el Estado Sucre es de 22 mil trabajadores porque tenemos quince Pyme, una en cada municipio y el plan de compras nos está generando, que lo generamos a nivel nacional la oferta del Gobierno nacional en 9 mil 900 millones de bolívares. La oferta del gobierno regional es de 30 millardos un poco más que el Gobierno nacional, pero además de eso estamos incorporando a los alcaldes. Hicimos una rueda de negocios aquí en el Estado Sucre en dónde participaron 356 empresas y esto va a generar una ocupación de 1.500 trabajadores más, con el Plan de Emprendedores Antonio José Sucre se van a generar y con las otras empresas que se han estimulado con el Ministerio de Producción y Comercio unos 300 trabajadores, ocupaciones y con el Convenio de Foncrei que es maravilloso, porque en el Convenio que tenemos ponemos nosotros el 10% a través del Fondo Regional y Foncrei pone el 90% y se han entregado mil 400 millones de bolívares, y quiero dar saludos y gracias a Marietta y las atenciones que nos han dado.

En total, entre las iniciativas de las ruedas de negocios, Emprendedores y el Convenio de Foncrei con el Fondo Regional, estamos ahorita en el orden de unos 24 mil ocupaciones y todo el territorio del estado Sucre de la Pequeña y la Mediana Industria. Y además de esto hay que agregarle 14 mil que tiene las empresas pesqueras nuestras de enlatadoras y envasadoras de alimentos (....) quiero decirle pues que somos optimistas y este proceso de compras venezolano y el Decreto 1.892 del (...) rompe la rosca a todos los niveles desde las alcaldías en los gobiernos regionales y el gobierno nacional, porque era un entrabamiento que había, y además de eso habían círculos que se apoderaban de las compras del Estado. Nosotros tenemos una vigilancia total, ya hemos hecho el primer millardo de compras. Vamos a cumplir con la meta de los 30 millardos por parte del Gobierno regional, y ya el Gobierno nacional está comprando.

Presidente Chávez: Bueno muy bien Ramón. Estamos oyendo al gobernador del Estado Sucre, Ramón Martínez, desde Río Caribe; allá cerca de Carúpano; allá en el maravilloso Estado Sucre. Nos ha dado una buena explicación Ramón Martínez de todo lo que es la visión estratégica del Estado Sucre. Es un conocedor profundo de la economía, la sociedad y comprometido con ustedes Ramón, para seguir apoyando al Estado Sucre a sus pescadores, artesanos, productores, el turismo.

Vamos a ir al Viceministro por favor ponme ahí a Wilmer Castro Soteldo, representante del Ministro y del Gobierno Nacional, allí a tu lado, para que nos haga el comentario.

Ustedes ven al fondo amigas y amigos de Venezuela, en cadena nacional de radio y televisión; a ese numeroso grupo que nos saluda. ¿Qué tal muchachos y muchachas? Son personas de la Asociación Cooperativa de Producción Calzados y Artículos de Cuero Tamagas, ubicado en el Municipio Arismendi, allá en Río Caribe; tiene 151 miembros. Vean ustedes las instalaciones, las máquinas de coser. Ellos pueden producir treinta y seis productos diferentes para damas y caballeros. Toda esta gente estaba desempleada. Hemos reconvertido una vieja empresa y está naciendo esta Asociación Cooperativa. Un abrazo a todas y a todas pero sobre todo veo damas y alguno que otro caballero que está por allí, y mayormente damas del Estado Sucre.

Castro Soteldo qué nos dice. Buen pasaje de la cámara. Muchas gracias muchachos.

Wilmer Castro Soteldo: Buenas tardes señor Presidente. La verdad que muy felices acá en Río Caribe, por este otro logro que se ha tenido a nivel de las políticas de reconversión industrial que adelanta el Ministerio de Producción y Comercio. Ya el gobernador Ramón Martínez, quien estuvo estudiándose una chuleta bien grande acá, durante toda la mañana le dio una explicación bastante amplia sobre lo que se dio en la Cooperativa Tamagas que no es otra cosa pues que la materialización del esfuerzo de los trabajadores de la gente del pueblo haciendo honor a uno de los personajes más característicos por su bondad y por su condición humana el señor Angel José Figueroa, conocidos por todos como Tamagas, decidieron darle vida a esta propuesta que el Ministro Ramón Rosales y el Ministerio como tal, dieron un fuerte apoyo. Esta es una empresa en dónde se ha hecho una inversión de 824 millones de bolívares aproximadamente y en dónde se prevé una fabricación semanal de aproximadamente 1.000 piezas, con un crecimiento hasta de 6.000 piezas. Pero además de eso, tenemos la oportunidad en el día de hoy, de tener ocho de las empresas que como consecuencia del Proyecto Emprendedores Antonio José de Sucre han traído su muestra de los productos y allí tenemos a Tamagas, a Angel José quien es un seguidor (....)

Ramón Rosales: El de la boina roja, Presidente.

Presidente Chávez: Wilmer, este caballero de la boina roja es Tamagas, pregunto.

Wilmer Castro Soteldo: Es Figueroa, Tamagas.

Presidente Chávez: Es una leyenda allí en Río Caribe. Mira Wilmer porque no me pones a Tamagas, yo no sé si él es Tamagas, estoy inventando. Tamagas ¡mira! ¡epa negro y por qué te dicen Tamagas! ¡Mira por qué te dicen Tamagas a ti, Negro! Epa, tú me oyes Tamagas.

Tamagas: Comandante un buen saludo.

Presidente Chávez: ¿Tú eres Tamagas?

Tamagas: Si, Comandante yo soy Tamagas.

Presidente Chávez: ¿Por qué te dicen a ti, Tamagas?

Tamagas: Ah, bueno porque ese era un caballo que corría hace años en el Hipódromo, y cuando aquí llovía ¿está escuchando?

Presidente Chávez: Si te estamos oyendo hermano.

Tamagas: Cuando aquí llovía entonces uno recortaba, hacíamos barquitos de helados de polo, y me pusieron Tamagas pues.

Presidente Chávez: Tamagas porque corres muy duro.

Tamagas: No, no Comandante pero de pelea, de lucha Comandante.

Presidente Chávez: Así que recibe un abrazo hermano y qué alegría de oírte ahí al lado de Castro Soteldo, el Gobernador y tú eres una leyenda, a mí me llegó aquí la leyenda de Tamagas, y yo pensé que era un viejo ya, y resulta que (...) te oímos hermanos y tú vas a trabajar ahí en la Cooperativa.

Tamagas: Bueno mi Comandante échele pichón.

Presidente Chávez: Aquí le echaremos pichón y todo lo que haya que echarle, Negro.

Mira, óyeme que te voy a hacer una pregunta. ¿Tú trabajas en la cooperativa eres jefe ahí?

Tamagas: Mire Comandante si, yo estoy en la cooperativa, mi Comandante.

Presidente Chávez: ¿Qué vas a hacer ahí?, tú sabes coser ropa.

Tamagas: Cualquier cosa mi Comandante el asunto es echarle pichón trabajar lo que sea.

Presidente Chávez: Aja, y ¿cuánto te van a pagar ahí?

Tamagas: Bueno mi Comandante 180 mil bolívares.

Presidente Chávez: Doscientos, será doscientos.

Tamagas: Hay que echarle pichón mi Comandante.

Presidente Chávez: Bueno, yo les deseo mucha suerte a todos. Y todas esas mujeres que están ahí son de Río Caribe.

Tamagas. Todas son de Río Caribe mi Comandante.

Presidente Chávez: Bueno, dale un abrazo a todas y lo felicito y espero visitarlos pronto, y tienen lo importante. Gracias Tamagas. Dale el micrófono al viceministro, por favor. Hermano con boina roja además el Negro Tamagas el caballo de Río Caribe. Lo importante además es que esa gente tiene allí su producción primero asegurada Wilmer. ¿La materia prima para el trabajo de toda esta cooperativa de dónde viene?

Wilmer Castro Soteldo: Esa es materia prima nacional señor Presidente y queremos hacer un reconocimiento muy importante a la empresa Pantalones Minelli, quien ha hecho el primer aporte de tres mil metros de tela para la fabricación de camisas, franelas y pantalones y posteriormente la empresa se ha comprometido también a hacer comercializadora y promotora del producto que acá se elabore.

Presidente Chávez: Correcto, agradecemos a Minelli.

Wilmer Castro Soteldo: Y por otra parte le comentaba que (....)

Presidente Chávez: Además te iba a preguntar, la producción de ellos ya está colocada. Entiendo que compras del Estado Sucre, va a adquirir toda la producción de la cooperativa.

Wilmer Castro Soteldo: Eso es afirmativo el compromiso del gobernador Ramón Martínez, es precisamente garantizar la adquisición de la producción de esta empresa, de la misma manera como lo ha reseñado y lo ha dicho públicamente con el resto de empresas producto del Programa Antonio José de Sucre que le decía, han hecho una presentación de la muestra de su productos los empacadores y tenemos productos el mar: sardinas, casaberas, cacao, que usted habló hace un rato sobre la importancia del café. Hay un programa importante de la recuperación del cacao y de los derivados del cacao, en dónde estamos trabajando ya para la producción de chocolate de alta calidad para el consumo interno y para la exportación; y de algunos otros derivados de la yuca que se han venido trabajando dentro de la zona.

Presidente Chávez: Recuerdo que estábamos hablando por allá cuando fuimos a Tunapuy con el Gobernador. Vean ustedes. Me estaba explicando cómo se ha levantado la producción de cacao en el Estado Sucre. Y también Wilman me hablaba Ramón Martínez de un proyecto de Sábila por allá en Araya. Pregúntale a Ramón cómo va el Proyecto de Sábila. Vean ustedes todo lo que se produce en Venezuela. Vean el casabe de una gran calidad. La sardina, eso es sardina venezolana, eso da emoción hay que aplaudir esto. Vean todo lo que hace esta gente en el Estado Sucre. Esto emociona, de verdad que uno tiene que emocionarse porque éste es el potencial de Venezuela, no tenemos que envidiarle nada a nadie, sólo vamos a unirnos, vamos a dejar a un lado las diferencias cuando sea el momento de la política hagamos política. Cuando sea el momento del debate vamos a debatir y a discutir. Cuando sea el momento de la lucha partidista, vamos a dar la lucha partidista. Pero eso tiene sus momentos la Biblia lo dice: todo tiene su hora, todo tiene su momento. En este momento invoco la buena fe, lo mejor del alba nacional, lo mejor del cuerpo de la república, lo mejor de todos los trabajadores: empresarios, empresarias; todos nosotros unidos aceptándonos con nuestras diferencias para dinamizar o poner al máximo el gran potencial que tiene Venezuela.

Muy bien. Gracias a Wilman Castro Soteldo, al gobernador Ramón Martínez y a todos quienes les acompañan allí, y sobre todo aquellas trabajadoras y trabajadores de esta Cooperativa Tamagas y que Dios los acompañe. Un abrazo al Estado Sucre a la gente de Río Caribe y a todos ustedes amigas y amigos nos despedimos.

Vean ustedes qué maravilloso estamos terminando cuando son las 2:30 minutos de la tarde, este mediodía del 22 de julio el mes bolivariano por excelencia. Pasado mañana nacimiento de Bolívar, cumpleaños de Bolívar, ahí estaremos en el Panteón Nacional rindiendo tributos al Gran Padre Libertador.

Bueno modestamente Ramón te felicito, no podemos cantar victoria por supuesto, no podemos decir que hemos ganado la batalla, no, apenas comienza esta batalla que es por Venezuela por reactivar todo ese potencial: agrícola, turístico, industrial, de los pequeños, de los medianos, de los grandes; respetándonos unos a otros blancos y negros, hombres y mujeres, grandes y pequeños, políticos y apolíticos; todos podemos vivir en paz en esta Venezuela que es de todos. Venezuela es de todos. Antes no era de todos, antes estaba como reservada para una minoría que se creía dueña de Venezuela y fue dueña de Venezuela; ahora no, ahora Venezuela es de todos, toda esta tierra, todo este potencial, todo este cielo, todas esta agua son para que vivamos todos juntos como hermanos como decía Cristo El Redentor Padre y Señor de todos nosotros “cuando estén juntos como eclesías estaré con ustedes” ha sido un mediodía maravilloso y gracias a todos por asistir, representantes del sector privado, Fedeindustria, el señor Alcalde de El Tocuyo, hombres y mujeres representantes de la pequeña y la mediana industria. Amigas y amigos, diputados que nos han acompañado muchas gracias por estar con nosotros aquí en el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores diciéndole a los venezolanos y las venezolanas cómo es que vamos y por dónde vamos el destino es uno solo la grandeza de Venezuela, y a ellos la unión, la estabilidad y la paz: la economía, el desarrollo endógeno la mayor suma de felicidad posible.

Buenas tardes a todos y muchísimas gracias, hasta la próxima.