24/04/1999. Discursos y Alocuciones. Comandante Presidente. Salón Ayacucho, Palacio de Miraflores, Parroquia Catedral, Municipio Libertador, Caracas, Distrito Capital, Venezuela.

Alocución al Pueblo Venezolano del Comandante Presidente Hugo Chávez Frías Invitándolo al referéndum

Un saludo solidario, afectuoso, a todo el pueblo venezolano.

Queridos compatriotas, hoy, casualmente se cumplen ochenta años al Palacio de Miraflores, ochenta días se cumplen de haber llegado aquí, -ese es el primer chiste de esta comunicación a los venezolanos-.

Ochenta días de haber llegado aquí de la mano de un pueblo que aspira, que está decidido, pero profundamente, a las transformaciones radicales que se requieren en Venezuela. Llegó la hora del pueblo, decíamos en la campaña electoral. Llegó la hora de las grandes decisiones. Hoy, 24 de abril, a ochenta días de haberse iniciado este gobierno que, además, es bueno recordarlo, compatriotas, es el último gobierno del siglo XX y al mismo tiempo, será el primer gobierno del siglo XXI venezolano.

Hoy soplan vientos de optimismo en toda Venezuela, soplan vientos favorables a los cambios que aspìra la inmensa mayoría de los venezolanos. Si revisamos diversas expresiones vertidas a través de la prensa internacional, opiniones de voceros mundiales, opiniones de críticos, de comentaristas de diversos órdenes, pudiéramos decir con objetividad absoluta, que hemos comenzado con buen pie este primer gobierno del siglo XXI. Sin duda alguna, el pueblo venezolano así lo siente.

Por eso quise y quiero dirigirme a ustedes en el día de hoy a escasas horas de un evento que, dentro de este proceso indetenibles de cambios, marcará pauta, marcará historia. Compatriotas, lo que va a ocurrir mañana 25 de abril, me refiero al referéndum nacional, es bueno que recordemos: nunca antes ha ocurrido un evento de este tipo en toda la historia venezolana. Nunca antes un pueblo entero ha sido consultado para que él sea quien tome las grandes decisiones que orientarán el destino de toda la nación.

Recordemos aquella frase que repetíamos tantas veces en la campaña electoral y que, por cierto, fue la frase con la que comencé mi discurso de Toma de Posesión en el Congreso Nacional hace hoy ochenta días. Aquella frase de Simón Bolívar, el Padre de la Patria y quien es el timón y es el guía de este proceso de transformación revolucionaria en democracia y en paz. Aquella frase del Congreso de Angostura, oigámosla de nuevo, reflexionémosla de nuevo y sintámosla, todos y cada uno de nosotros en este momento de nuestra Historia.

Bolívar lo dijo así: "Dichoso el ciudadano que bajo el Escudo de las Armas de su mando, convoca la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta".

Yo, hoy, me siento de verdad un ciudadano dichoso porque me ha permitido esta vida y especialmente ustedes con su decisión del pasado 6 de diciembre, venir aquí amparado por el poder que ustedes me han dado, por las armas de la verdad y la razón que el pueblo me ha dado, a convocarlos a ustedes mismos. No estoy yo imponiendo, como muchas veces ha ocurrido desde las cúpulas del poder, las decisiones fundamentales que marquen el camino de la Venezuela nueva. No, sencillamente le he convocado o le he pedido la opinión a todos los venezolanos.

Mañana, desde las primeras horas de la mañana, todos y cada uno de ustedes, aproximadamente 11 millones de compatriotas, tienen el derecho y también el deber de pronunciarse acerca de la convocatoria que yo he hecho y que firmé en este mismo Palacio de Gobierno hace hoy ochenta días, el 2 de febrero de este año, para la Historia, 1999.

Yo invoco a la Nación, yo convoco, a nombre de la esperanza de la Nación, esa voluntad de los venezolanos que siempre ha estado ya latente y presente a la hora de tomar las grandes decisiones. Yo, que recorro las calles de Caracas, los campos de Venezuela de manera permanente, respiro por todas partes un sentimiento de gran optimismo. Mañana que nadie se quede. Yo invito a todos los venezolanos independientemente de cuál sea su respuesta ante el referéndum, -recordemos que hay dos preguntas que el Presidente de la República le hace a su pueblo para que la soberanía se exprese de manera libre, sin ningún tipo de presión, con alegría, mañana salgamos con nuestros hijos, con nuestras familias, vayamos con la sonrisa del pueblo, con la esperanza de un pueblo, a manifestar nuestra voluntad.- porque esa es la verdadera soberanía.

Estamos recurriendo a la esencia misma de lo que debe ser la democracia, que es la voluntad de la soberanía del pueblo. De allí viene la palabra y el concepto democracia: Demos=pueblo y Cratos=gobierno. Democracia. Gobiernan ustedes, ustedes son los que tienen en sus manos la decisión. Mañana vayamos todos, que no se quede nadie en su casa. Vayamos a expresar nuestra voluntad a estas dos preguntas que están incluidas en el referéndum del 25 de abril.

La primera de ellas recordemos: "¿Convoca usted -es la pregunta para ustedes, compatriotas- una Asamblea Constituyente para transformar el Estado, para reordenar el sistema político venezolano, para hacer las transformaciones a fondo?" Recordemos que la Asamblea Constituyente es una necesidad histórica, es vital para el país porque, precisamente, el sistema político venezolano de estos últimos cuarenta años perdió esencia democrática, perdió legitimidad y ya no tiene capacidad para conducir a la nación hacia sus altísimos objetivos, para buscar la justicia social, la igualdad, el desarrollo económico, para garantizar la educación, la salud, la vivienda, el trabajo, la seguridad social a todos los venezolanos, fundamental es que hagamos una transformación radical, integral, a fondo, del Estado y del sistema político venezolano y en Venezuela estamos dando ejemplo al mundo entero. Lo haremos y lo haremos en paz, en democracia y lo haremos no por la decisión de un caudillo, de un autócrata o de una cúpula, sino que lo haremos con la decisión soberana del pueblo venezolano.

No olviden la segunda pregunta. Esa segunda pregunta que fue tan polémica, fue impugnada como nunca antes en la historia jurídica y constitucional venezolana, sin embargo, confirmada y ratificada con ligeras modificaciones, nosotros publicamos, habiendo hecho una discusión a fondo con diversos sectores, de los más diversos del país, las bases fundamentales para la elección a la Asamblea Nacional Constituyente. Esa segunda pregunta es imprescindible que ustedes la atiendan porque, a través de ella, ustedes autorizarán o no esas bases para que elijamos, en los próximos días, en las próximas semanas, los constituyentes que tendrán la inmensa responsabilidad de rehacer el orden venezolano, el orden constitucional, el orden político y el orden jurídico.

Así que preparen ustedes su conciencia, su voluntad, en paz, en tranquilidad y sin presión. Vamos todos mañana, queridos amigos, compatriotas todos, hombres, mujeres de Venezuela, trabajadores, amas de casa, estudiantes, campesinos, todos juntos. Las Fuerzas Armadas ya están desplegadas por todo el país a través del Plan República, garantizando lo que ya existe por todo el país porque lo que hay es alegría y optimismo ante un hecho irrepetible, ante un hecho memorable, ante un hecho cumbre que marcará, repito una vez más, la senda de la Venezuela del siglo XXI.

Queridos compatriotas, ese es mi llamado del día de hoy, a pocas horas del referéndum nacional que he convocado desde aquí mismo hace ochenta días. Mañana amanecerá un día de esperanza. 25 de abril quedará para la Historia algo así como el 19 de Abril, es un día de pueblo, es un día de llamado, es un grito, es un canto, es una canción de Independencia, es una canción de futuro lo que mañana cantaremos por toda Venezuela.

Reciban ustedes en su vivienda, en su habitación, en su sitio de trabajo, allí en familia, nuestro saludo, la ratificación de nuestra voluntad de trabajo indoblegable para construir junto con ustedes, la Patria nueva, la Patria para nuestros hijos, la Patria para nuestros nietos. De la actitud de mañana de todos ustedes dependerá en mucho, el futuro de Venezuela. Tomen ustedes en sus manos las Banderas de la redención del pueblo. Vamos todos a construir la Venezuela nueva. Vamos mañana todos al referéndum nacional. Vamos todos a impulsar la Asamblea Constituyente que significa la revolución bolivariana, pacífica, democrática, para que tengamos Patria de nuevo.

Un abrazo para todos ustedes, queridos compatriotas.