25/07/2006. Discursos y Alocuciones. Comandante Presidente. Ciudad Minsk, Bielorrusia.

Visita del Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, a la Academia Militar de Bielorrusia

Presidente de la República de Bielorrusia, Alexander Lukashenko ...Hoy por primera vez desde el momento del establecimiento de relaciones diplomáticas entre nuestros estados saludamos en tierras bielorrusas al Presidente de este país amigo, de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías.

En este encuentro tiene (...) es profundamente simbólico, porque este mes para los pueblos de Bielorrusia y Venezuela se relaciona con efemérides de mayor importancia. El 5 Julio de 1811 tras haberse liberado del yugo del despotismo colonial, Venezuela proclamó su independencia. Aquel acontecimiento histórico está estrechamente vinculado con el héroe legendario de Latinoamérica, Simón Bolívar, cuyo nombre ha sido escrito con letras de oro en las páginas de la historia universal.

Señor Presidente, valoramos altamente el hecho de que su visita a Bielorrusia, viene a honrar precisamente estos días, cuando se celebra el nacimiento del héroe nacional Simón Bolívar, es un gran honor para nosotros poder compartir con ustedes en esta tierra bielorrusa, solemnidad con motivo del mes aniversario del nacimiento del gran hijo del pueblo venezolano.

Precisamente a ese evento está dedicando hoy la actividad solemne, en la Academia Militar de la República de Bielorrusia... (falla de audio) ...la creación de las condiciones económicas y políticas para ganar una auténtica soberanía, hacen que los destinos de nuestros pueblos se asimilen. La liberación de la tierra bielorrusa de los invasores fascistas alemanas, logradas a costas de innumerables sacrificios y el coraje, la celebramos el día 3 de julio como el día de la Independencia de la República de Bielorrusia. Cada (...) bielorruso ha padecido en los años de la Segunda Guerra Mundial, la mayor parte de nuestras ciudades y pueblos han sido prácticamente arrasadas de la faz de la Tierra. Pero a pesar de los pesares, nuestro pueblo ha resistido con honor todas las pruebas y ha hecho un digno aporte a la gran victoria: la liberación de la humanidad del fascismo.

(Falla de audio) Venezuela (...) contra el fascismo, habiendo declarado guerra Alemania y Japón, que pretendía establecer su orden en el mundo. La República de Bielorrusia aplica consecuentemente una política exterior (...) dirigida a crear un cinturón de buena voluntad a lo largo del perímetro de sus fronteras.

Nuestro país ha intervenido e interviene por un orden mundial justo (...) una economía con orientación social, protección a las personas, usufructo de los recursos económicos del Estado en intereses de toda la nación, estos son los principios fundamentales del modelo bielorruso de desarrollo (falla de audio) estos cambios políticos similares en nuestros países, en cuya base están los intereses de los ciudadanos y no de las corporaciones transnacionales, han sido puente de un dinámico crecimiento económico-social. Sin embargo, el rumbo elegido por nuestros pueblos hacen un desarrollo independiente, la realización exitosa del modelo económico con orientación social, han provocado una presión exterior sin precedentes, por parte de los nuevos pretendientes al dominio mundial.

A nosotros nos imponen, intentan imponer de cualquier modo, una ideología y moral ajenas, reformas seudodemocráticas que conducen a la pauperización de la mayoría del pueblo en aras de ganancias fabulosos de un puñado de ricachones, y cuando el pueblo dice un no a tales beneficiadores, el país enseguida es acusado de falta de democracia y violación de los Derechos Humanos.

Pero nosotros siempre decimos que nuestra casa la edificaremos con éxito nosotros mismos, sin arquitectos ajenos ni sus capataces locales. Nuestros países han defendido y seguirán defendiendo este derecho sagrado valiéndose de todos los modos y medios posibles.

Estimados amigos, hoy en día el globo terráqueo crece vertiginosamente el número de los países que se oponen al dictado de la fuerza, el anhelo natural de pasar de un mundo unipolar a la comunidad de naciones con derechos iguales, se hace un inevitable factor de consolidación.

Una cooperación multilateral y de largo plazo, esta es la forma que han de tomar nuestras relaciones recíprocas, es un imperativo de la vida, porque mediante los esfuerzos conjuntos es más fácil alcanzar la prosperidad de nuestros pueblos. Hacia estos fines son dirigidos los documentos firmados, que determinan perspectivas del desarrollo de las relaciones bilaterales en distintas esferas. Muchas síntesis pueden valorar los éxitos de un Estado, pero los principales entre ellos son: la dinámica del desarrollo económico y un fiable sistema de la seguridad nacional.

Y aparte quisiera subrayar que nuestra doctrina militar, está basada sobre el principio de aseguramiento colectivo de la seguridad internacional, se me presenta aquí un amplio campo para la colaboración bilateral, a la que invito a nuestros colegas venezolanos.

Estimados amigos, estoy sinceramente reconocido al Presidente de Venezuela por su visita a nuestro país, esta visita es bastante fructífera, lo que nos ha permitido trazar y coordinar planes para el futuro conjunto interior.

Bielorrusia y Venezuela tienen muchos intereses comunes y una tarea principal que consiste en elevar el nivel de vida de sus ciudadanos y asegurar las condiciones de paz para realizar planes de creación. Estoy seguro de que lograremos realizar con éxito todo lo planeado en intereses del desarrollo y la prosperidad de los pueblos bielorrusos y venezolano. Gracias por la atención.

Asistentes [aplausos].

Presentador El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Cháevz Frías Excelentísimo Presidente y querido amigo Alexander Lukashenko, señor ministro de la Defensa de la República bielorrusa, y demás ministros y funcionarios del alto gobierno; señores ministros y diputados, demás miembros de la delegación venezolano que me acompañan; señores generales, oficiales, cadetes y soldados de la Academia Militar de Bielorrusia; camaradas, compañeros de armas, invitados especiales, pueblo bielorruso, señores de la prensa y de los medios de comunicación, pueblo todo de Bielorrusia, pueblo todo de Venezuela, amigas y amigos todos.

Para mí como soldado constituye realmente un honor estar aquí esta mañana, agradezco infinitamente al compañero presidente Lukashenko esta invitación a esta prestigiosa y digna Academia Militar que trae a mi memoria aquellos tiempos de la más tierna juventud, cuando por circunstancias y por asares de la vida ingresé como cadete a la Academia Militar de Venezuela en agosto de 1971, cuando me hice soldado pues, de la patria venezolana, del pueblo venezolano. Creo que un buen cadete siempre será cadete, creo que un oficial patriota siempre llevará por dentro la pureza del cadete, los sueños del cadete, la energía siempre renovada del cadete, de ese cadete que llevó por dentro y llevaré siempre le hablo desde el alma a los cadetes de la Academia Militar de Bielorrusia. Estoy conciente de que ustedes se sienten sumamente orgullosos de la historia militar de su tierra y de su pueblo, rindo tributo pues, desde aquí, a los soldados heroicos de Bielorrusia y diré más aún, ante aquella figura eterna de Vladimir Ilich Lenin, rindo tributo a los heroicos soldados soviéticos desde el alma de mi corazón de soldado. Anoche recordábamos en reunión con el presidente y nuestros equipos de gobierno, que algunos historiadores han calificado al siglo XX como el siglo americano, pretendiendo borrar una buena parte de la historia. El siglo XX no fue el siglo americano, el siglo XX fue realmente el siglo de grandes revoluciones la Revolución Soviética, la más grande de ellas, la Revolución Cubana, las revoluciones en América Latina, la liberación de los pueblos del Asia, la Revolución China del camarada Mao Tse Tung, las revoluciones en África, la liberación de los pueblos de África, las revoluciones en el Caribe así que si al siglo XX debiéramos calificarlo de alguna manera tendríamos que calificarlo, amigo presidente, como el siglo revolucionario por excelencia. Rindamos tributo pues, debajo del sol de Bielorrusia a los soldados revolucionarios y a los pueblos revolucionarios que hicieron la historia del siglo XX.

Ese siglo XX en cuyo final, en cuyos últimos años sufrimos los embates de los tiempos, de los huracanes y de los terremotos políticos. Ese siglo XX que fue preparando en su final uno de los partos de la historia, decía ayer y lo voy a repetir aquí hoy, que si analizamos esa historia del siglo XX y hacemos un ejercicio de historia comparada de manera objetiva y comparamos los procesos y la evolución en los cuales hemos estado insertos los pueblos de Venezuela y Bielorrusia, los procesos históricos en los cuales hemos venido desenvolviéndonos las repúblicas de Bielorrusia y la República Bolivariana de Venezuela, pudiéramos decir compañero presidente, que somos hermanos, que somos hijos del mismo parto de la historia. Hijos del mismo parto he dicho, porque precisamente cuando comenzaba la última década del siglo XX ocurrieron grandes acontecimientos que estremecieron la humanidad, se acababa la Unión Soviética y el imperio norteamericano pretendió levantar la bandera hegemónica mundial y las garras del imperialismo capitalista y hegemónico, se lanzaron sobre Bielorrusia y las garras del capitalismo, imperialista, neoliberal se lanzaron sobre la América Latina proclamando el fin de la historia, proclamando la victoria definitiva del capitalismo y del imperialismo norteamericano, proclamando el fin del Estado, proclamando el imperio del mercado, decretando la muerte del socialismo, decretando la muerte de la soberanía de las naciones, decretando en fin la muerte de los pueblos. Pero los pueblos no mueren, pero la soberanía no muere y diría más, el socialismo compañero presidente, tampoco muere ni morirá jamás.

Así que, esa década de los ’90 nos hermanó, repito, como hijos del parto de fin de siglo y de comienzos del XXI, comenzó la resistencia Bielorrusia y vaya que si este pueblo sabe resistir.

Comenzó la resistencia venezolana y vaya que si nuestro pueblo venezolano sabe resistir, líneas de defensa en lo ideológico, líneas de defensa en lo político, líneas de defensa en lo moral ante la arrolladora ofensiva del imperialismo capitalista.

Venezuela fue testigo, el mundo fue testigo en 1989 de la gran rebelión popular de Caracas, 27 de febrero de aquél año parturiento “El Caracazo” le dijo a la América y le dijo al mundo que el pueblo venezolano se declaraba en resistencia una vez más contra el capitalismo y contra el neoliberalismo, contra el llamado consenso de Washington, comenzó así este nuevo proceso histórico venezolano.

El continente americano y el mundo fueron testigos el año 1992 de la rebelión de los jóvenes militares bolivarianos del 4 de febrero de aquél año, del 27 de noviembre de aquél año, Venezuela pues, se declaró en rebelión civil-militar contra la pretensión hegemónica norteamericana, contra la irracional explotación de nuestros recursos por parte de las grandes transnacionales, contra la pretensión de imponernos un modelo falsamente democrático y que realmente constituye la dictadura de las elites, la dictadura de las oligarquías nacionales, de las oligarquías transnacionales, en rebelión contra la intención de imponernos un modelo económico, explotador que enriquece a las minorías y empobrece a las mayorías, en rebelión contra la pretensión de imponernos un modelo social excluyente que parte las sociedades y acaba con las naciones y así pasaron los años ’90, así pasamos querido presidente los años ’90. Ustedes aquí en el corazón de la Europa, aquí en este puente entre Europa y Eurasia, aquí en esta tierra heroica, regada una y cien veces por la sangre heroica de sus pueblos y de sus soldados, aquí en esta tierra hermosa, llena de bosques, de lagos, de ríos y habitada por un pueblo milenario que canta, que baila, que ama, que sueña, que trabaja, que traba con sus manos, con su creatividad y le saca el fruto a la tierra, pueblo creativo e innovador, pueblo inventar y creador de nuevos caminos.

Pasaron los años ’90 y se levantó en Bielorrusia un nuevo proyecto nacional y se levantó al mismo tiempo en Venezuela, un nuevo proyecto nacional y hemos venido avanzando, cada uno, por su propio camino, avanzando como diría el camarada Mao Tse Tung “Caminando con nuestros propios pies” reconstruyendo el alma nacional, reconstruyendo el espíritu nacional, reconstruyendo el sueño nacional, reconstruyendo la unidad nacional y por supuesto resistiendo los embates permanentes del imperio, resistiendo las campañas permanentes de satanización a través de los grandes medios de comunicación internacionales, resitiendo las campañas de satanización planificadas y dirigidas por las elites oligárquicas que pretenden dominar al mundo y así entramos pues, querido amigo presidente, queridos generales, cadetes, al siglo XXI.

Y aquí estamos pues, apenas en la primera década de este siglo, caminando a paso firme, marchando con la frente en alto ¡claro! Que rodeados de amenazas por todas partes, pero resueltos a ser libres, resueltos a alcanzar las grandes metas de nuestras naciones, de nuestras repúblicas. Era hora pues ya, de que nos juntáramos, llegó el día y fue 24 de julio, 25 de julio de 2006 en este mes, como tú decías compañero presidente, el mes de la independencia de nuestros pueblos, el de nuestras patrias pues, el mes de nuestros soldados, el mes de nuestros cadetes, el mes de nuestra libertad el mes de julio de nuestra independencia y tenía que ser por circunstancias el nacimiento de Bolívar, el Gran Libertador el que ilumine nuestro encuentro y estas jornadas de intenso trabajo que hemos sostenido los días de ayer y el día de hoy y la conformación de una verdadera alianza estratégica entre Venezuela y Bielorrusia a través de distintos mecanismos de cooperación en el área científica y tecnológica, en el área agrícola y alimentaria, en el área industrial y minera, en el área de energía de petróleo o de gas, en el área de petroquímica y por supuesto en el área técnico-militar, porque ambos países estamos obligados a mantener un pie de fuerza, dos pies de fuerza, capacidad militar de defensa nacional para enfrentar con éxito cualquier amenaza interna o externa que pretenda echar abajo nuestros proyectos nacionales, que preocupan al imperialismo sobre todo porque tienen éxito estos proyectos nacionales, van teniendo éxito en la conciencia de nuestros pueblos, van teniendo éxito en la conformación de un modelo político verdaderamente autónomo e independiente, van teniendo éxito en la conformación de un modelo económico propio, autónomo y en desarrollo, y apuntan nuestros proyectos a la conformación de un mundo pluripolar, para derrotar la pretensión hegemónica, imperialista y unipolar. Somos optimista, Presidente, lo lograremos. Decía Bolívar: “Triunfaremos...” Triunfar es la consigna, avanzar es la consigna, no hay vuelta atrás, tenía que llegar el día, pues, para sellar el pacto de nuestra hermandad, el pacto de nuestra alianza, que viva para siempre el pueblo bielorruso, que viva para siempre el pueblo venezolano, y que viva para siempre la unidad entre nuestros pueblos, la unidad entre nuestros ejércitos, la unidad entre nuestros cadetes, la unidad de nuestras Banderas, la unidad de nuestros sueños. Gracias Presidente, gracias señoras, gracias señores.