28/01/2011. Encuentros y Coloquios. Actividades Diversas. Base Naval Agustín Armario, Puerto Cabello, Estado Carabobo, Venezuela.

Recibimiento del buque de vigilancia litoral Yavire GC-22 y reafirmación del pabellón nacional en el submarino Sábalo S-31 de la Armada Bolivariana, por parte del Comandante Presidente Hugo Chávez

Presentador Señoras y señores, pueblo soberano y revolucionario de Venezuela y en especial del estado Carabobo, muy buenas tardes, bienvenidos a bordo, la Armada de la República Bolivariana de Venezuela, en la persona de su comandante general, almirante Carlos Máximo Aniasi Turchio les…

[Cadena nacional].

Presentador La bitácora de esta singladura se regirá de acuerdo al siguiente ceremonial:

Narrador Himno nacional de la República Bolivariana de Venezuela, interpretado bajo los acordes de la Banda Marcial de la Base Naval Contralmirante Agustín Armario.

Comandante de la agrupación de parada Atención fir...

[Interpretación del Himno Nacional de la República Bolivariana de Venezuela: Gloria al Bravo Pueblo, interpretado por la Banda Marcial de la Base Naval Contralmirante Agustín Armario y por el público presente]

Comandante de la agrupación de parada A discre-ción.

Narrador Pensamiento del Libertador:

Presentador Formemos una patria a toda costa y todo lo demás será posible. Simón Bolívar.

Comandante de la agrupación de parada A discre-ción.

Presentador Extracto de la carta dirigida a Luis Brión, 2 de enero de 1816.

Narrador Honores al Comandante en Jefe de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez, Presidente de la República, Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Comandante de la agrupación de parada Atención firm. Al hombro arm… Con vista al Ciudadano Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Atención presenten arm.

[Marcha militar]

Comandante de la agrupación de parada Al hombro arm. Descansen arm. A discre-ción.

Narrador Honores al pabellón nacional.

Comandante de la agrupación de parada Atención firm. Al hombro arm. Con vista al pabellón nacional. Atención presenten arm.

[Interpretación del Himno Nacional de la República Bolivariana de Venezuela: Gloria al Bravo Pueblo]

Comandante de la agrupación de parada Al hombro arm. Descansen arm. A discre-ción.

Narrador Parte y solicitud de permiso para dar inicio al acto por el capitán de navío Clemente Antonio Díaz, segundo comandante de la escuadra y comandante de la agrupación de parada.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz Atención firm. Al hombro arm. Vista a la iz-quier. De frente arm.

Presentador El ciudadano capitán de navío Clemente Antonio Díaz, 2º Comandante de la Escuadra y Comandante de la Agrupación de Parada sale de su puesto en la formación y se dirige a la tribuna principal para solicitarle al ciudadano Comandante en Jefe de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez, el permiso respectivo para dar inicio al acto.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz Alt. Patria socialista o muerte.

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Venceremos señor capitán.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz Buenas tardes mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Buenas tardes capitán Clemente.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz Asisten 280 combatientes hombres y mujeres pertenecientes a nuestra gloriosa Fuerza Armada Nacional Bolivariana con un elevado espíritu socialista, anti-imperialista, bolivariano y revolucionario, solicito su autorización para dar inicio al acto con motivo de la afirmación del pabellón de combate y de la bandera naval de Miranda al buque de vigilancia litoral Yavire y la reafirmación del pabellón nacional al submarino Sábalo.

Presidente Chávez Muy bien capitán Clemente le agradezco mucho, vamos a comenzar este acto que en verdad tiene una gran significación patria dentro de este camino, como usted sabe, como todos sabemos, camino que es el mismo camino iniciado, usted nombraba a Miranda, hace 200 años por estos días, por Bolívar, por nuestros próceres, por nuestros libertadores, el camino a la independencia nacional, muy bien capitán.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz Patria socialista o muerte.

Presidente Chávez ¡Venceremos!

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz Mi comandante en jefe permiso para retirarme.

Presidente Chávez Adelante.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz De frente arm.

Presentador El submarino Sábalo y el buque de vigilancia litoral Yavire, de la Armada Bolivariana de Venezuela vendrán apoyar las acciones clásicas de: legar, cuidar, usar y promover, tal como lo prevé nuestra filosofía organizacional contemplada en el documento-concepción estratégica de la Armada Bolivariana construyendo lo social.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz Alto. Vista al fren. Descansen arm. A discre-ción.

Narrador Entrega del pabellón de combate al capitán de navío Eladio Jiménez Rattia, comandante del submarino Sábalo y al capitán de navío Juan Carlos Otti Paituvi, comandante del buque de vigilancia litoral Yavire por el Comandante en Jefe de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez.

Presentador El pabellón de combate cuyo símbolo es el pabellón nacional confeccionado en tela de seda, de forma rectangular, orlado en sus tres bordes libres con flecos dorados el cual se enarbolará en combate en la driza más alta y no debe ser rendido jamás ante el adversario; este pabellón se entrega al comandante de un buque en ocasión de formalizar su incorporación sea como unidad de superficie o unidad submarina a la escuadra libertadora de la Armada Bolivariana ratificando ante el mundo la gloriosa herencia legada por el espíritu libertario de nuestros próceres navales.

El capitán de navío Eladio Jiménez Rattia es integrante de la Promoción Capitán de Navío Gualterio de Chitty Gurlin, egresada de la Escuela Naval de Venezuela en el año de 1987. El capitán de navío Juan Carlos Otti Paituvi es integrante de la Promoción Teniente de Navío Pedro Lucas Urribarrí, egresada de la Escuela Naval de Venezuela en el año de 1988.

Asistentes [aplausos].

Presentador Los comandantes de las unidades de la Armada Bolivariana tendrán en custodia este pabellón de combate el cual en tiempos de paz estará ocupando un lugar de honor a bordo, mientras tanto ondeará junto al pabellón nacional en la driza más alta la bandera naval de Miranda, este símbolo acompaña a las unidades de la Armada Bolivariana desde el 30 de julio del año 2009 según orden emanada por el actual comandante naval de operaciones como un acto de tradición naval venezolana mediante el cual la Armada Bolivariana ratifica su propósito inquebrantable de preservar la soberanía, la libertad y la independencia de Venezuela, así como la intención de no rendirse jamás ante el enemigo.

Narrador Izada de la Bandera Naval de Miranda.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz Atención firm. A discre-ción.

Presentador La Bandera Naval de Miranda fue izada por vez primera el 2 de febrero de 1806 en el mástil de la corbeta Leander que ese año fue parte de la expedición sobre Ocumare y La Vela de Coro, comandada por el almirante Francisco de Miranda, esta bandera rectangular es de color azul que simboliza cielo y mar, en su extremo inferior derecho destaca, trazada en blanco, la faz de la luna llena la cual representa el declive del imperio que entonces regía el destino de tierras latinoamericanas; en la parte izquierda inmediata al asta un robicundo sol que emerge del mar simbolizando simbolizando la libertad americana que se levanta en el horizonte, sobre la bandera lleva un gallardete rojo que en letras mayúsculas exhibe esta divisa: muera la tiranía y viva la libertad, es importante recordar que nuestra bandera creada por el almirante Sebastián Francisco de Miranda ondeó por primera vez a bordo de un buque de guerra, el Leander, y seguramente se izó rindiéndosele honores con una pitada marinera lo que nos permite afirmar que lo primero que oyó nuestra bandera fue el rugido de las olas del mar, lo primero que sintió fue la suave brisa marina y lo primero que probó fue el agua salada del mar Caribe que baña nuestra extensa costa territorial.

Narrador Condecoraciones.

Presentador En el presente acto serán impuestas las siguientes condecoraciones: Orden Libertador en su 5ª Clase, Caballero, según resolución Nº 14 de fecha 28 de enero del 2011, emanada del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia; Orden al Mérito Naval en su 2ª y 3ª Clase, según resolución Nº 17.201, de fecha 28 de enero del 2011, emanada del Ministerio del Poder Popular para la Defensa.

Narrador Imposición de condecoraciones.

Orden Libertador en su 5ª Clase, Grado Caballero. La condecoración de la Orden del Libertador fue creada en memoria del padre de seis naciones para premiar a los servidores distinguidos de la patria, al mérito sobresaliente y a los beneficios hechos a la humanidad.

Presentador Al capitán de navío Luis Manuel Touceiro Areán, jefe del proyecto de los submarinos clase Sábalo en Diques y Astilleros Nacionales, Compañía Anónima. Durante su gestión se materializó el armado completo del submarino Sábalo, las acciones, dedicación y sentido de pertenencia de este oficial han llevado con éxito tareas de alta complejidad en la gerencia de un proyecto inédito para el Estado venezolano.

Asistentes [aplausos].

[Comentario de periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos]

Presentador Al capitán de navío Roberto Martínez Lira, comandante del escuadrón de submarinos y jefe de la comisión inspectora de los submarinos clase Sábalo de la Armada Bolivariana, cargo que ocupa desde octubre del año 2007 donde se ha destacado por su capacidad y profesionalismo en la conducción del personal bajo su mando lo que permitió concretar objetivos dentro del proyecto que contribuyeron de manera significativa a la total restitución de la capacidad operativa del submarino.

Asistentes [aplausos].

[Comentario de periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos]

Presentador Al capitán de navío Eladio Jiménez Rattia, comandante del submarino Sábalo en sus 23 años de servicio como oficial de comando de la Armada Bolivariana, posee 19 a bordo de las unidades submarinas, al dar inicio al proyecto de mantenimiento mayor este oficial superior ocupó cargo como segundo comandante del submarino y además asumió la función rol de coordinador general de la comisión inspectora del mantenimiento del proyecto.

Asistentes [aplausos].

Narrador Orden al Mérito Naval en su 2ª Clase.

La condecoración de la Orden al Mérito Naval fue creada para premiar los servicios distinguidos rendidos a la Marina de Guerra Venezolana por poseer un alto espíritu institucional que se refleja en el desinterés, moralidad y conducta irreprochable en el cabal cumplimiento de las funciones propias del servicio demostrando con obras efectivas capacidad especial para poner en práctica los conocimientos profesionales y las aptitudes de organización y administración naval.

Presentador Al capitán de navío técnico Milton Agner Pérez Parra, oficial técnico incorporado al equipo de trabajo del proyecto submarino, como jefe de la línea de electricidad de ambos submarinos, se destacó por su participación como supervisor de trabajos de gran impacto en investigación y desarrollo por parte del Estado venezolano.

Asistentes [aplausos].

[Comentario de periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos]

Presentador Al capitán de navío técnico Edgar Sánchez Sánchez, jefe de la línea de armamento de los submarinos clase Sábalo, recibe esta condecoración por sus importantes aportes en los trabajos de mantenimiento mayor efectuados a estas unidades especialmente en sus sistemas de combate que son los que hacen del submarino la más grande y mayor amenaza existente en el mar.

Asistentes [aplausos].

[Comentario de periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos]

Narrador Orden al Mérito Naval en su 3ª Clase.

Presentador Al capitán de fragata técnico Castor Mora García, jefe de la línea de auxiliares en el proyecto del mantenimiento mayor de los submarinos clase Sábalo, su contribución ha sido de gran importancia en el desarrollo, construcción e instalación del sistema de control de las máquinas diesel con apoyo de la Fundación Instituto de Ingeniería.

Asistentes [aplausos].

[Comentario de periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos]

Presentador Al capitán de corbeta Lenín José García Porras, inspector del casco y mantenimiento en la Comisión Inspectora del Mantenimiento Mayor de los Submarinos.

Durante su gestión se finalizaron los trabajos en casco, superestructura, cubierta y vela del submarino Sábalo. El éxito de su trabajo se demostró con las pruebas de mar del arma más letal y disuasiva que tiene la Armada Bolivariana.

Asistentes [aplausos].

Presentador Al sargento ayudante Pedro José Villarreal, tropa profesional integrante de la Comisión Inspectora del Mantenimiento Mayor de los Submarinos clase Sábalo. Combatiente de los delfines de acero, que ha puesto de manifiesto empeño, dedicación y esmero en la ejecución de este proyecto.

Asistentes [aplausos].

Narrador Palabras del almirante Carlos Máximo Aniasi Turchio, comandante general de la Armada Bolivariana.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente

Antonio Díaz ¡Atención fir...!

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio Ciudadano comandante en jefe de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; ciudadano general en jefe Carlos Mata Figueroa, ministro del Poder Popular para la Defensa, y demás oficiales, generales y almirantes integrantes del Alto Mando Militar y Naval; excelentísimos representantes del Cuerpo Diplomático acreditado en la República Bolivariana de Venezuela; ciudadano economista Rafael Lacava, alcalde del Municipio Bolivariano de Puerto Cabello; ciudadanos oficiales, generales y almirantes; ciudadano capitán de navío Eladio Jiménez Rattia, comandante del Submarino Sábalo y tripulación que lo acompaña; ciudadano capitán de navío Juan Carlos Otti Paituvi, comandante del Buque de Vigilancia Litoral Yavire y tripulación que lo acompaña; personal militar que en este acto le fue impuesta condecoraciones; ciudadanos oficiales superiores, subalternos, suboficiales profesionales de carrera, tropa profesional, cadetes, tropa alistada de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; distinguidas personalidades militares y civiles del Municipio Bolivariano de Puerto Cabello, especialmente invitadas a este acto; distinguidos representantes de las empresas nacionales e internacionales, quienes con su incondicional y valioso apoyo lograron el desarrollo, ejecución y puesta en marcha de tan importante proyecto.

Ciudadanos periodistas, camarógrafos y fotógrafos de los medios de comunicación social presente; distinguidas damas, señores, pueblo venezolano.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente

Antonio Díaz ¡A discre...ción!

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio “¡Independencia o nada!”, le escribe Bolívar a Santander en julio de 1820.

Este primer reto que se trazaron nuestros libertadores alcanza el horizonte de lo épico y nos motiva a continuar luchando por estos ideales. Sin embargo a 200 años de esta hazaña debemos reconocer, como pueblo y como sociedad, que aún tenemos una inmensa deuda con aquella generación de héroes en la consecución de una independencia definitiva, en todas las variables que maneje este concepto, y que no sólo se circunscribe a lo territorial o político, sino también a lo económico, cultural, tecnológico, alimentario, entre otros.

La Revolución Bolivariana, liderada por nuestro comandante en jefe, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, está saldando esta deuda, y direcciona para ello todo el poder nacional de manera concurrente, a fin de alcanzar definitivamente el desarrollo armónico y sustentable de la nación y poder brindar a nuestro pueblo, como bien se lo merece, la mayor suma de felicidad posible.

No comprender esto, no participar, e inclusive hacerlo sin pasión, sin garra, y sin utilizar nuestro máximo esfuerzo intelecto, afecta seriamente la consecución de los más elevados y sublimes objetivos nacionales. Oponerse constituye prácticamente una traición.

La realidad geopolítica mundial nos impone una enorme barrera que se levanta frente a las naciones que luchan por alcanzar su plena soberanía. Esta barrera es sostenida por una multiplicidad de poderosos factores e intereses orientados a mantener el actual estatus quo. En esta circunstancia se genera un hegemónico entramado financiero, tecnológico, político, militar; y muy especial cultural e ideológico, cuyo principal objetivo es el de mantener a la mayoría de las naciones como simples suplidores de materia prima, mientras que un puñado de naciones privilegiadas consume un 70 por ciento de la riqueza mundial.

En esta difícil situación, muy parecida, aunque en diferentes contextos, a la que vivimos en nuestra independencia, Venezuela alza su voz ante el mundo y manifiesta abiertamente que no estamos dispuestos a eternizar a nuestro pueblo en esta sofisticada forma de neocolonialismo. Son estas circunstancias antes descritas las que mantienen vigente lo expresado por el Libertador, y señalado al inicio de estas palabras: ¡Independencia o nada!

Quedar inmóviles, mudos o cómplices ante esta realidad puede condenar a nuestro pueblo a siglos de subyugación, que crecerán exponencialmente y serán más difíciles de salvar en la medida en que aumente la demanda mundial de recursos, y estos a su vez se hagan cada vez más escasos.

Compatriotas, hoy el eco de nuestra protesta se materializa en hechos concretos, y ante este escenario histórico naval nuestra institución ratifica su altísimo nivel de compromiso con su pueblo, con su Patria y con la Revolución Bolivariana.

Esta introducción es necesaria ante las circunstancias que nos han permitido arribar a este acto, el cual no se circunscribe únicamente a una solemnidad de carácter simbólico. Hemos llegado a puerto seguro, a pesar del boicot impuesto a nuestro país por los Estados Unidos de Norteamérica en materia militar, donde no sólo se nos impide la adquisición de equipo o accesorios militares de manufactura norteamericana, sino que además se impide a cualquier empresa del mundo la venta a Venezuela de material o equipos que posean sus patentes. Esta dificultad se multiplica significativamente cuando es aplicada a la adquisición de un buque, o repotenciación de un submarino, como es el caso que nos congrega. Donde desde el punto de vista tecnológico confluyen una multiplicidad de materiales, equipos y sistemas que deben funcionar de manera integrada y confiable ante el difícil medio donde les corresponde actuar, como es el mar.

Los logros que hemos alcanzado, y que deseo resaltar y explicar en esta actividad, no se circunscriben a simple retórica, no son palabras que finalizan con este discurso.

En este sentido hoy afirmamos el pabellón nacional de combate en nuestro nuevo Buque de Vigilancia Litoral Yavire, segundo de una serie de ocho buques, con lo que se continúa avanzando en el proceso de modernización, ampliación y desarrollo de nuestra flota, con el respectivo aporte de transferencia tecnológica.

Los sistemas, equipo, y particularidades de diseño conque cuenta la unidad permiten incrementar sin duda alguna la permanencia de la Armada Venezolana en la vigilancia y protección de la zona litoral, para coadyuvar al uso soberano del mar de nuestra Patria. El buque cuenta con una autonomía demostrada de 4 mil millas náuticas, sistema integrado de defensa compuesto por un cañón Oto Melara a 76-62, un cañón Milenium de 35 milímetros, radares de vigilancia aérea y superficie, sensores optrónicos, sensores pasivos de guerra electrónica, entre otros, al igual que tres botes rápidos para interceptación marítima que permitirán fortalecer el accionar de nuestra Armada Bolivariana en operaciones como vigilancia y protección de la zona litoral, protección del tráfico marítimo, lucha y control de la contaminación marina, combate al narcotráfico e ilícitos en la mar, operaciones de búsqueda y rescate, entre otras.

Igualmente, pero en circunstancias aún más difíciles y complejas, hoy vemos cristalizado el proceso de modernización del submarino Sábalo, donde con gran satisfacción y orgullo podemos decir: ¡hecho en Venezuela!

Asistentes [aplausos].

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio Este logro ha permitido alcanzar mejoras de orden táctico, que redundan en el aumento del rendimiento de la velocidad, mayor sigilosidad, así como mejores prestaciones de los sensores, sistemas de control y sistemas de integración, probados de manera satisfactoria en las respectivas pruebas de mar realizadas. Durante el período de intervención se incorporaron 32 empresas y cooperativas nacionales y 11 empresas extranjeras, además de 121 hombres y mujeres trabajadores de la Armada de Diques Astilleros Nacionales, lo cual permitió la consolidación de un equipo de trabajo con alto nivel de especialización. Las obras realizadas se iniciaron en el año 2004, y su resultado constituye un éxito rotundo, por ser la primera vez que se realiza en Venezuela.

En este mismo sentido cabe subrayar que muy pocas naciones en el mundo se han atrevido a intervenir y modernizar en un 100 por ciento una unidad submarina de combate. Para alcanzar esta meta se contó con la participación y el apoyo de la Fundación Instituto de Ingeniería, organismo de investigación y desarrollo de tecnología aplicada, adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Ciencia, la Tecnología y las Industrias Intermedias.

El trabajo de modernización del submarino promovió y estimuló la incorporación de más de 50 desarrollos tecnológicos efectuados en el país, tales como: sistema de control de máquinas diesel, sistema de control mástines y sables, sistema de monitoreo de cargas líquidas, sistema de instalación retráctil para equipos del Centro de Información de Combate; además se estimuló la investigación sobre tableros de arranque y convertidores estáticos, a efectos de minimizar la dependencia tecnológica. Todos ellos y retos y logros que se considerarían imposibles en tiempos ajenos a la Revolución Bolivariana.

En el mes de noviembre del 2010 finalizaron exitosamente las pruebas de mar, habiendo navegado 927,5 millas náuticas, con 25 maniobras de zarpe y atraques, donde se probó la unidad a sus máximas prestaciones de profundidad, velocidad y alcance de sensores, tanto acústico como del espectro electromagnético, obteniéndose niveles de ruido propio y vibración que superan el estándar de operación de este tipo de submarino.

Esto, aunado a las condiciones batitermográficas del Mar Caribe lo ratifican como una plataforma estratégica para la defensa del Estado venezolano. El submarino es un arma que sin discusión reviste un carácter estratégico, dadas sus características de autonomía, alcance, empleo, poder de fuego y difícil detección; siendo este fundamental para alcanzar un máximo nivel del control del mar.

Es por ello que la reincorporación de tan importante unidad naval de empleo estratégico, sumada a las recientes botaduras de los patrulleros costeros y oceánicos realizados en España, reafirman el ineludible compromiso de la Armada Bolivariana de alcanzar los más altos niveles de capacidad operacional que permitan dar respuesta eficaz, eficiente y efectiva a los requerimientos de empleo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Respondiendo de esta manera a las necesidades de actuación en los espacios acuáticos, con mínimo tiempo de reacción, máximo nivel de alistamiento para el combate y alta movilidad.

El logro hoy alcanzado seguramente puede ser enmarcado como uno de los retos más importantes en los cuales se ha embarcado el país en cuanto a nivel de intervención de un sistema, poniéndose de manifiesto la sinergia, la cooperación y la complementación del esfuerzo nacional en un solo proyecto, y ofreciendo como resultado un arsenal de innovación tecnológica, lo cual constituirá un hito en cuanto a las capacidades y apresto de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, y ejemplo de cómo un proyecto militar puede desencadenar nueva iniciativa de desarrollo orientadas a incrementar la capacidad productiva nacional con mayor valor agregado.

Me honra a su vez, ante este escenario, en mi carácter de Comandante General de la Armada Bolivariana, ser el portavoz del debido reconocimiento que se le debe al esfuerzo de quienes motorizaron e hicieron realidad, con su trabajo, su espíritu de cuerpo, su lealtad, y sobre todo sus convicciones revolucionarias, la materialización de este importante objetivo. En este sentido me permito nombrar al capitán de navío Roberto Martínez Lira, comandante del Escuadrón de Submarinos y jefe de la Comisión Inspectora del Mantenimiento Mayor de los Submarinos; al capitán de navío Luis Touceiro Areán, jefe del Proyecto Submarino por Dianca, quien realizó toda la coordinación técnica y liderizó los trabajos realizados; al capitán de navío Eladio Jiménez Rattia, comandante del Submarino Sábalo, quien se incorporó con su tripulación a las labores de mantenimiento mayor y tuvo la responsabilidad de dirigir y efectuar las pruebas de mar del submarino.

Asimismo hago extensivas mis felicitaciones a sus dotaciones, al personal civil y militar que participó en el proyecto, y a las instituciones y empresas que nos apoyaron.

Esta travesía no ha terminado, no podemos parar máquinas, sino al contrario, ahora más que nunca debemos dar un mayor impulso para llevar a feliz término los trabajos del submarino Caribe, el cual se encuentra al 52 por ciento de ejecución física. Es igualmente importante expresar que estos resultados no son producto del azar, o de la improvisación, sino que obedecen a una estructura sistémica de lineamientos de carácter estratégico que se desprenden de la propia Constitución Nacional y que se derivan de manera coordinada y finamente articulada en una serie de instrumentos legales y doctrinarios, orientados a profundizar y acelerar de manera coherente, consistente, compatible y articulada la conformación de una Patria definitivamente libre y soberana, basada en el principio de la corresponsabilidad y en la materialización de un esquema de seguridad y defensa de carácter integral.

Mi comandante en jefe, usted muchas veces ha reseñado en sus discursos que cuando se trata la suerte de un país, cuando se trata de buscar un camino, debemos seguir el ejemplo de Bolívar, que expresaba: “Echemos el miedo a la espalda y salvemos la Patria...”. Hoy el pueblo y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana han demostrado una vez más, con hechos contundentes, que se han echado el miedo a la espalda, que estamos a la altura de las dificultades, y que para nosotros no existen límites cuando pueblo y Fuerza Armada conjugan sinergia, cooperación y complementación.

Capitanes de navío, Juan Otti Paituvi y Eladio Jiménez Rattia, toquen rol de maniobra general, zarpen sus buques proa al norte, y que el Dios Todopoderoso y nuestra patrona la Virgen del Valle guíen su derrota y los acompañe en la difícil y gratificante tarea de salvaguardar los intereses de la Patria.

¡Patria socialista o muerte!

Asistentes ¡Venceremos!

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente

Antonio Díaz ¡A discre...ción!

Asistentes [aplausos].

Narrador Palabras del comandante en jefe de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, presidente de la República, comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente

Antonio Díaz ¡Atención fir...!

Presidente Chávez Mande a discreción capitán Clemente.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente

Antonio Díaz ¡A discre...ción!

Presidente Chávez Buenas tardes a todas y a todos, buenas tardes al pueblo de Puerto Cabello, al pueblo del estado Carabobo, al pueblo todo venezolano, y a todos los muy dignos oficiales, suboficiales, cadetes, tropas, marineros de nuestra Fuerza Armada.

Señor Georg Clemens Dick, embajador extraordinario y plenipotenciario de la República Federal de Alemania en Venezuela; señor Guillermo Kikpatrick, encargado de negocios de la Embajada de España, del Reino de España en Venezuela; señor alcalde del Municipio Bolivariano de Puerto Cabello, compañero Rafael Lacava; señor general en jefe Caros Mata Figueroa, ministro del Poder Popular para la Defensa; señores generales y almirantes del Alto Mando Militar; señor general en jefe Rangel Silva, jefe del Comando Estratégico Operacional; señor almirante Carlos Aniasi Turchio, comandante general de la Armada Bolivariana, su señora esposa, sus hijos; demás oficiales generales del almirantazgo; señor capitán de navío Eladio Jiménez Rattia, comandante del submarino Sábalo; señores oficiales, suboficiales, marineros de la tripulación; señor capitán de navío Juan Carlos Otti Paituvi, comandante del Buque de Vigilancia Costera Litoral Yavire; y oficiales, suboficiales y marineros de su tripulación; oficiales de todos los grados, militares, compañeros de armas, de todos los grados, clases, y empleos, señores representantes de las empresas nacionales e internacionales que participaron en el desarrollo y ejecución de nuestros proyectos, proyectos de la Marina Bolivariana; voceros y voceras del poder popular, invitados especiales, amigas y amigos.

Cae la tarde sobre Puerto Cabello, en esta histórica base naval, en este histórico Castillo Libertador, aquí frente a este Caribe, nuestro Mar Caribe, aquí; allá las montañas del inmenso territorio bolivariano de Venezuela. Y hoy es 28 de enero, y quiero comenzar recordando aquí, entre camaradas de armas, sus familiares, amigas y amigos, que un día como hoy ocurrió una de esas batallas memorables de la larga guerra de nuestra liberación, que comenzó hace 200 años por estos días, y que todavía no ha terminado. Un día como hoy, allá en las sabanas legendarias del Apure, los soldados de los Bravos de Apure derrotaron a los no menos bravos soldados de España, que hasta allá fueron a batallar en aquella jornada, fue la Batalla de Mucuritas, heroica jornada donde se impuso el valor, el coraje, el patriotismo de los nuestros.

Después de esa batalla el general español Pablo Morillo escribió al Rey de España, y entre otras cosas dejó para la historia una frase memorable: “Catorce cargas consecutivas de caballería sobre mis cansados batallones me demostraron que aquellos hombres son unos valientes y no una pandilla de cobardes, como me habían informado...”. Reconociendo para la historia, el general Morillo, que era un hombre de una gran preparación militar, y que había peleado contra las tropas invasoras de Napoleón Bonaparte en la Península Ibérica, y además de una brillante hoja de vida y un gran brillo intelectual que lo llevó a entender incluso, después de largos años de batalla, que Venezuela nacía como República y que nada ni nadie podía evitarlo, y fue así como Pablo Morillo terminó, años después, encontrándose con Simón Bolívar, allá en las montañas venezolanas, y quedó para la historia el abrazo de Bolívar y Morillo, y el reconocimiento de España a la independencia, a la creación de la República de Venezuela.

Hoy, 200 años después, República Bolivariana de Venezuela. Y transitando, como vamos, el mismo camino.

En su brillante discurso el almirante Aniasi nos recordaba aquella frase de Bolívar, que cada soldado venezolano, que cada patriota venezolano, que cada hombre, cada mujer, cada joven venezolano debe tener grabado en su pecho, en su corazón en su conciencia: ¡Independencia o nada!

He ahí el dilema, he ahí el desafío de hace 200 años y el desafío de hoy, queridos compañeros, queridos camaradas. Estamos construyendo, hemos comenzado de nuevo a construir a echar las bases de una sólida y plena independencia nacional.

¡Cuánto esfuerzo hicieron Miranda, Bolívar, Sucre y aquella legión de patriotas! ¡Cuánta sangre corrió aquí por nuestra independencia! Y al final terminó en nada, para tragedia de nuestra Patria, de nuestro pueblo. ¡Independencia o nada!

¿En qué año fue esa carta, Aniasi, que tú leías, tú citabas la frase de Bolívar?, ¿de qué año fue?

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio En 1814.

Presidente Chávez ¡1814! Gracias, almirante.

Le escribió Bolívar esa carta a Santander: ¡Independencia o nada! Dieciséis años después moría Bolívar en la nada, y él mismo lo señaló: “He arado en el mar”. Después de haber hecho gigantescos esfuerzos por consolidar la independencia, y sobre la independencia el proyecto nacional de creación de una República de libres y de iguales. ¡1830! Soldados. Bolívar, de nuevo Bolívar, en el mensaje al último Congreso que pudo convocar, tratando de salvar la Patria, la unidad, porque él sabía que sin unidad se perdería la independencia. ¡La unidad, la unidad, la unidad! Se fragmentaba la República, y ya él presentía a los viejos imperios que querían volver a adueñarse de Venezuela; y ya él presentía al nuevo imperio norteamericano, que no tardaría en poner sus ojos de águila y sus garras sobre las tierras de América Latina y del Caribe. 1830, era el mes de enero, y en su discurso ante la instalación de aquel Congreso, Bolívar termina lanzando aquella frase, dijo: “Conciudadanos, me ruborizo al decirlo la independencia es el único bien que hemos conseguido a costa de todos los demás, pero ella —la independencia, ese único bien, también dijo Bolívar— será la puerta abierta que nos permitirá recuperar todos los demás bienes para la Patria y para el pueblo...”. Eso fue el mes de enero. Pero no se pudo salvar la República, y la independencia, ese único bien que habían conseguido, también se perdió, y así lo reconoció él mismo pocos meses después, cuando renunció al Gobierno, y se fue y murió. Y murió sin Patria, así mismo lo dice él en una de sus últimas cartas al general Rafael Urdaneta: “No tengo Patria por la cual seguir luchando, ¡muero sin Patria!”. Se perdió la independencia, se perdió la Patria y se cerró el portón que le hubiese permitido a los venezolanos y venezolanas, durante el resto del siglo XIX, construir una gran Patria en estas tierras caribeñas suramericanas: ¡Venezuela! Y más allá el sueño de la integración suramericana: la Patria Grande.

Y así pasó el XIX, todo el siglo XIX fue un siglo de guerras, cien guerras cruzaron sobre este territorio; guerras intestinas que destrozaron toda posibilidad de Patria. Y así llegó el siglo XX: sin Patria. Entre guerra y guerra, entre revolución y revolución, y contrarrevolución y contrarrevolución, entre incendio e incendio, Venezuela se consumía, no había Patria. Y hace cien años entonces, comenzando el siglo XX, llegó de nuevo una revolución levantando las banderas de Bolívar, la dirigía Cipriano Castro, un gran patriota, le tocó enfrentar a las potencias europeas que vinieron de allá, cruzaron todo el Atlántico para bloquear a Venezuela; le tocó enfrentar la furia de la burguesía criolla, que le hizo la guerra de mil maneras; le tocó enfrentar al nuevo imperio yanqui, que se abalanzaba sobre América Latina, sobre Venezuela, y al final fue derrocado por el traidor Juan Vicente Gómez, que no fue sino un cachorro del imperio norteamericano, y gobernó este país de manera tiránica y despótica durante 27 años. Bueno, en verdad no gobernó él, aquí gobernaron los yanquis, porque desde entonces Venezuela se convirtió en una potencia petrolera y de aquí se llevaron todo el petróleo que pudieron desde comienzos del siglo XX, y convirtieron a Venezuela en una factoría petrolera, convirtieron a Venezuela en el primer exportador de petróleo del mundo, desde 1925 hasta 1970, y se perdió de nuevo la posibilidad de independencia. Y así pasó todo el siglo XX: una colonia petrolera. Y nuestra Fuerza Armada fue forjada también con mentalidad colonial.

A esa Fuerza Armada con mentalidad colonial me tocó llegar a mí hace 40 años, era 1971, sin embargo una Fuerza Armada como la nuestra, con tamaña trayectoria y profundidad, y raíces patrióticas y revolucionarias, quién podía pensar que 300 años o 200 años de coloniaje, ni siquiera 200 años pudieron borrar las raíces patrióticas bolivarianas y revolucionarias de la Fuerza Armada de Venezuela, y aquí está hoy, brotó de nuevo de la profundidad de la historia, de la profundidad del territorio, de la profundidad de nuestros mares.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez ¡Que nadie se equivoque! ¡Que nadie se equivoque! Porque cuando nuestros soldados, cuando nuestros oficiales lo dicen a tambor batiente: ¡Patria socialista o muerte!, estamos diciendo es lo mismo que dijo Bolívar: ¡Independencia o nada!

¡Que nadie se equivoque! Los que pretendan de nuevo, por la vía que fuere, desde fuera o desde dentro, convertir a Venezuela una vez más en una colonia, tendrán que pasar por encima de nuestros cadáveres, porque aquí estamos para tener Patria: ¡Independencia o muerte!, ¡Libertad o muerte! ¡Patria o muerte!

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Y esto no es de ahora, esto es de siempre. Acabamos de ver, de presenciar una acto simbólico, pero de mucha trascendencia y profundidad para nosotros los hombres de armas, para nosotros los soldados venezolanos, y sobre todo y especialmente para ustedes, hombres y mujeres del mar, de nuestra Armada Bolivariana y Mirandina.

Allá arriba izaron, en ese nuestro novísimo Buque de Vigilancia Litoral Yavire, allá está su tripulación, pido un aplauso para ellos, su comandante, sus oficiales, sus marineros, suboficiales.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Nuevo Buque de Vigilancia Costera que llegó de España, gracias a la cooperación de dos gobiernos amigos, de dos países amigos hoy, enfrentados ayer en Mucuritas, hoy hermanados por la historia. Vaya mi saludo muy especial al rey Juan Carlos de Borbón, al presidente del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero, a todo el pueblo de España, y de manera especial a todos los trabajadores que hicieron posible, los técnicos españoles, que hicieron posible la construcción de nuestro Yavire. Allí está, libre y soberano ahora para custodiar la soberanía y la independencia de la Patria, de las aguas patrias venezolanas. Es el segundo. Allá está el primero: el Guaicamacuto, que llegó hace varios meses.

Y el próximo lunes será abanderado el tercero, allá en los puertos españoles, el Naiguatá. Y el cuarto estará aquí pronto, son cuatro buques.

Yo recuerdo, gracias, hay que dar las gracias al Gobierno de España. ¿Saben por qué? No sólo por el apoyo tecnológico, sino porque el Gobierno yanqui hizo todo lo posible para que el Gobierno de España no firmara el contrato y el convenio con Venezuela para modernizar nuestra flota.

Recuerdo, además del presidente español, el presidente Zapatero, a un grande amigo, corajudo y valiente, que era ministro de Defensa en ese tiempo, mi buen amigo Pepe Bono, hoy presidente todavía, está en las Cortes de España. Extraordinario amigo, vino aquí a Caracas a firmar el convenio, y recuerdo que dio un discurso y dijo: “Ya no estamos en tiempos de imperio, el único imperio que respetamos es el imperio de la ley...”. Desde aquí un saludo a Zapatero y a “Pepe” Bono, que nunca olvidaré aquel gesto de valentía, de coraje, de independencia del Gobierno Español. No hubiera sido posible con otros gobiernos anteriores de España, subordinados como estaban al mandato de Washington.

Un gran aporte a nuestra independencia, a nuestra soberanía, capacitación de nuestros oficiales, nuestros marineros; tecnología, transferencia tecnológica. Y además en España también, hay que recordarlo, se están construyendo otros cuatro buques, pero de mayor magnitud, porque son los buques oceánicos, el primero de ellos debe estar aquí este año 2011, en el mes de marzo, en el mes de marzo. Ya es un buque oceánico.

A nuestra espalda, los que estamos aquí en la tribuna, al frente de ustedes, soldados de la parada, oficiales de las tripulaciones, allá está el inmenso Mar Caribe, y ahí tenemos nosotros nuestro mar territorial, con grandes riquezas, entre otras las que hemos estado descubriendo hace poco, por cierto, donde también está participando España con la empresa energética española Repsol; también Italia con la empresa Eni, también Rusia con Gazprom. Aquí mismo, al lado de Paraguaná, aquí mismo en el Golfo Triste, allá en el Golfo de Venezuela; allá mismo, a pocos kilómetros de Paria, al norte de Paria, a lo largo de este Caribe, de esta costa caribeña venezolana, de nuestro mar territorial, existe una de las reservas gasíferas más grandes del mundo, que ya hemos empezado a tocarla, a certificarla de manera científica, es el cinturón gasífero del Caribe, así se me ha ocurrido llamarlo, es un cinturón gasífero caribeño. Además de todo lo que significa el frente caribeño venezolano, todo lo que significa para la geopolítica nacional.

Ayer estaba con nosotros el presidente “Pepe” Mujica, y mirábamos un mapa allá en mi sala de comando, y decía él, conocedor de la geopolítica, él que viene de allá del Cono Sur, donde el Río de la Plata baña aquellas aguas y le cae al Atlántico, al Atlántico Sur, decía él: “¡Qué importante Chávez cuando Venezuela entre al Mercosur!”. Porque es Mercosur que se abre pecho al Caribe, al Atlántico, que está aquí mismo.

Por eso agradezco y felicito a todos los oficiales que han participado en este proyecto de nuestro Buque de Vigilancia Yavire. ¡Helo allí! Un aplauso pido para ellos, ahora con su bandera, su pabellón de combate izado, y listos para encender máquinas y patrullar y cuidar la soberanía, la seguridad de nuestros mares, de nuestro pueblo, de nuestras islas, que son tantas a lo largo de este inmenso territorio.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Y allá nuestro submarino. Ya Aniasi, el almirante Aniasi decía, pero quiero subrayar la gran importancia que para la soberanía nacional tiene el hecho de que por primera vez en Venezuela se haya hecho íntegramente el mantenimiento mayor, prácticamente se hizo de nuevo, y helo allí como nuevo, como hecho en Venezuela, nuestro submarino. ¡Y ya viene el otro! El Caribe. El Caribe, así lo anuncio, he aprobado hoy, me informaba el almirante Aniasi que hacen falta algunos recursos para acelerar el mismo trabajo que se hizo con el Sábalo, ahora con el otro submarino, el segundo submarino, el Caribe, y he aprobado, así lo informo, 15 millones de dólares, hoy, para que aceleren estos mismos equipos el mantenimiento mayor del Submarino Caribe.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Y ustedes saben que a pesar de las dificultades económicas, a pesar del inmenso desafío social que nosotros tenemos a diario, por la inmensa deuda social acumulada que nos dejaron los gobiernos del pasado, nada más que Venezuela, para que tengamos una idea, sobre todo los más jóvenes, o sobre todo ustedes que vienen de otros países, y pudieran no conocer a fondo la realidad presente y la pasada de Venezuela, nada más que cuando llegó la Revolución Bolivariana al Gobierno, hace doce años; dentro de unos días cumpliremos 12 años. Y ese día comenzaremos ya a mirar 12 más. Porque esta Revolución llegó ahora para triunfar: ¡Independencia o Independencia! Aquí no tenemos otra alternativa. ¡Independencia y Patria!

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Porque no hay más allá, no podemos fallarle nosotros a 500 años de lucha que tenemos a la espalda, y a todo el horizonte que tenemos a nuestro frente.

Cuando llegamos al Gobierno la mitad de la población venezolana vivía en condiciones de pobreza y de miseria. Y eso lo hemos venido bajando, bajando, bajando; la pobreza, los niveles de pobreza. Y hoy lo reconocen las instituciones internacionales, Venezuela es uno de los países que en estos últimos 10 años, y de los pocos países que en el mundo ha logrado bajar la pobreza que había a la mitad, y en los próximos 10 años la bajaremos a cero. ¡Pobreza cero habrá en Venezuela dentro de 10 años! Cuando estemos conmemorando Carabobo, los 200 años de Carabobo, en el año 2021.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Pero eso sólo lo lograremos preservando abiertas las puertas que tanto nos costó abrir de nuevo, las puertas de la independencia, para decirlo con Bolívar: ¡Cuánto nos costó abrir esos portones de nuevo casi 200 años después! Que nada ni nadie vuelva a cerrar esos portones.

Luego, 12 años de batalla y de lucha, a pesar de tanta deuda social acumulada... Miren, hoy pasé como cinco horas en helicóptero, recorriendo distintas zonas en las inmediaciones de Caracas, entre las montañas, por todo el valle del centro, desde Caracas, La Victoria, Maracay, Valencia, Puerto Cabello y otras zonas, a lo largo de esos ejes; la vía Guarenas, Guatire, mirando terrenos que estamos tomando para construir viviendas. Me he comprometido, y mi vida va en la jugada, he asumido personalmente el drama de la vivienda como mío, como propio. Y les juro a los venezolanos que cueste lo que cueste cada familia venezolana tendrá vivienda digna en los próximos años, una vivienda digna y propia.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez No descansaremos. Y este año ya hemos comenzado con fuerza, con fuerza; como también hemos comenzado con fuerza el programa agrícola. Mañana se inicia el registro, quiero reiterar mi invitación a todos los productores agrícolas, todo el que tenga una hectárea, media hectárea pa’ arriba, hasta 500, mil, o 2 mil, o 5 mil, siempre y cuando esté trabajando y quiera trabajar, mañana desde las 8:00 de la mañana estarán abiertos, en todo el país, y sobre todo en las zonas agrícolas, en las sedes de AgroPatria, en las sedes del Banco Agrícola de Venezuela, y donde no haya sedes de AgroPatria o de Banco Agrícola, en la Plaza Bolívar de los pueblos habrá un punto tricolor y estaremos registrando todos aquellos venezolanos, los pequeños propietarios del campo, los medianos propietarios que quieran venir a trabajar, para darles financiamiento, apoyo tecnológico, para levantar mucho más en los próximos años la producción agrícola, porque también necesitamos tener soberanía alimentaria, independencia alimentaria tecnológica. La independencia es toda, es como una luna llena, es integral o no es.

Y en ese camino se nos irá la vida, y lo dejaremos abierto como horizonte y como reto para las futuras generaciones. Independencia cultural, independencia ideológica, independencia política, independencia cultural ya lo dije, independencia económica, independencia científico-técnica, independencia alimentaria, independencia militar. Independencia.

Lo otro es la nada, como dijo Bolívar. A pesar de que cada día estaremos inyectando más recursos a lo social, y ahí están las cifras que lo indican, en estos últimos 12 años mi gobierno ha inyectado cerca del 60 por ciento del ingreso nacional al tema social: educación, salud, seguridad, vivienda, lucha contra la miseria, lucha contra la pobreza. Pero también hemos incrementado, por supuesto, aún cuando en mucha menor proporción la inversión hacia la defensa nacional.

Hace poco yo oía a unos diputados de estos señores, andan como locos porque quieren retomar el control del gobierno para entregar el país al imperialismo, y para repartirse las riquezas que son de todos, sólo entre ellos, como lo hicieron durante mucho tiempo. Pero decían hace unos días que iban a proponer en la Asamblea Nacional una Ley candado, o una Ley para impedirle al Presidente gastar tanto dinero, dicen ellos, en compra de armas.

Bueno, bien bueno que lo digan porque eso les quita la careta ¿ves? Ellos hablan como loros, porque ese es el mandato del imperio yanqui, y eso dice mucho de qué pasaría aquí si esa gente volviera a gobernar Venezuela. Ellos no quieren una Fuerza Armada. No, para ellos la Fuerza Armada Venezolana sería el Comando Sur de los Marines, con eso les bastaría, sólo que, como lo dice el pueblo en las calles, más nunca volverán, aquí llegó un pueblo a gobernar, aquí llegó una revolución pacífica, democrática, pero llegó para sembrarse y para quedarse para siempre, hagan lo que hagan, inventen lo que inventen.

Ahí está el caso del submarino, un caso extraordinario de esfuerzo científico, tecnológico, que explicaba muy bien el almirante Aniasi, pero habrá que hacer una campaña ministro Izarra para informarle a nuestro pueblo de detalles.

Por ejemplo, me explicaba el almirante Aniasi que todos los sistemas de periscopios y muchos otros componentes pues tuvimos que hacerlos aquí, parte de esos componentes, sobre todo porque en algunos de esos componentes había, en el modelo original, tecnología norteamericana ¿verdad? Y ellos, los norteamericanos bloquean cualquier empresa del mundo que quiera venir aquí a invertir en Venezuela con su tecnología: la tecnología norteamericana.

Ahí tenemos imágenes del interior del submarino, ya vamos a visitarlo y podemos echar hasta una vueltica por ahí, el almirante Laguna está por ahí, ex comandante de la Armada, submarinista.

Bueno, allá están gritando. Saludo a todo el pueblo que está allá, eso es parte de la Base Naval todavía, no, eso ya es el malecón de Puerto Cabello, el malecón. Saludamos al pueblo de Puerto Cabello, pueblo heroico, pueblo combativo, pueblo Bolivariano.

Pues bien, un esfuerzo de superación digno de emular, un ejemplo que da nuestra Fuerza Armada, de capacitación, de estudio, de invención, capacidad inventiva. Gracias al gobierno alemán, a su apoyo embajador, a las empresas alemanas que así como nos bloqueaban hacen cien años, ahora vienen ayudarnos a desbloquear, es la evolución de la historia. Un saludo también al gobierno alemán, a la cancillera alemán, al pueblo alemán.

Y aprovecho para enviar un mensaje al mundo, un modesto mensaje desde aquí, creo que todos los gobiernos independientemente de que seamos de izquierda o de derecha debemos tratar de buscar acuerdos y aprender a convivir en paz, y a construir un mundo en paz. Miren lo que está pasando en Egipto, incluso hoy acabo de hablar con el canciller, ocurrió un hecho muy preocupante que no ha debido ocurrir en Caracas, un grupo de ciudadanos venezolanos pero egipcios, entraron a la Embajada de Egipto, entraron pacíficamente como ciudadanos egipcios, iban supuestamente a pedir documentos, pero cuando estaban dentro tomaron la embajada. Eso no se puede permitir, el embajador de Egipto pues se comunicó de inmediato con nuestro gobierno y de inmediato ordené al ministro de Interior, los cuerpos de seguridad, el embajador autorizó a nuestros cuerpos policiales para ingresar a la sede de la Embajada si hacía falta, yo le dije al ministro, no, primero vamos a dialogar, este es un gobierno que habla, que dialoga, no queremos hechos violentos, incluso dije, si tengo yo mismo que hablar con el líder de esos jóvenes, la mayoría, yo hablo con ellos; no hizo falta, mandé al canciller, se reunió con el líder o los líderes, y así me lo dijo Nicolás Maduro ahorita cuando veníamos allí, me dijo: “Mire, el joven líder egipcio dice que ellos van a salir por Chávez, que salen por Chávez, por el respeto a Chávez y al pueblo venezolano...” Pero ellos querían manifestar, claro, no han debido hacer eso, porque es una Embajada, nosotros estamos obligados a proteger todas las Embajadas que son territorios soberanos, y lo hemos logrado pacíficamente, ya me informan que ya salieron ¿no?

Aquí está la nota: “Nota de última hora: resuelta situación Embajada Egipto, salieron los tomistas, embajador agradecido y satisfecho. Nicolás declaró al salir de la embajada, ratificando el derecho del pueblo egipcio a resolver sus asuntos sin intervención extranjera...” Ojalá que lo hagan y lo logren, pero en muchos otros países se han desatado violentas manifestaciones, y según hemos leído la causa es la misma, la causa social, la pobreza que se incrementa. En Estados Unidos la pobreza cruje, se desmoronan sectores de la clase media, se quedan sin vivienda, el capitalismo en Europa.

Aquí modestamente con nuestros problemas vamos adelante. Este año 2011, así pido a Dios de nuevo, y pido a todos los venezolanos y venezolanas de buena voluntad, que somos la inmensa mayoría, unidos, discutiendo nuestras diferencias, reclamándonos, exigiéndonos, protestando lo que tengamos que protestar en paz, haciendo uso de esta maravillosa Constitución, estoy seguro, trabajando juntos.

Yo siempre le digo a estos señores de la oposición que se la pasan tratando de desestabilizar al país, déjenme trabajar, que yo lo que hago es: ¡trabajar, trabajar y trabajar! Para ayudar a solucionar los graves problemas que aquejan a Venezuela.

Trabajar dijo Bolívar: ¡Trabajo, trabajo y más trabajo! Unidos en democracia como estamos, y como seguiremos estando, seguiremos construyendo la Venezuela grande, la Patria grande, la Patria buena, la Patria socialista, y en el corazón de ese pueblo, en el corazón de ese esfuerzo están ustedes camaradas de armas, solados del Ejército Bolivariano, de la Armada Bolivariana, que cumplen 200 años, por cierto, ahora mismo en este 2011, 200 años de haber nacido, el Ejército y la Armada nacieron junto a la Patria.

Ustedes soldados de la Aviación Militar, ustedes soldados de la Guardia Nacional, ustedes soldados de las Milicias, los soldados ahí estamos, en el corazón del pueblo, en el corazón de la batalla, con esa bandera ondeando, son sus ocho estrellas, con ese escudo, con esa Bandera de Miranda, con estos buques que son hechos para la guerra, pero que nosotros aspiramos sólo usarlos para la paz, porque no queremos guerra con nadie, ni contra nadie. Ellos están aquí para garantizar nuestros hombres y mujeres bien adiestrados, bien capacitados, bien moralizados, y bien equipados en tierra, aire y agua, para garantizar solamente, en paz, la independencia nacional, el progreso nacional y la vida nacional.

Por eso digo que Dios bendiga a nuestra Fuerza Armada, a nuestra Marina venezolana, a nuestra Marina Bolivariana, a nuestro pueblo Bolivariano.

Felicitaciones pues almirante Aniasi; felicitaciones señores capitanes comandantes del Buque Yavire, del submarino Sábalo que desde hoy comienzan ya a surcar nuestras aguas por arriba y por debajo, a lo largo y ancho de este Caribe venezolano para contribuir desde su trinchera, desde su puesto, desde su batalla con la independencia nacional.

Hoy no diremos más como Bolívar, independencia o nada. Independencia, independencia y Patria libre. ¡Patria socialista o muerte!

Asistentes ¡Venceremos! [aplausos]

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz ¡A discre...ción!

Presentador Marcha Épica de la Armada Bolivariana.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz ¡Atención fir...!

[Fin de la cadena nacional]

[Marcha Épica de la Armada Bolivariana]

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz ¡A discre...ción!

Presentador Participación de haber concluido el acto por el capitán de navío Clemente Antonio Díaz, segundo comandante de la escuadra y comandante de la agrupación de parada.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz ¡Atención fir...! ¡Al hombro ar...! ¡Vista a la iz...quier...!

¡Patria socialista o muerte! Mi comandante en jefe le informo que el acto con motivo de la afirmación del Pabellón de combate y la Bandera naval de Miranda al Buque de Vigilancia Litoral Yavire y la reafirmación del pabellón nacional al Submarino Sábalo ha concluido.

¡Vista al fren...! ¡Descansen ar...! ¡A discre...ción!

Presentador Honores al pabellón nacional.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz ¡Atención fir...! ¡Al hombro ar...!

Con vista al pabellón nacional. ¡Atención presente ar...!

[Interpretación del himno nacional de la República Bolivariana de Venezuela]

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz ¡Al hombro ar...!

Narrador Honores al comandante en jefe de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez, presidente de la República, comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Comandante de la agrupación de parada, capitán de navío Clemente Antonio Díaz Con vista al ciudadano presidente de la República Bolivariana de Venezuela, comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. ¡Atención presenten ar...!

[Marcha de la Armaba Bolivariana]

¡Al hombro ar...! ¡Descansen ar...! ¡A discre...ción!

Narrador Visita del comandante en jefe de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez, Presidente de la República, comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, a las unidades navales que inician su actividad operacional.

Presentador En este momento el comandante en jefe de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez, Presidente de la República, procede en su condición de comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, a pasar revista al Submarino Sábalo, y al Buque de Vigilancia Litoral Yavire, lo acompaña el general en jefe Carlos José Mata Figueroa, ministro del Poder Popular para la Defensa, el general en jefe Henry de Jesús Rangel Silva, comandante estratégico operacional, almirante Carlos Máximo Aniasi Turchio, comandante general de la Armada Bolivariana.

[Comentarios de periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos]

Narrador La Construcción del Buque de Vigilancia Litoral Yavire surge dado a la necesidad de la Armada Bolivariana, en adquirir unidades que contribuyan a aumentar la capacidad de resguardo y control marítimo en nuestras costas. En virtud de este requerimiento nace la alianza estratégica entre el gobierno Revolucionario Bolivariano y el Reino de España.

La Armada Bolivariana de Venezuela está sumada a la intención geopolítica del Estado socialista.

[Comentarios de periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos]

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Es el único espacio donde...

Presidente Chávez Aquí un centímetro cuadrado vale oro, Izarra, ¿eh?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Afirmativo, afirmativo.

Presidente Chávez Mira todos los dispositivos modernos.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Este es el camarote mío, el camarote del comandante.

Presidente Chávez Tiene su visita de comando.

¿Cuántos días ustedes pueden pasar...?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Cincuenta días. ¿Cómo están, señores? Señores oficiales, ¿cómo están ustedes?

Oficial Bien, comandante.

Presidente Chávez ¡Qué gusto saludarlos y felicitarlos a todos? ¿Este es el cerebro del submarino?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Afirmativo, comandante. Este es el centro de información.

Presidente Chávez El cerebro del submarino. Ahora ¿todo esto es nuevo?, ¿todo este equipamiento?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Toda esta ingeniería se nacionalizó.

Presidente Chávez Explícanos eso, que es importante, estamos transmitiendo aquí. A ver cómo nos ubicamos acá.

Marinero Comandante en jefe.

Presidente Chávez ¡Ah! Llegó mi café. Gracias hijo. ¿Cómo te llamas tú?

Marinero Cabo segundo Osorio.

Presidente Chávez ¿De dónde eres tú, Osorio?

Cabo segundo Osorio De Yaracuy, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Cómo te sientes tú aquí en el submarino como nuevo. Está nuevo ahora.

Cabo segundo Osorio Sin novedad mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Y tú desde cuándo eres submarinista?

Cabo segundo Osorio Tengo ocho meses abordo, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Te gusta andar en el submarino?

Cabo segundo Osorio Positivo, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Bien bueno, ¿verdad? Quien hubiera imaginado, un yaracuyano en un submarino. Dios me lo bendiga pues.

Cabo segundo Osorio Amén, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¡Ajá! Explíquenme aquí.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Esta es una tarjeta alemana, esta tarjeta hecha por el fabricante costaría aproximadamente 20, 25 mil dólares, aproximadamente.

Presidente Chávez ¿El embajador estaba por ahí?

Respuesta Se quedó afuera. Ya se despidió de usted, ya se despidió.

Presidente Chávez ¡Ah! Bueno, está bien.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Esta tarjeta se hizo en Venezuela, de hecho aquí dice: “Hecho en Venezuela”. Por la Fundación Instituto de Ingeniería, un organismo adscrito al Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Presidente Chávez Claro. Tú sabes que lo mismo nos pasó, en otro nivel, con los tanques. Los tanques AMX-13 franceses, cuando yo llegué, yo que soy de tanques, no tenían la caja dañada, agarraban nada más que retroceso. Imagínate tú. Y era por una tarjeta, una tarjeta.

¿Tú eres blindado?

Respuesta Sí, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Te acuerdas?

Respuesta Sí, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Entonces era Yadira Córdova ministra, la nuestra ministra de Educación Universitaria... Y los cañones tampoco...

Oficial Uno subía y el cañón agarraba hacia la izquierda.

Presidente Chávez ¡Ajá! El cañón se le iba sólo. Es decir, era una chatarra ya y los tenían listos pa’ mandarlos pa’ chatarra.

Yo dije: “No, chico, vamos a hacer un esfuerzo para recuperar estos tanques, que son nobles y buenos...”. Y ahí están todos operativos, hecho también por el Instituto de Ingeniería, repotenciados.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Sí señor, es un grupo científico muy capacitado.

Presidente Chávez Muy capacitado. ¿Ellos hicieron esto?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Ellos hicieron esto. El precio es aproximadamente un 20 por ciento, porque aquí sale aproximadamente 4 mil dólares, de los componentes que compraba en el exterior, son de varias capas. O sea que esta es una tecnología que incluso en una época determinada era una caja negra para Venezuela. Esto era una caja negra. Y a este sistema se le hicieron 34 ingenierías de reversa, dos desarrollos tecnológicos y seis reingenierías.

Presidente Chávez ¿Y los materiales de dónde los trajimos?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Los componentes electrónicos sí son comprados en el extranjero.

Presidente Chávez Y estos equipos, digamos, la... la...

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia No, esta es la plataforma existente anteriormente...

Presidente Chávez ¿Esa era la original?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Claro, lo que hicimos fue hacerle la ingeniería de reversa para tener la tecnología nacionalizaba con los sistemas, con planos, etc. Porque no tenía planos...

Presidente Chávez No se sabía.

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio No se conocían las tarjetas, no se identificaban.

Presidente Chávez Había que ir a Alemania pues.

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio Había que comprar en Alemania.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Entonces la tripulación solamente aprendía a operar, más no a mantener.

Oficial Lo que se logró con la reingeniería que se le hizo, a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología, es tratar de disminuir, evitar y eliminar la dependencia. Ya nosotros estamos en capacidad de este sistema de comando y control, efectuar los mantenimientos personalmente en Venezuela.

Presidente Chávez Fíjate, es muy importante, ahí está la cámara ¿no?, estamos a bordo del nuevo submarino, es nuevo, el Sábalo.

Recuerdo, estaba yo leyendo, que fue adquirido por allá por el año 71, se firmó el contrato, estaba entrando yo de aspirante a cadete, imagínate, hace 40 años. Y luego tuvo varias remodelaciones o mantenimientos mayores, pero en Alemania, había que llevarlo a Alemania. Y la tecnología era como dice el capitán: una caja negra. Ahora, nacionalizamos la tecnología, y todo esto, este mantenimiento mayor ha sido hecho en Venezuela, en nuestra empresa Diques y Astilleros Nacionales, Dianca.

Eso merece un aplauso. ¡Bravo por la Armada! ¡Bravo, bravo!

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez ¿Y por aquí se lanza uno?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia No, no señor, es solamente el periscopio.

Mire, esta es una consola también interesante de mencionar. Mi comandante en jefe, en esta consola se hizo apropiación tecnológica. Esta es una consola de guerra electrónica pasiva y radar, y se tiene actualmente el diseño nacional y la capacidad completa de realizarlo en Venezuela, porque en el contrato se hizo se garantizó la apropiación tecnológica.

Esta apropiación se hizo también a través del mismo instituto, y hoy en día pudiera replicarse para otro submarino, para unidades de superficie, incluso para aeropuertos, hechos en Venezuela. Porque tanto el hardware como el software se adquirió la tecnología.

Presidente Chávez Es muy importante, qué lástima que no invitamos al ministro de Ciencia y Tecnología, Menéndez, y al viceministro, pero has un contacto con ellos, llámalos ahí por tu teléfono Izarra, para pedirles que vengan por aquí, que ustedes le expliquen al ministro y al viceministro todo este potencial que está instalado aquí, para hacer programas ahora, proyectos de extensión.

Mira, nosotros tenemos ya, ya está volando un avión sin tripulantes, hecho en Venezuela, eso no lo sabe nadie todavía [risa], hecho por militares, por nuestros jóvenes, la capacidad inventiva nuestra.

Vamos a decirle al ministro que venga por aquí, ustedes se sientan con calma y le explican ¿no?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Sì señor.

Presidente Chávez Gracias señores oficiales, muchas gracias.

Pasa por aquí para yo saludar a los que no he saludado. Los felicito.

Oficial Comandante, teniente de navío.

Presidente Chávez Teniente de navío. ¿Cuántos años tienen ustedes graduados?

Teniente de navío Yo tengo nueve años, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Y submarinista desde cadete?

Teniente de navío Desde cadete.

Presidente Chávez ¿Cómo se sienten ustedes ahora?

Teniente de navío Excelente, mi comandante en jefe. Listos para defender la Patria.

Presidente Chávez Eso no hay que ni preguntárselo, porque yo que soy soldado comparto y entiendo la psicología del soldado; uno se siente un soldado feliz.

Teniente de navío Motivado.

Presidente Chávez Motivado. Bien motivado, bien equipado, bien adiestrado, bien seguro. No hay nada como eso. Que Dios los bendiga pues.

Teniente de navío Amén, mi comandante en jefe. Resteados pa’ defender la Patria.

Presidente Chávez Resteados, resteados. Y yo con ustedes. Vamos, a ver.

¡Ajá! Alto voltaje.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia A lo largo de su camino a estribor a la alférez de navío que está haciendo curso, es la primera...

Presidente Chávez ¡Me la consigo a usted de nuevo!

Alférez de navío ¡Patria socialista o muerte! Buenas noches, mi comandante en jefe. Alférez de navío.

Presidente Chávez Alférez de navío. Usted fue la misma que se paró una vez, el día de la graduación ¿verdad?

Alférez de navío Afirmativo mi comandante.

Presidente Chávez Cuando era nueva, ahora ya es antigua.

Alférez de navío Afirmativo.

Presidente Chávez ¿Cuántos años tiene de graduada ya, dos?

Alférez de navío Año y medio.

Presidente Chávez Año y medio. Y usted es la única mujer a bordo.

Alférez de navío Afirmativo, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Se cumplió su sueño. ¿Se da cuenta?

Alférez de navío Sí señor.

Presidente Chávez ¿Cómo se siente?

Alférez de navío Sí me permite expresarle mi más sincero agradecimiento por haberme permitido formar parte del glorioso Escuadrón de Submarinos de la Armada Bolivariana. Y en representación de las mujeres venezolanas expresarle que el Escuadrón de Submarinos, como representación del arma submarina venezolana, es un arma de alto carácter disuasivo que queremos y esperamos que próximamente sean incorporadas nuevas unidades a nuestra fuerza submarina, para que con estas podamos defender las profundidades venezolanas y los espacios acuáticos.

De igual manera invitarlo a usted a navegar junto con nosotros para que forme parte de ese gran lema: “una vez submarinista, siempre submarinista”, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Muchas gracias hija. ¿Cómo es que te llamas tú?

Alférez de navío Alférez de navío Draiza Medina, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿De dónde es que es usted?

Alférez de navío, Draiza Medina De San Cristóbal, estado Táchira, mi comandante.

Presidente Chávez San Cristóbal.

Muchas gracias por tus palabras, estoy muy orgulloso y muy feliz aquí a bordo, por primera vez en mi vida en un submarino, y compartir con ustedes estos minutos.

Ahora, ten la seguridad que yo seguiré apoyándoles, para que siga creciendo el Escuadro de Submarinos, bajo el agua, sobre el agua, en el cielo, sobre la tierra, custodiando la soberanía del país. Ese país de los hijos que tú tendrás, porque aún no tienes ¿verdad?

Alférez de navío, Draiza Medina Negativo.

Presidente Chávez Pero tendrás tus hijos, y esos hijos vivirán en una Patria grande, libre y próspera, con el favor de Dios.

Y esa Patria es la que está naciendo ahora, es una bebé, tenemos que cuidarla, alimentarla, con ese amor, con esa dedicación.

Te iba a hacer una pregunta, que ese día no te pregunté porque íbamos pa’l acto, ¿te acuerdas?

Alférez de navío, Draiza Medina Afirmativo, mi comandante.

Presidente Chávez Pero tú te paraste, ella dijo que quería ser submarinista y que no le permitían a las mujeres ser submarinistas. Y yo pregunté ¿por qué? Y entonces gracias a los almirantes que entendieron ¿ves?, y a todos los compañeros, los capitanes, los oficiales, y usted está a bordo igualito que ellos, con todo el respeto del compañero, del camarada, y la igualdad: hombres y mujeres.

Ahora, te iba a preguntar algo, ¿de dónde te nació a ti esa vocación de submarinista?

Alférez de navío, Draiza Medina Eso fue en la Escuela Naval, mi comandante en jefe, cuando nosotros iniciamos ya el segundo año en la Escuela, a medida que nos íbamos identificando con cada una de las especialidades, a pesar de que los submarinos no estaban en ese momento operativos, nos iban explicando acerca de cada una de las especialidades, y la especialidad de los submarinos me identifiqué mucho con ella por ser una especialidad totalmente diferente que tiene un alto carácter disuasivo y que la identifica y la discrimina del resto de las demás.

Presidente Chávez ¿Y cuántas muchachas o mujeres hay submarinistas?

Alférez de navío, Draiza Medina En este momento yo soy la única. Tenemos guardiamarina que se encuentra realizando pasantías también a bordo, que serían las próximas a estar aquí.

Presidente Chávez Claro, tú eres la vanguardia.

Alférez de navío, Draiza Medina Afirmativo, sí señor.

Presidente Chávez Detrás de ti vendrán más mujeres. Claro, algún día habrá a lo mejor un submarino comandado por mujeres.

Alférez de navío, Draiza Medina Afirmativo.

Presidente Chávez Habría que tenerle mucho miedo, mucho respeto, un submarino comandado por mujeres, y pura tripulantes mujeres, compadre, no te metas con eso [risa]. Estoy muy feliz, ¿sabes? Porque yo te veo a ti y es como si viera a una de mis hijas, y tú tenías un sueño, y aquí está. Yo me imagino lo feliz que tú estás.

Alférez de navío, Draiza Medina Afirmativo, mi comandante.

Presidente Chávez [beso] Que Dios te bendiga.

Alférez de navío, Draiza Medina Amén. Muchas gracias.

Presidente Chávez Felicitaciones. Muy bien sigue adelante.

Alférez de navío, Draiza Medina Gracias, mi comandante.

Presidente Chávez A ver.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Esta es una perspectiva que jamás va a volver a tener, esto es viendo hacia allá exactamente lo que aquí había. Esto se desarmó todo.

Presidente Chávez ¡Ah! Imagínate tú. Así estaba, estaba como destripado.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Completamente desarmado.

Presidente Chávez Como dicen: destripado.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Este submarino se desarmó por completo.

Presidente Chávez Es una experiencia... Ustedes tienen películas seguramente.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Sí, incluso notas de cómo se desarmó cada cosa, para efecto de poder explicar, agilizar el aprendizaje.

Presidente Chávez Vamos a apurar un poco, hay que regresar a Caracas. ¡Ey! ¿Cómo están ustedes, muchachos? ¿Y tú eres el que maneja aquí?

Sargento Afirmativo, mi comandante.

Presidente Chávez ¿Y dónde está el semáforo? Ten cuidado con el semáforo.

Sargento [risa] Sí señor.

Presidente Chávez ¿Cómo están, muchachos? Los felicito a todos.

Sargento Gracias, mi comandante.

Presidente Chávez ¿Y ustedes son qué? Siéntate. Sargentos son ustedes ¿no?

Sargento Sargento, mi comandante.

Presidente Chávez Sargentos. ¿Tienen cuántos años en la Armada?

Sargento Yo, diecisiete años.

Presidente Chávez Diecisiete. ¿Y cómo submarinista cuántos?

Sargento Diecisiete años.

Presidente Chávez ¿Y tú?

Respuesta Tengo doce años en la Armada, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Ocho años?

Respuesta Doce años en la Armada.

Presidente Chávez ¡Doce años! ¿Cuándo tú asciendes? Tú eres teniente de navío.

Teniente de navío Teniente de navío, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Y cuándo asciendes a capitán de corbeta?

Teniente de navío En julio si Dios quiere, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Dios mediante. Lo felicito. ¿Cómo te sientes ahí?

Teniente de navío Orgulloso, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Yo también, orgulloso como ustedes, y me da mucho gusto de estar aquí con ustedes compartiendo, y además oliendo... Yo estoy ahorita oliendo mi propia vida, lo digo de esa manera ¿por qué?, porque yo soy oficial de tanques, entonces un tanque es como esto, mucho más pequeño, pero uno metido ahí, pegado con el hierro, con el acero. ¿Cómo es que dicen ustedes? ¡Alma en el acero!

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Es el lema más hermoso que tiene la Fuerza Armada Bolivariana.

Presidente Chávez Qué lástima que cuando yo era militar de blindados, que estaba con los tanques, no oí ese lema, me lo hubiera copiado. ¡Alma en el acero! Pero se lo voy a decir a los blindados.

Mira, me puse mi bufanda de blindados. Entonces aquí uno está igual, igual el tanque ¿no? Tienes las palancas, las maniobras, las cosas, los indicadores, la munición al lado. Claro, el tanque éramos cuatro tripulantes nada más. ¿Ustedes aquí son?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Cuarenta.

Presidente Chávez ¡Cuarenta! Pero es un gran tanque, en el agua, un blindado en el agua. Que Dios los bendiga pues.

¿Y la familia cómo está?

Sargento Bien, mi comandante.

Presidente Chávez Salúdamelos pues. Orgulloso estoy y feliz, igual que ustedes. Bueno, ustedes más que yo, ustedes más que yo.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia El oficial de inmersión controla el buque desde acá...

Presidente Chávez ¿Tú eres oficial de operaciones?

Teniente de navío Tengo el cargo de jefe de oficial de inmersión, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Yo lo que he visto son películas. ¿Tú no viste la película La casa del octubre rojo?

Teniente de navío Sí señor, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¡Oh! Tremenda película [risa]. El submarino aquel, que era soviético y se escapó, y lo persiguieron. Y hay otra que vi hace poco, una película vieja. ¡Hundan al... hundan al...! Que dieron la orden de hundir ese submarino, compadre, pero cómo aguantaron aquellos hombres, porque hasta sus propias fuerzas los abandonaron, y la orden era: ¡Hunda al...!, no sé qué.

Sargento [no se escucha]

Presidente Chávez ¡Ese! Y al final lo hundieron, pero cómo resistieron hasta el final.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Un submarino para ser enfrentado requiere de una flota para ser enfrentado, no puede ser enfrentado con otra unidad...

Presidente Chávez Sí señor, una flota, una flota completa.

Bien, muchachos.

Teniente de navío Muchas gracias, comandante.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Este sistema, sistema de control de esnorkel también fue desarrollado en Venezuela...

Presidente Chávez ¿Cómo estamos? ¿Maestre eres tú?

Maestre Positivo, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Y ustedes no pasan a oficial técnico?

Maestre Ahorita en julio, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Qué grado te corresponde?

Maestre Capitán de corbeta, mi comandante.

Presidente Chávez Capitán de corbeta. Muy bien, ahora ¿cuál es tu papel aquí, tu rol?

Maestre Yo cumple orden del oficial de inmersión, trato de mantener lo que es el peso del buque, metiendo agua en los diferentes tanques a lo largo del submarino, y todo lo que es control de aire para diferentes válvulas también.

Presidente Chávez Claro, cuando hay la orden de inmersión tú empiezas a meter agua.

Maestre Dependiendo de lo que diga el oficial de inmersión.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia El buque tiene que navegar con flotela neutra, estas 1.200 toneladas cuando se meten en el agua no se pueden ir para el fondo solas ni pueden salir a la superficie. Esa flotela neutra se calcula por medio de un parámetro detrimado, parámetros de distribución de peso, que se hacen matemáticamente, y se determina qué peso debe ir en cada sitio. Eso se introduce ante de zarpar y nos vamos a navegar. En el momento que vamos a navegar se hace el ajuste fino...

Presidente Chávez Todo eso es calculado científicamente, computadoras y todo.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Afirmativo. Se puede hacer en computadora, y de hecho lo hacemos para verificación, pero obligamos hacerlo a mano porque el día que falle la computadora.

Presidente Chávez Claro, claro, tenemos que saber nosotros calcular todo eso. Correcto, a mano.

Maestre Afirmativo.

Presidente Chávez Lo felicito, hijo.

Maestre Gracias, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿De dónde eres tú?

Maestre De La Guaira.

Presidente Chávez ¡De La Guaira! Sigamos, capitán. No, sigue tú adelante.

¿Cómo están señores?

Oficial ¡Patria socialista o muerte!

Maestre Sin novedad, mi comandante en jefe. Manual de velocidad del barco.

Presidente Chávez La velocidad. ¿De dónde eres tú?

Oficial Acarigua, estado Portuguesa, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¡Llanero, llanero, bajo el agua!

Oficial Afirmativo, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Y tú?

Oficial La Victoria, estado Aragua, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez La Victoria, hoy pasé por La Victoria en helicóptero.

Bueno, los felicito y comparto el espíritu de acero, el alma de acero que ustedes sienten ahorita, y sentirán. Y pronto pondremos... ¿Aniasi está por ahí cerca?

Asistente El almirante Aniasi, mi capitán.

Presidente Chávez Por ahí están. No, bueno, Mata, ¿Mata está ahí? Están comiendo más golfeados [risa].

Asistente Aquí no hay, aquí no hay.

Presidente Chávez [risa] Aquí no hay golfeados.

Mira, me dijiste que hacen falta 15 millones de dólares para arrancar con velocidad el otro submarino, el Caribe.

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio Si, el Caribe.

Presidente Chávez Que lo tenemos aquí mismo en Dianca.

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio Lo tenemos ahí en Dianca.

Presidente Chávez Bueno, yo quiero firmar eso mañana, ¿oíste Mata? La cuenta para... Ayer firmé 80 millones de dólares para los helicópteros, los Cougar, el mantenimiento de los Cougar, y acuérdate que como nosotros hemos perdido varios Cougar, yo quiero completarlo, hay que hablar con los franceses, pa’ completar el escuadrón de Cougar, que son muy buenos esos helicópteros. Y acuérdate que a estos patrulleros buques le faltan los helicópteros, que son Bell, del tipo Bell pues. Tenemos que adquirirlos, son cuatro, y cuatro ocho.

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio Nos hicieron una exposición, inclusive, del helicóptero nuevo.

Presidente Chávez Correcto. Pásenme todo eso, que yo voy administrándome ahí, hasta donde pueda.

¡Otra mujer a bordo en el submarino! Pero esta de Vive.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Sabe que lamentablemente, con la cultura...

Presidente Chávez ¡Ah! ¿Por qué no te vas con esta gente por ahí, de aquí a Caracas? ¿Cuánto tiempo echamos de aquí a La Guaira?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia De aquí a La Guaira, seis horas.

Presidente Chávez Por la orillita, pa’ que nadie se asuste. Por la orillita [risa].

¿Cuánto tiempo echamos de aquí a La Guaira?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Seis horas, mi comandante.

Presidente Chávez ¿Seis horas? Si nos vamos ahorita llegamos a las 2:00 de la mañana, yo tengo que estar allá a las 9:00 de la noche, estoy retardado ya, tengo reuniones, trabajo; la agricultura. Mañana nos toca llamar al Registro Agrícola.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia El control de máquinas completamente desarrollado en el país y hecho a la medida de los tripulantes, el diseño conceptual fue de los tripulantes.

Esto incluso supera lo que está actualmente en el mercado, porque tiene prestaciones que desde el punto de vista comercial no serían rentables, que se le pusieron a esto porque el tripulante quería que lo tuviese.

Eso fue completamente desarrollado en el país.

Presidente Chávez Fíjate, perdóname. ¡Aniasi!

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio Ordene.

Presidente Chávez ¿Y Mata está dónde, Rangel Silva? ¿Rangel está ahí, Mata?

Respuesta Sí.

Presidente Chávez Mira, nosotros ya estamos en condiciones de comenzar a hacer algo con lo que yo vengo soñando hace varios años, una gran maniobra, en aire, tierra y agua, y agua arriba y abajo, una gran maniobra de aquellas que hemos venido... Pero es que no teníamos cómo, aquí no teníamos ni paracaídas pa’ lanzar los muchachos.

Yo cuando era comandante del Batallón de Paracaidistas del Briceño, me di cuenta un día, revisando los paracaídas, que estábamos saltando con paracaídas con la vida vencida, y pasé la novedad. Les dije: “Mire, estos paracaídas son un lote que ya está vencido, eso tiene un tiempo de vida útil...”. Eso es como el avión, que tienes que cambiarle la pieza, aunque tú la veas que está buena ¿no?

Bueno, teníamos saltos y yo dije: “Oye, ¿pero vamos a saltar con estos paracaídas?”. Entonces viene un general, tuvimos una discusión, porque él dice: “Bueno, ¿les da miedo?”. Un poco picándole el orgullo a uno. Entonces yo le dije: “Mi general no me venga a manipular a mí...”. Qué miedo después de 20 años metido en el Ejército en situaciones de ese tipo. Miedo no, yo soy el comandante de unos hombres, y los voy a lanzar con paracaídas vencidos. Entonces yo quiero dejar sentada mi responsabilidad, y por escrito lo hice. Y, bueno, así saltamos todas las veces. Con buena suerte que nunca hubo un incidente. Tuvimos uno, el muchacho se salvó, se salvó porque era un muchacho atleta, altísimo, y abrió el reserva y cayó encima de unos árboles.

Pero, bueno, así estábamos nosotros, no teníamos; no teníamos fusiles pa’ disparar, ni siquiera el tirador individual. El fal tú disparabas una ráfaga y ya se trancaba. Ustedes se acuerdan de eso.

Los submarinos, las fragatas, aviones no teníamos casi ya. Ni tropas teníamos. Un día yo voy al Batallón Bolívar de Infantería, allá en Fuerte Tiuna, a visitarlos, me metí de repente allí, ya Presidente, en la hora de casino en la tarde, yo dije: “Voy a comerme aquí una pasita con un fresco con los soldados..”. Viejo soldado a uno le encanta un cuartel, pues, y hablar con los soldados y meterse por aquí pa’ la cocina y tal; y entonces entro al casino y: ¡Atención! Cuatro soldados jugando billar, el otro con la novia que estaba allí, era como un sábado... No, no, era día de trabajo, era día de trabajo.

Entonces yo veo que hay muy pocos soldados en el casino, yo acostumbrado cuando era teniente, el casino es el casino pues, entonces le pregunto al comandante que apareció, le dije: “Mire, ¿dónde están los soldados?”.

Me dice: “No, mi comandante, esos son todos mis soldados. Todos están de guardia, estos son los que no están de guardia...”. Imagínate tú, un batallón de Infantería, que debe tener 600 hombres ¿verdad?

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio Sí.

Presidente Chávez Tenía menos de 100 hombres. Y aquellos pobres muchachos montaban guardia todas las noches, y dormían de día. Imagínate tú ¡ah! No había ni tropa. ¿Te acuerdas? Era la recluta aquella, que ya la gente le huía.

Asistente Nadie quería venir a la Fuerza Armada, nadie quería prestar servicio.

Presidente Chávez Nadie, nadie, nadie. Mira cómo va cambiando la cosa ¿ves?, una Fuerza Armada digna, moralizada.

Entonces yo ya comienzo a pensar otra vez en una gran maniobra, vamos a irla planificando en el comando estratégico.

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio Nosotros tenemos una, inclusive ya el almirante... Tenemos una preparada.

Presidente Chávez No digamos detalles porque estamos transmitiendo, pero vamos, vamos a reunirnos pronto, el Alto Mando, y allá, ¡ta, ta!, y avaluamos. Porque a mí me gusta meterme en el plan, en la elaboración del plan.

Comandante general de la Armada Bolivariana, Alm. Carlos Máximo Aniasi Turchio No vamos en el submarino.

Presidente Chávez Vamos, nos vamos aquí. Aquí no nos ve nadie [risa].

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Mire esta perspectiva. Por favor, párate para que la pueda ver. Esa sala de máquinas se vació...

Presidente Chávez Completa.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Sí, señor. Excepto el motor propulsor, pero del resto esa perspectiva es igual como anteriormente yo le decía que no la vuelve a tener. Porque todo fue sacado de la unidad.

Presidente Chávez Tienen que hacer una película pa’ los archivos. Ya la tienen, seguro.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia Sí, sí señor.

Presidente Chávez Pa’ la historia de todo esto ¿no? Vamos pues, que el tiempo no me da más.

Oficial superior Por aquí no, mi comandante.

Presidente Chávez ¿Por ahí no? ¿Por qué?

Oficial superior Es muy riesgoso, hay muchas cuestiones...

Presidente Chávez ¿Y allá qué hay, allá al fondo?

Oficial superior Estos son los cuatro motores.

Presidente Chávez ¿Y estos muchachos qué hacen ahí?

Oficial superior Vengan, vengan.

Presidente Chávez Vengan, pa’ saludarlos pues. ¿Cómo está teniente? ¿Todo bien?

Teniente Sin novedad, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿De dónde es usted?

Teniente De Caracas, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¡Caraqueño! Lo felicito hijo.

Teniente Muchas gracias, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez ¿Cómo se llama usted?

Teniente Teniente de fragata, Jeison Mendoza Argüello.

Presidente Chávez ¡Mendoza! ¿Cuándo asciende a teniente de navío?

Teniente de fragata, Jeison Mendoza Argüello Dentro de cuatro años, mi comandante.

Presidente Chávez Es nuevo, ascendió hace poco.

Teniente de fragata, Jeison Mendoza Argüello Afirmativo, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Lo felicito, ahora que tienen su submarino bien operativo, y ustedes con la moral muy en alto.

Teniente de fragata, Jeison Mendoza Argüello Afirmativo, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Comparto su moral y su felicidad.

Y usted también, mi sargento, lo felicito.

Sargento Gracias, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Gracias. ¿Cómo te llamas tú?

Sargento Sargento mayor de tercera Frank Loaiza.

Presidente Chávez Dale, Frank. Hemos abierto la posibilidad de que ustedes sean oficiales de tropa, los sargentos, que hagan curso pa’ oficiales de tropa, los que quieran, ¡eh!

Sargento mayor de tercera, Frank Loaiza Afirmativo, mi comandante.

Presidente Chávez Los que cumplan los requisitos.

Sargento Gracias, mi comandante.

Presidente Chávez Vamos pues. Oficiales de comando, oficiales técnicos y oficiales de tropa.

Llegaron al Batallón Bravos de Apure un grupo de oficiales de Bafore, ¿te acuerdas de aquellos Bafore? Y nosotros murmurábamos: “Oye, estos nuevos ahí que en apenas seis meses...”. Ellos eran primero sargento y después... Donde está Alastre López, Alastre López es de Bafore, y otro muchacho Viña, que ese sí se fue de baja al poco tiempo, era muy, muy faltón, no se acoplaba.

Entonces uno, oficial de academia, uno murmuraba por allá, porque estos venían por otra vía, no entendíamos porque éramos muy jóvenes y muy inmaduros, pero ahora que la Fuerza Armada va creciendo, va creciendo, no bastan los oficiales de escuela, de academia, como nosotros, hay que promover... Y eso levanta más la moral.

Mira, yo veo esos muchachos que eran suboficiales y ahora son oficiales técnicos... ¿Tú cuándo vas pa’ oficial técnico?

Suboficial En julio, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez En julio. Yo una vez estaba yo de teniente, también, y estaba un odontólogo civil en el Batallón, y de repente lo asimilaron a capitán. Así que él, que era civil, jugaba pelota con nosotros, de repente llegó con tres pepas, tres estrellas. ¡Oye, mi capitán! Bueno, asimilado pues, o sea cada quien cumple en los escalones del mando, con respeto, con madurez profesional, todo eso es para fortalecer la moral.

Yo sé que algunos al comienzo, y es natural, no lo entiende, y además empiezan otros a meter rumores ¿ves?: “Te das cuenta...”. Empieza la intriga. Todo cambio es así, pero hay que vencer la intriga.

Suboficial Resistencia al cambio, mi comandante.

Presidente Chávez Resistencia al cambio, correcto.

Vamos pues. Hasta luego muchachos, que Dios me los bendiga. Los felicito, los felicito de verdad-verdad.

[Comentarios de periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos]

Presidente Chávez Ahí dice GC-22.

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia superior Está viendo el Yavire.

Presidente Chávez ¡Ah! Ya va, espérate.

Oficial superior Lo puede girar, mi comandante.

Presidente Chávez Sí, voy.

Oficial superior Puede girarlo hacia su derecha, hacia estribor.

Presidente Chávez ¿Dónde le doy?

Oficial Superior Hacia atrás.

Presidente Chávez Hacia acá... Pero ¿cómo lo muevo aquí?

Comandante del Submarino Sábalo, capitán de navío Eladio Jiménez Rattia No, no, así, así.

Presidente Chávez ¡Ah! Okey, ya. Ahí voy.

Oficial superior ¡Eso! Ya es submarinista ya.

Presidente Chávez No, yo era blindado, soy blindado, acostumbrado a mirar por estos periscopios. Uno tenía en los tanques era un telémetro, y era telémetro de coincidencia, había que mover las dos imágenes, montarlas, y luego calcular la distancia.

Oficial superior Este también lo tiene.

Presidente Chávez El telémetro.

Oficial superior Este lo tiene aquí, es un estadímetro, parte la imagen.

Presidente Chávez Pero ahora al tanque AMX-30 le montaron un telémetro de láser, que tú lanzas es un rayo. ¿Ustedes lo tienen también?

Oficial superior No.

Presidente Chávez Claro, bajo el agua.

Oficial superior Vamos para allá.

Presidente Chávez Bajo el agua se puede lanzar un...

Oficial superior No, no, acuérdese que el submarino lo vital es la sorpresa, y no puede emitir nada.

Presidente Chávez Claro, lo delata. Es verdad.

Oficial superior Tendría que estar en superficie. Y si usted está viendo el Guaicamacuto usted está viendo un blanco.

Presidente Chávez Sí, un blanco.

Oficial superior Los buques de superficie para los submarinos...

Presidente Chávez Y esos numeritos que están arriba: 027 más 00. ¿Qué es eso?

Oficial superior Esa es la marcación que tiene en este momento, mi comandante en jefe.

Presidente Chávez Y abajo: 085-162.

Asistente Está trabajando con la distancia.

Presidente Chávez ¿Esa es la distancia? Ángulo y distancia. Es decir, para disparar se apunta...

Asistente No, no, no.

Presidente Chávez No, por aquí no; por aquí no.

Asistente No, realmente todo el sistema de control se lleva aquí, lo llevan ellos cuatro, ahí se detecta por sonar el ruido y se le calcula distancia, velocidad, el rumbo.

Presidente Chávez Claro, el blanco debajo del agua no se ve, por supuesto. El radar detecta.

Asistente Eso es para superficie.

Presidente Chávez El radar es sólo pa’ superficie.

Asistente Son emisiones electromagnéticas. La ventaja del submarino porque siempre lleva la sorpresa, él no emite ruidos, y por lo tanto no es de fácil detección.

Presidente Chávez Y ustedes por el ruido del blanco, ustedes lo van...

Oficial superior Esto está puesto en una simulación, esto es una simulación ahorita.

Asistente Y ahí en la pantalla le da la figura, que es el sonido...

Presidente Chávez ¿Y el tamaño del blanco?

Asistente No, eso lo puede determinar usted con la capacidad del ruido generada por el blanco, usted puede determinar, a través de su biblioteca, si es un buque de guerra, si es un buque mercante, si es un buque grande, si es un buque pequeño, y dependiendo de la situación táctica y la información de inteligencia que usted maneja usted puede determinar quién es.

Presidente Chávez Ahora, si tú estás bajo el agua, en inmersión, y el sonar detecta un posible submarino enemigo, ¿cómo haces tú pa’ ubicar dónde está?

Asistente Esa es la guerra más difícil, un submarino versus submarino, es como tener dos samurais en un cuarto oscuro. Entonces usted tiene que comenzar a maniobrar, cambiar de profundidad, para ver en qué profundidad usted puede detectar el mayor nivel de ruido, y ahí usted puede detectar la profundidad de ese submarino. Peo esa es la guerra más difícil.

Presidente Chávez Una guerra de inteligencia entonces.

Asistente Eso es una guerra de ciegos.

Presidente Chávez Y de intuición.

Oficial superior Por lo general cuando usted entra en una guerra entre dos submarinos, una vez que lo detecta prácticamente están cara a cara. Las distancias son muy cortas.

Presidente Chávez ¡Alma de acero! ¿Cómo es?

Oficiales ¡Alma en el acero!

Presidente Chávez ¡Alma en el acero! [risa]. Bueno, muchachos yo me tengo que ir, me quisiera quedar aquí un rato aprendiendo más. Los felicito, pues, sigan adelante, y formando las nuevas generaciones de submarinistas.

Oficial Gracias, mi comandante en jefe.

Oficial superior Tiene que venir a navegar.

Presidente Chávez Vamos, vamos a navegar.

Asistente Usted conoce toda Venezuela, pero por debajo no, hay que conocerla por debajo.

Presidente Chávez Sólo por el petróleo.

Asistente En inmersión, en inmersión.

Oficial Mi comandante en jefe, por favor para la firma de mis libros.

Presidente Chávez ¡Ah! Vamos pues.

[Comentarios de periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos]