14/01/2007. Encuentros y Coloquios. Actividades Diversas. Plaza Central Ruminahua, Zumbahua,, Cotopaxi, Ecuador.

Intervención del Comandante Presidente Hugo Chávez durante misa campal a cargo de la Comunidad Salesiana y entrega del bastón de mando por los pueblos y nacionalidades indígenas de la República del Ecuador al presidente electo Rafael Correa

[Ceremonia religiosa hablada y cantada en quechua y español].

Presentador Un aplauso fuerte. ¡Viva Evo Morales!

Asistentes ¡Viva!

Presentador ¡Viva Rafael Correa!

Asistentes ¡Viva!

Presentador ¡Viva Hugo Chávez!

Asistentes ¡Viva!

Presentador ¡Viva América Latina!

Asistentes ¡Viva!

[Himno Nacional de la República del Ecuador, entonado en idioma quechua].

Presentador Toma de posesión simbólica y entrega del bastón de mando al señor presidente constitucional de la República, el economista Rafael Correa Delgado, a cargo del señor Rodrigo Guanotuña, presidente de la junta parroquial de Zumbahua.

Despedimos con un fuerte aplauso a los niños y niñas que entonaron el Himno Nacional del Ecuador en idioma materno quechua.

En estos momentos, con la coordinación de la junta parroquial, se hará la entrega, la posesión del poncho y el sombrero, por parte de la reina de la parroquia de Zumbahua. Usualmente es una mujer la que viste a un hombre, es la costumbre indígena que la huarmi se preocupe de la vestimenta del hombre. Por esta razón la reina de la parroquia de Zumbahua colocará el poncho y el sombrero, el poncho para que abrigue la esperanza de todos los ecuatorianos y ecuatorianas.

El aplauso, por favor.

Asistentes [aplausos].

Presentador Y el sombrero, para que allí se proteja toda la sabiduría del Presidente de la República.

Fuerte el aplauso, por favor.

Asistentes [aplausos].

Presentador Interviene a continuación el presidente de la junta parroquial de Zumbahua, Rodrigo Guanotuña, quien entregará el bastón de mando, es tres años mayor que la edad del señor presidente.

Esta es otra de las tradiciones, nunca puede entregar un bastón de mando una persona menor de edad, por eso Rodrigo hace uso de la palabra y le está entregando en estos precisos instantes el acial, que es el símbolo de la autoridad, de la fuerza; y el bastón de mando, que está hecho en chonta y tiene el signo de la cruz, con incrustaciones de plata. Esto ha sido dado de generación en generación, y hoy lo tiene un hermano ecuatoriano que sirvió en esta tierra, Zumbahua.

Inmediatamente va a colocarse un poncho al presidente de la República de Bolivia, el compañero Evo Morales.

Asistentes [aplausos].

Presentador ¡Jallalla Bolivia! ¡Jallalla Bolivia!

Asistentes ¡Jallalla!

Presentador Estamos diciendo ¡viva Bolivia!

El presidente de la Unión de Organizaciones Campesinas e Indígenas de Zumbahua entrega el poncho.

Y a continuación se le colocará también esta indumentaria al señor presidente de la hermana República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez.

Asistentes [aplausos].

Presentador Inmediatamente tomará la palabra el licenciado César Humajinga Huamán, presidente del Consorcio de Consejos Provinciales del Ecuador y prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi.

Asistentes [aplausos].

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán Machi, economista Rafael Correa, presidente de la República del Ecuador. Machi, Evo Morales, presidente de la República de Bolivia. Machi, presidente de Venezuela, coronel Hugo Chávez Frías.

Saludar también a los alcaldes, a los prefectos de 22 provincias de mi país, a los señores consejeros, concejales, a los padres salesianos. Muchas gracias padre Javier Errán, usted formó aquí el colegio, hemos formado y estamos aquí respondiendo solos. Gracias por esa liberación padre Javier Errán.

Asistentes [aplausos].

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán Señores ministros del Estado, señores ministros de Bolivia y de Venezuela, distinguidas autoridades de la Ecuarunari (Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa del Ecuador), de la Conaie (Confederación de Naciones Indígenas del Ecuador), del movimiento indígena de Cotopaxi y del país, muchas gracias por acompañar.

Señores diputados de la República del Ecuador. Algunos...

Asistentes [abucheos].

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán Gracias. Gracias. No hay aceptación para los diputados, sólo para los que apoyan a la Constitución. Muchas gracias. Esto es pueblo, el pueblo va a pedir la Constituyente.

Distinguidos de la prensa nacional, de la prensa internacional; amigos de Cuba. Gracias. Esta gente trabaja conmigo haciendo operaciones de la vista a la gente pobre, amigos y amigas.

Gracias a este pueblo noble de Santa Cruz de Zumbahua, compañeros de esta tierra de la provincia de Cotopaxi y de este país. Compañeras y compañeros visitantes, compañeros amigos y amigas de todas las nacionalidades y pueblos del Ecuador. También saludar a todos los blancos y mestizos que hacemos la diversidad en este país, muchas gracias por esta visita a esta tierra Santa Cruz de Zumbahua.

Hoy estamos en Zumbahua, Cotopaxi, centro andino de la Patria, para fortalecer la unidad de América en una relación de naciones sin fronteras: Bolivia, Venezuela, Ecuador.

Asistentes [aplausos].

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán Y gracias a todos ustedes por la presencia señores mandatarios.

Señor presidente Evo Morales...

Asistentes ¡Alerta, alerta!, ¡Alerta, que camina la espada de Bolívar por América Latina!

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán Muchas gracias.

Un cotopaxense, señor presidente Evo Morales, Ignacio Flores, en 1772 fue presidente de Real Audiencia de Charcas y La Plata, hoy Bolivia. Este latacongueño fue el pacificador de Ururo, a favor de los pueblos indígenas de ese país.

Por ello la reintegración ha despertado a esta América Latina, a este pueblo aviayala, que esperamos y estamos esperanzados que este pueblo va a seguir adelante. Por eso quisiéramos, señor Presidente, en honor a ese Ignacio Flores, a ese héroe y luchador, a ese hombre idealista, a ese hombre de izquierda, a ese hombre que se fue a defender la desigualdad, la iniquidad, y por eso señor Presidente queremos entregar el retrato a usted, señor presidente Evo Morales.

Asistentes [ovación].

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán Había un hombre que también hacía la historia, señor Presidente hermano Hugo Chávez, este hombre inmortal, me refiero a Simón Rodriguez Carreño, quien vivió Latacunga, en la provincia de Cotopaxi, en San Felipe; este hombre iba dando clase también en Rusia; este hombre idealista también fue maestro del colegio inmortal Vicente León, de ciudad de Latacunga; este hombre era maestro de simón Bolívar. Esta América necesita la unidad del sueño de Simón Bolívar.

Asistentes [aplausos].

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán Por eso este hombre socializó el pensamiento libertario, este hombre también fabricó pólvora, y cuando el mercado no resultó tuvo que viajar a ciudad de Quito; también fabricó la vela, la fábrica de velas, y un señor preguntaba a Simón Rodríguez: “¿Por qué estás fabricando las velas”. Y decía: “No queda otra cosa más, dar esta luz a este continente, a esta América”.

Y por eso, señor Presidente Hugo Chávez Frías, y también del admirador Manuelita Sáenz, parte de esta revolución del sueño de Bolívar, y hoy es el sueño de América, de los pobres, de los indios, de los mestizos, es decir de todos los ecuatorianos, ecuatorianas, queremos este cambio para que surja un revolución justa, una revolución equitativa, una revolución para los pobres, una revolución que cumpla con los sueños de Bolívar. Y por eso quisiera hacerle entrega de este retrato, pintado también por el mismo hombre, por Paúl García, aquí está Hugo Chávez, el hombre socialista, el hombre único en el mundo, hoy en esta época ha sido el hombre que ha demostrado que sí es posible para cambiar, sin temblar a los gringos, sin temblar a nadie, sin temblarles, y amarrando el cinturón, teniendo posicionamiento firme sí es posible unir a esta América, sí es posible América y el Caribe.

Asistentes [ovación].

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán Y por eso señor presidente, amigo distinguido del alma, de todo corazón, con amor, con sencillez, queremos entregar esa sangre del indio, esa sangre del pobre, esa sangre del Ecuador, hoy ha demostrado y está cobijando a este continente americano.

Asistentes [aplausos].

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán Señor presidente Rafael Correa Delgado, la Constitución de 1830, que se declaró en Colegio Pedro Vicente Maldonado, en Riobamba, el número 20 que estamos proyectando en este momento y apoyando para la instalación de la Asamblea Constituyente, señor Presidente es un reto de todos los ecuatorianos y ecuatorianas, por eso en este día nosotros los ecuatorianos y las ecuatorianas, y por eso quería medir la popularidad de diputados, como no hay apoyo, ¡fuera los diputados! compañeras y compañeros, distinguidos amigos. Y los diputados honestos, que estamos conscientes de esta Asamblea Constituyente, vamos a apoyar el decreto 00 N° 2, señor Presidente.

Asistentes [aplausos].

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán Ha sido importante este día, que será para todas y todos los ecuatorianos. Señor Presidente es un desafío para el Ecuador, y para todos, y para usted señor presidente, nosotros estaremos, como pueblos indígenas, unidos, mestizos, los pobres, los campesinos, los negros, estaremos respaldando para que cambiemos la transformación que todos queremos y romper esa estructura caduca que nomás ha traído la pobreza, a la migración y desterrar más a la pobreza. Y por eso nosotros vamos a respaldar, señor presidente, las ecuatorianas, los ecuatorianos que estamos convencidos en el cambio, estaremos junto con usted señor presidente economista Rafael Correa.

Asistentes [aplausos].

Prefecto del gobierno provincial de Cotopaxi, César Humajinga Huamán No es justo ver, señor presidente, al Ecuador vaya permanentemente al retroceso por los malos gobernantes, porque no ha habido presidentes que haigan trabajado al país en beneficio del Ecuador. No es posible que 70 por ciento de los ecuatorianos somos pobres, es una vergüenza por los malos gobernantes, 40% vivimos en extrema pobreza, no hay educación, no hay salud, no hay servicios básicos; es una vergüenza para los gobernantes que han pasado, distinguidos amigas y amigos, 12 de cada 100 familias no consiguen el empleo, es una pena distinguidos amigos, 2 millones y medio de ecuatorianos han sido migrantes.

Distinguidos ciudadanos, los militares, los policías, los indios, los campesinos, los medios de comunicación, afro ecuatorianos, todos somos Ecuador; esto es mi país, Ecuador. Por eso le invito en este día distinguidos amigos, amigas, que esta es la adversidad del Ecuador, esta es la plurinacionalidad, este es el multiétnico y por eso queremos flamear esos múltiples colores para hacer ver a América, es decir, aquí estamos presentes distinguidos amigos.

Señoras y señores, finalmente a nombre del Concope, (Consorcio de Consejos Provinciales de Ecuador) a nombre de todos los prefectos del país, hemos decidido en la asamblea del día jueves de la semana anterior respaldar para la constitución de la Asamblea Constituyente. En el tema de descentralización avanzaremos discutiendo. En el tema del presupuesto de Ley de 15% avanzaremos sin discutir, por la unidad también del pueblo pero también para seguir trabajando en el tema de circunscripciones territoriales.

Amigas y amigos muchas gracias. Ecuador-Bolivia-Peru.

Asistentes [aplausos].

Periodista de VTV, Boris Castellano, Evo Morales ataviado con un poncho, la ropa tradicional de Los Andes Suramericanos comienza a dirigir su discurso.

Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales Hermano presidente Correa, hermano Presidente Chávez, a todas las delegaciones concentradas acá, para mí es una gran alegría y un honor estar con ustedes, hermanos indígenas de esta tierra de Ecuador. Sorprendido pero muy contento de esta gran concentración de acto simbólico de entrega de un Bastón de Mando a nuestro hermano presidente Correa y estoy seguro hermano Correa que no nos van a abandonar, no nos vas a abandonar, no va a abandonar a hermanos indígenas de Ecuador. La lucha de los pueblos indígenas es que en algún momento hemos sido abandonados por nuestros intelectuales, por nuestros profesionales, por nuestros patriotas, pero día que pasa van sumándose personalidades, intelectuales, para acabar con las injusticias, para acabar con las desigualdades.

Saludar a los hermanos de Cuba....

Asistentes ¡Bravo!

Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales Digo esto porque antes teníamos un sólo líder: el hermano, el Comandante Presidente Fidel Castro.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales Esa lucha del compañero Fidel, esa lucha del pueblo cubano, quiero decirles desde acá, no ha sido en vano. Esa lucha antiimperialista, lucha anti neoliberal del pueblo cubano, de su comandante, no ha sido en vano, los pueblos siguen sumándose y no solamente los pueblos se suman a la lucha antiimperialista, sino también presidentes como el compañero Hugo Chávez, ahora el compañero Rafael Correa.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales Hermanos indígenas de Ecuador tenemos una enorme tarea, la lucha no termina acá, damos pasos importantes que aún todavía en mi pueblo, yo siento, existe discriminación, existe racismo, no nos asusta, más bien esas luchas internas nos fortalecen, pero sí tenemos enormes responsabilidades como pueblos, como autoridades, como dirigentes sindicales, indígenas, a cambiar Bolivia, a cambiar Latinoamérica, a cambiar a Venezuela, a cambiar desde acá a Ecuador. Y eso está acabando con el modelo neoliberal, y eso es recuperando todos nuestros recursos naturales, nacionalizando los recursos naturales.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales Gracias a la colaboración, cooperación de muchos países, especialmente de Cuba y Venezuela, quiero brevemente decirles hermanas y hermanos de Ecuador, en Bolivia, en nuestro gobierno de menos de un año, Bolivia el año pasado tuvo Superávit, Bolivia desde el año 1970 nunca tuvo superávit fiscal, siempre déficit fiscal y ¿por qué quiero decirles? Porque sin miedo hemos nacionalizado el gas natural, los hidrocarburos.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales Y este año vamos a continuar recuperando otros recursos naturales, pero para eso, no solamente había sido importante ser Presidente, sino tener un pueblo organizado, unido, movilizado para recuperar los recursos naturales, y la lucha de los pueblos indígenas, históricamente ha sido por el poder y territorio; territorio que significa recuperar nuestros recursos naturales.

Hermanas y hermanos de Ecuador, yo quería conocer este pueblo, gracias por la invitación del Compañero de Conahí, del compañero presidente, Correa, vengo acá a conocerlos, saludarlos, así como compartimos en muchos eventos internacionales nuestros debates, esas lucha, esa campaña por 500 años de resistencia indígena popular, tampoco ha sido en vano, saludar a nuestros dirigentes, a nuestros ex dirigentes, estoy viendo al compañero Issa, o compañero Cholango, otros compañeros dirigentes, muchas gracias por permitirme visitar esta gran tierra de Ecuador.

Estoy seguro, compañeras y compañeros que Latinoamérica empieza a liberarse, antes teníamos democracia pero democracias subordinadas, sometidas al Imperio, ahora tenemos democracias liberadoras que van a liberar a todo el pueblo latinoamericano, y es un proceso que hay que continuar junto a otros sectores, trabajadores, clase media, intelectuales, patriotas que sienten por su patria.

Compañeras y compañeros, desearles muchas felicidades, muchas felicidades presidente, convencido compañero Correa que no nos van a abandonar. No queremos gente que nos abandonen en este proceso de cambio. Muchas gracias.

Presentador Tendremos la intervención del excelentísmo señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Chávez Frías.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Queridos compatriotas de esta tierra, tierra sagrada, tierra santa, tierra hermosa del Ecuador. Un abrazo desde el corazón al pueblo ecuatoriano. En primer lugar a esta provincia que tiene tantas raíces de unión con Venezuela, cono decía César, el Prefecto en sus palabras, tantas raíces bolivarianas, tantas raíces de Simón Rodríguez, de lucha, de batalla.

Cotopaxi. Y a todos ustedes, un abrazo, señor presidente, hermano Rafael Correa, presidente electo del Ecuador por voluntad soberana del pueblo ecuatoriano: La voz del pueblo es la voz de Dios.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Señor presidente, hermano, Evo Morales, presidente de la República de Bolivia, señores cancilleres, señor gobernador, autoridades locales de esta bella región, de este páramo, de estas alturas que rozan al cielo, estamos creo que a más de tres mil metros. ¿Cuatro mil? Tres mil doscientos, bueno, vamos para cuatro mil, un saltico más y llegamos a cuatro mil.

Señora de Correa, aquí está la señora esposa...

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Y sus hijos, una linda familia, sus hijas, sus hijos, sus familiares, un gran afecto a todos, un abrazo a los sacerdotes que nos han dado esa oración y ese mensaje espiritual, a todos los bolivianos que están aquí presentes, bolivianos, cubanos, cubanas, venezolanos, venezolanas que me acompañan, en mi delegación. Líderes indígenas de la Conaie y de los pueblos indígenas del Ecuador, de Bolivia, de Venezuela, de nuestra América. A las mujeres, en esta tierra de Manuela Sáenz, la Libertadora del Libertador, mi corazón de patriota para las mujeres heroicas del Ecuador, herederas dignas de la Manuela Sáenz, la rosa roja inmortal, la insepulta bravía, revolucionaria hasta la médula: Manuela Sáenz...

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Vive en este viento y en esta tierra y en este pueblo. Esta tierra de mi general Eloy Alfaro, luchador y mártir y buscador de justicia, saludo como soldado que soy a los dignos soldados del Ecuador, hermanos de arma, camaradas de armas, jefes, oficiales, generales, suboficiales, sargentos y soldados, qué bello ver al Ejército, a los soldados junto al pueblo, mi coronel. Qué bello, pueblo y ejército, pueblo y soldados. Decía Mao Tse Tung, el camarada: “Que el pueblo es al ejército como el agua al pez...” Un pueblo o un ejército sin pueblo es como un pez fuera del agua.

Niñas y niños del Ecuador que nos han alegrado aún más este mediodía, aquí en el Páramo, en Santa Cruz. Aquí estamos en Santa Cruz, que la Santa Cruz de Cristo nos ilumine y nos guíe.

Bueno, yo no voy a hablar mucho, ayer hablé cinco horas, seis horas. Por allá en Nicaragua estábamos Evo y yo y entonces me dan la palabra, como a las diez de la noche y les dije: es muy peligroso que a mí me den la palabra a las 10 de la noche, y ahí estuvimos como hasta la una de la mañana con el nuevo presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el comandante sandinista...

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Venimos a acompañarlos, agradezco la invitación de los pueblos indígenas, la invitación de Rafael Correa, apenas nos invitó en Managua, la invitación nos llegó en Managua, bueno, hicimos todos los cambios de agenda que teníamos para este fin de semana Evo y yo porque teníamos que estar aquí. Cómo decir que no. Cómo decir que no.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Teníamos que estar aquí este día simbólico. Este es un día sagrado, que quede, Correa:

¡Correa, amigo, el pueblo está contigo....!

Todos estamos aquí con Correa. Correa es el jefe...

Asistentes ¡Correa, amigo, el pueblo está contigo!

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Miren, les voy a decir cómo yo conocía Correa, en una Cumbre de Presidentes, no recuerdo ya donde fue de tantas cumbres, en Asunción, entonces, como aquí en Ecuador... uno tiene el alma puesta y la esperanza y el sueño puesto donde debe tenerlo: en Dios y en los pueblos, y siempre tenemos que decir desde el alma que los pueblos son la expresión de Dios. La expresión de Dios, la voz de Dios, el rostro de Dios, ¿que nadie ve a Dios? Vea el rostro del pueblo, ahí está Dios. ¿Que nadie oye a Dios? Oigan la voz del pueblo, ahí está la voz de Dios. Sí, cuando el pueblo llora, llora Dios, cuando el pueblo canta, canta Dios, cuando el pueblo llora, cuando el pueblo batalla, batalla Dios por la justicia, por la igualdad, entonces uno ha pasado por frustraciones, pero bueno, es parte del camino, decía aquel gran científico Edison, el que logró la bombilla, que él alguien le preguntó ¿usted cometió no sé cuántos, mil quinientos errores, equivocaciones antes de llegar a la bombilla, a la luz? Y él dijo, no, no fueron errores, es parte del camino. Cada error no es un error, sino cada error en verdad es una piedra del camino que conduce a la verdad, que conduce a la meta.

Igual, Evo hablaba de Fidel, y uno ve a Fidel por aquí, en las montañas, ese verde de las montañas se parece a Fidel, en su inmensidad, en su verde olivo de batalla, y bueno, Fidel se quedó prácticamente solo, con su pueblo heroico, levantando las banderas de la Revolución y el socialismo cuando cayó la Unión Soviética y cayeron gobiernos progresistas de izquierda, la izquierda fue condenada, fue satanizada, el socialismo bueno, trataron de enterrarlo, pero he allí la grandeza de Fidel, de Cuba, del pueblo cubano, se mantuvieron solos en el medio del huracán, en el medio de la oscuridad, en el medio de la tormenta.

Y luego, vinieron estos años finales del siglo XX. Y luego esta resurrección, porque aquí lo que está ocurriendo, tu lo sabes, Rafael, hermano Presidente, es una resurrección, Evo, han resucitado el pueblo latinoamericano...

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Ha resucitado el sueño de patria, y nosotros: Evo, Rafael Correa, Hugo, no somos sino circunstancias. Como dijo un gran líder colombiano, por aquí veo a unos colombianos, saludamos a Colombia, pueblo de Colombia, pueblo hermano de esta tierra bolivariana.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Peruanos seguramente hay por aquí también, estamos en la misma Patria. Esta fue la Colombia originaria, la Colombia que nació de la espada de Bolívar, y de todos aquellos pueblos que batallaron, los pueblos indígenas que resistieron 300 años el coloniaje.

Asistentes [aplausos]. Alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina. Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina.

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Estamos entonces en eso, en una resurrección, siempre repito una anécdota que me ocurrió con Fidel en la primera cumbre en la que coincidimos Fidel y yo de Presidentes ya, primera Cumbre de Presidentes Fidel y yo, 1999. Y bueno, yo dije unas palabras, fue aquí en Suramérica, creo que en Brasil, y después que yo di unas palabras Fidel me mandó una notita, de su puño y letra y me dice: “Chávez, siento que ya no soy el único diablo en estas Cumbres...”.

Asistentes Viva el Comandante Fidel Castro. Viva el Comandante Hugo Chávez.

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Claro, estamos en tiempo de resurrección y nosotros, entonces, lo que somos, las individualidades que somos apenas una expresión de la grandeza, de la sabiduría y de la conciencia de nuestros pueblos. Yo sólo no valgo nada, sin el pueblo venezolano, ese es el verdadero poder que tiene Venezuela, el pueblo venezolano y Hugo Chávez es apenas la expresión. Decía el colombiano Jorge Eliécer Gaitán, a él me quería referir, al gran líder y mártir del pueblo colombiano, del pueblo latinoamericano, Jorge Eliécer Gaitán lo dijo una vez: “Yo no soy yo, yo soy un pueblo...” Y es verdad. Evo no es Evo, Evo hoy es la esperanza, es el nervio, es el hueso y la sangre del pueblo heroico de Bolivia, de su esperanza, de su batalla, y Rafael Correa hoy, a partir de hoy o a partir de hace ya tiempo pero digamos que a partir de hoy, de mañana, cuando asume aquí simbólicamente como compromiso, delante de los pueblos indígenas que lo vieron recorrer este páramo y estos valles cuando era un muchachito, porque es un muchacho, en ese tiempo era un muchachito, el hecho de que él venga aquí a comprometerse con ustedes, a recibir ese bastón de mando, es una señal de que estamos ante un verdadero líder, de que estamos ante un hombre comprometido con los más pobres, con los más necesitados, y con el pueblo todo del Ecuador, y con la unión de nuestros pueblos.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Rafael Correa es la esperanza, el nervio, la sangre, el pulso del pueblo ecuatoriano. Por eso, me uno a la oración y pido a Dios, al Señor Cristo Redentor, que a partir de este momento acompañe cada segundo a Rafael Correa, que le de coraje, fortaleza, que él lo tiene, y ustedes pueblo ecuatoriano, unidos todos apoyando a este hombre, a este líder del pueblo, a este nuevo líder de la nueva hora de América.

Asistentes [aplausos]. Correa, amigo, el pueblo está contigo. Correa, amigo, el pueblo está contigo.

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías De nuestra parte, yo humildemente, pero con la contundencia de estas montañas, vengo, a nombre de millones y millones de venezolanos, a nombre del pueblo de Bolívar, a nombre de aquella nuestra República Bolivariana, de nuestro gobierno y de nuestro pueblo, a ponerme y esto no es un mero cumplido, sepan que esto no es palabra hueca, retórica, Venezuela se pone a la orden del pueblo ecuatoriano. Hugo Chávez se pone a la orden de Rafael Correa.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías José Martí lo dijo un día cuando vino a Caracas por allá por 1880... un gran bolivariano fue José Martí, mártir y apóstol cubano revolucionario, y entonces dijo Martí despidiéndose, porque lo expulsaron de Venezuela, el gobierno de entonces lo expulsó por sus posiciones revolucionarias, Martí lanzó la frase: “Deme Venezuela en qué servirla y tendrá en mi un hijo...” Yo tomo prestada la palabra inmensa de José Martí para decirlo: Déme Ecuador en qué servirla y tendrá en mi un hijo, que es lo que me siento, de la nación latinoamericana, porque nosotros somos una sola nación. Eso se lo he oído decir a Rafael Correa varias veces desde que lo conocí allá en la Cumbre de Paraguay. Estábamos allí en la mesa redonda de presidentes y había ocurrido aquí en el Ecuador lo que sabemos ocurrió, una decepción más, de las tantas que el pueblo ha sufrido a lo largo de estos últimos siglos en América Latina, y Rafael estaba recién nombrado ministro de Finanzas, de Economía del gobierno del doctor Palacios, presidente del Ecuador, desde aquí yo le saludo, con respeto y con cariño y Correa humildemente, de repente yo estoy sentado y siento que un hombre se arrodilla a mi lado ahí, porque estábamos sentados, él se arrodilló ahí rápido a entregarme un papelito y una tarjetita y yo le digo, muchacho ¿quién eres tú? Y me dice: “Presidente, yo soy el ministro de Finanzas del Ecuador...” Me paré, le di un abrazo y tal, y bueno, lo invitamos a Caracas, con unas ideas que ya él traía, unas ideas de integrarnos. Luego no pudimos, luego él salió del gobierno y luego un día me enteré que iba a ser candidato presidencial. Le dije a mi madre: Mamá, Rafael Correa va a ser presidente del Ecuador, seguro. Me lo dice el aire, me lo dice el viento, allá fue un día a Barinas, ya de candidato presidencial, fuimos a casa de mi madre y mi padre, se metió a la cocina, nos metimos a la cocina, comimos queso con tajada y plátano, y me dijo mi madre: “¿Ese es Rafael Correa?” Sí, mamá, ese es. “Es un muchachito”....

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Y me dijo, pero me dijo mi madre: “Se le ve el alma en el rostro. Va a ser presidente del Ecuador”.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez El alma de un pueblo humilde.

Bueno, yo prometí no hablar más que Evo, lo que pasa es que Evo habló ¿cuánto, 20 minutos?

Miren compañeros, compañeras, aquí el que tiene que hablar es Rafael. Vamos a oír a Rafael Correa. Yo me pongo a la orden y sólo ya tendremos tiempo a partir de hoy mismo, nosotros nos vamos a quedar aquí mañana y pasado mañana y vamos a firmar los primeros convenios de cooperación entre Ecuador y Venezuela, la integración, como ya firmamos con Bolivia y no sólo que vamos a firmar, es que vamos a hacer realidad todos los convenios de integración política, el ALBA. Hemos invitado al gobierno de Correa, del compañero Correa a integrarse a la Alternativa Bolivariana para los pueblos de nuestra América, un mecanismo de integración, el ALCA ¡Al carajo! EL ALBA se levanta. La verdadera integración de los pueblos.

Bueno, integración política, integración social, nosotros somos, como dice Rafael, una sola Nación. Por eso hablar de Comunidad de Naciones ¡No! Estamos partiendo ahí de un error, nosotros somos una sola nación: Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia, Venezuela, y más allá, somos una sola nación. Recuperamos la conciencia de la gran nación porque de la gran nación y la conciencia grannacional saldrá la gran patria, saldrá la unión de las repúblicas que hemos venido conformando y que estamos refundando porque en Venezuela no había República, hace siete años la refundamos con la Asamblea Constituyente. Asamblea Constituyente, el único camino pacífico para refundar la República, para hacer las transformaciones económicas, sociales...

Asistentes Constituyentes. Constituyente.

Presidente Chávez No hay otro camino, el otro camino ¿saben cuál es? Para hacer transformaciones, el otro camino no lo queremos, el camino de los fusiles, ese es el otro camino. Hace 30 años la oleada de la violencia recorrió el Continente, la guerra, no queremos la guerra armada, el Ché Guevara murió batallando allá en La Higuera, buscando el camino, con el fusil en la mano, hombre de esta tierra y revolucionario de esta tierra, ellos cumplieron su papel, hoy, hoy es la hora del poder constituyente. Démosle salida al poder popular constituyente y evitaremos violencia, eliminaremos la violencia, y abriremos el cauce hacia la justicia, hacia la igualdad, y hacia la paz. Ese es el único camino de la paz. Por eso deseo, con todo mi corazón éxito en el camino constituyente del Ecuador.

Bolivia está en pleno proceso constituyente y vean ustedes como la extrema derecha hace todo y hará todo para tratar de impedir el éxito constituyente. Estoy seguro que se impondrá la fuerza del pueblo, la conciencia del pueblo y la moral del pueblo, y habrá constituyente y habrá refundación de república, y volveremos a tomar el camino de la unidad. Desde Venezuela decimos Confederación de Repúblicas Bolivarianas, Suramericanas, como las llamemos, pero debemos marchar hacia la unión política, proyecto de Bolívar, proyecto de Sucre, proyecto de Alfaro, Proyecto de San Martín, Proyecto de Artigas, Proyecto de todos ellos, de Martí, de Sandino, ahora que venimos de Nicaragua, Proyecto de Sandino, Proyecto de Emiliano Zapata, Proyecto de Pancho Villa, pero siempre se impuso el proyecto imperialista norteamericano ¡Abajo el Imperio Norteamericano! ¡Arriba la unión de los pueblos de América Latina!

Asistentes Abajo.

Presidente Chávez La unidad, sólo la unión nos hará libres, mientras no nos unamos de verdad, estaríamos condenados a la servidumbre, al atraso, a la pobreza, unámonos, seamos libres y convirtamos esta inmensa región en lo que soñó Bolívar, la más grande nación del universo, más por su virtud y por sus luces que por las grandes riquezas; más por la virtud y la moral de su pueblo que por las grandes riquezas que tiene en su seno. Bolívar, y termino así, cuando moría defraudado, expulsado y traicionado y solitario en Santa Marta, Bolívar lo dijo: “El gran día de los pueblos de nuestra América aún no ha llegado...” Debieron pasar, Rafael Correa, compañero y hermano, debieron pasar, Evo Morales compañero y hermano, debieron pasar hermanas y hermanos, 200 años. 200 años después aquí estamos como dice la Biblia en el Eclesiastés: “Todo lo que va a ocurrir debajo del sol tiene su hora...” Anótenlo, está escrito: Llegó la hora de la liberación de los pueblos de la América Latina, llegó la hora de nuestra Patria grande.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Que Dios bendiga al Ecuador, que Dios bendiga a Bolivia y a todos los pueblos, que Dios Bendiga a Evo, que Dios bendiga, especialmente hoy, a Rafael Correa, hermano, camarada, presidente, líder, mi comandante, muchas gracias.

Asistentes [aplausos].

Presentador ¡Viva América Latina!

Asistentes !Viva!

Presentador ¡Viva la unidad de los pueblos!

Asistentes !Viva!

Presentador Llega la justicia y llega la hora. Aquí está el compañero Rafael Correa Delgado, presidente del Ecuador.

Presidente Electo del Ecuador, Rafael Correa Taitakuna Padrecitos, Taitakuna, Mamakuna, guambrakuna, cuitzakuna, yu kaka, ashka cushillá mi kanika, hay rato. Shaiman tan yuka, kan kuna guan mi kani. Yu kaka zumba guapikani.

Asistentes ¡Bravo!

Presidente Electo del Ecuador, Rafael Correa Mashikuna, ñukashungo, cancunaguán mikan, ñuca gobierno. Gobierno indiginapak kan. Mi gobierno será el gobierno de los indígenas compañeros. Qué feliz me siento hermanos presidentes, compañeros, compañeras presentes. Qué feliz me siento de estar en esta tierra tan querida para mí, mi segunda tierra, donde viví meses maravillosos, conocí gente extraordinaria, donde tengo amigos entrañables, y donde hice mi mejor postgrado. Ustedes saben como los más inútiles tenemos que estudiar más para aprender he podido estudiar en Europa, en Estados Unidos, pero sigue siendo mi mejor postgrado Zumbawa, donde aprendí a conocer a nuestros hermanos indígenas, donde pude trabajar con ellos, vivir con ellos, conocerlos. Qué feliz, qué feliz se sentiría Monseñor Leonidas Proaño al ver este mosaico de colores, al ver a sus queridos indígenas levantándose, diciendo presente.

Tengan la seguridad que el 26 de noviembre, hermanos y hermanas, la historia también. No estamos hablando de reformitas, no estamos hablando de hacer menos mal lo mismo que se ha venido haciendo. Como lo dijimos en su momento, la Patria vuelve, vuelve para todos, vuelve para los indígenas, vuelve para los migrantes, vuelve para los pobres, vuelve para los excluidos.

Qué feliz y seguro que nos está mirando, se sentiría y seguramente se siente el Libertador Simón Bolívar, al ver lo que está pasando en esta América Mestiza, en esta América Morena, esta América Indígena ¿quién iba a pensar hace diez años el milagro que ha ocurrido? Cuando estábamos en plena y oscura noche neoliberal, cuando los íconos de América Latina eran Bill Gates, Iacoca, y tanta gente que nos ponían como ejemplo de éxito en base a los millones que habían hecho. Hoy, los íconos de América Latina vuelven a ser los que siempre debieron ser, ese gran americano, el más grande americano y hablo no sólo de América Latina, sino de la América anglosajona, el más grandes americano de la historia, don Simón Bolívar, ese Eloy Alfaro, ese comandante Ernesto Ché Guevara, ejemplo máximo de sacrificio, de entrega a los demás...

Asistentes [aplausos].

Presidente Electo del Ecuador, Rafael Correa Hoy vuelven los íconos que siempre debimos tener y como un milagro, se han derrumbado los gobiernos serviles, las democracias de plastilina, el modelo neoliberal, y ha empezado a surgir esa América Latina altiva, digna, soberana, justa, socialista del siglo XXI compañeros.

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa Y ahí tenemos esos presidentes y esos gobiernos amigos y hermanos, compañero Hugo Chávez en Venezuela, Fidel en Cuba, Evo Morales bienvenido hermanos cubanos, gracias por todo el apoyo a mi gente, no saben cuánto les agradecemos, Evo Morales en Bolivia, pero también ese sencillo obrero metalúrgico en Brasil el compañero Lula Da Silva, compañero, ex Tupac Amaro Tabaré Vásquez en Uruguay, Néstor Kirchner en Argentina, Michelle Bachalet en Chile, Daniel Ortega en Nicaragua ¡Cómo ha cambiado América Latina! y seguirá cambiando porque lo que vivimos no es una época de cambios es un cambio de época, el servilismo, el entreguismo están siendo tirados no por Evo, no por Hugo, no por Néstor Kirchner, no por Rafael Correa están siendo tirados por los pueblos de América Latina, donde siempre debieron estar, al basurero de la historia, la noche neoliberal está llegando a su fin y como dijo el gran Eloy Alfaro mientras más oscura y densa es la noche, más cerca está el amanecer y el amanecer ha llegado, América Latina no está viviendo una época de cambios, está viviendo un cambio de época. Gracias a ustedes hermanos y hermanas, gracias a los pueblos latinoamericanos el nuevo día ha comenzado, esa aurora, ese amanecer de patrias más justas, más soberanas, más dignas. Que feliz se sentirían nuestros próceres, seguramente se sienten porque están rondando, están rondando en estos paisajes andinos, ya lo dijo, ya lo cantó el gran poeta Pablo Neruda hermano chileno, Premio Nóbel de Literatura “...el espíritu de Bolívar despierta cada 100 años cuando despierta el pueblo” ¡y América Latina ha despertado! Y el espíritu de Bolívar ronda en esa América Latina, la Espada de Bolívar ¡Camina en América Latina! pero aquí también tenemos otra espada la del viejo luchador Don Eloy Alfaro, que camina en Ecuador para decir “No más servilismos” hagamos una verdadera revolución democrática, constitucional pero revolución, no medias tintas, cambio radical, profundo y rápido del modelo vigente de tanta explotación, de tanta injusticia.

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa Ya ganamos una extraordinaria batalla en noviembre 26, contra todos los pronósticos, contra todas las posibilidades. Ustedes hermanos y hermanos, porque esa no fue la victoria de Rafael Correa, como decía Hugo, nosotros somos transitorios, somos una casualidad, no son hombres los que sacan a los pueblos adelante, son los pueblos mismos. Nosotros somos simples instrumentos a lo sumo, simples coordinadores del cambio pero el cambio son ustedes hermanos y hermanas. Ya en noviembre 26, ganamos la primera batalla, logramos lo imposible escribir una gesta heroica, histórica al vencer millones de manos anónimas a los millones de dólares corruptos que quisieron comprarnos, que nos confundieron con un pueblo de mendigos, que creían que nuestra dignidad tenía ¡cómo se dieron con la piedra entre los dientes! ¡qué paliza que el pueblo ecuatoriano le dio a la oligarquía y a los vende patrias! Pero habíamos dicho la lucha recién empieza, dijimos: “para volver a tener patria”, ese fue nuestro lema de campaña, palabras del gran Benjamín Carrión, hace 30 años ya las dijo Benjamín Carrión, dijimos: “la Patria vuelve”. Hoy, gracias a Dios y gracias a ustedes la patria ya es todos pero el camino recién empieza, hay muchas batallas más para vencer.

La segunda gran batalla es esa asamblea nacional constituyente...

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa Para reformar estas estructuras caducas que no dan más, para acabar con los pseudos dueños del país, con los gobiernos fácticos, con los poderes fácticos que tanto daño nos han hecho. Están arrinconados, están asustados, saben que la asamblea va porque va, la consulta popular es un derecho que nadie no los puede quitar, que no... para el cual no tenemos que pedirle permiso a nadie. Por eso sigue siendo nuestra postura firme que el decreto 002 el día de mañana será ordenar en uso de las atribuciones que la Constitución confiere al presidente de la República, ordenar la consulta popular para que ustedes, el soberano, se pronuncie por la asamblea nacional constituyente.

Asistentes ¡Constituyente! ¡Constituyente! ¡Constituyente!

Presidente Correa Sin embargo, hermanos y hermanas mi deber como presidente, mi deber como estadista es lograr los objetivos sociales, es cumplir su mandato, el mandato de cambio profundo porque yo soy un simple mandatario el que recibe el mandato de parte de ustedes que son los mandantes, mi deber es cumplir ese mandato con el menor costo posible. Sabíamos que íbamos a vencer, sabíamos que la consulta iba a pasar porque no pueden oponerse a más del 80 por ciento del pueblo ecuatoriano. Pero también sabíamos que íbamos a tener que hacer demostraciones de fuerza, rodear el Tribunal Supremo Electoral con 10 mil, 15 mil, 20 mil personas para que cumplan la voluntad del pueblo ecuatoriano y no la voluntad de los caciques de los partidos políticos. Esa era riesgoso, alguien de mala fe... ustedes saben cómo es la derecha, cómo es nuestra oligarquía podría haber disparado a la muchedumbre y tener una calamidad.

Por eso cuando un partido quiso abandonar la mayoría anti constituyente, le dimos una seña para que venga con la voluntad del pueblo ecuatoriano no es que confiamos en esa gente ¿quién puede confiar en un tipo como Lucio Gutiérrez?

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa Sabemos que cualquier momento nos puede traicionar a nosotros también. Pero si destruyendo esa mayoría anti constituyente en el congreso nacional, pacíficamente podíamos lograr la consulta popular y la asamblea era mi deber hacerlo. No hemos claudicado como por ahí dicen los medios de comunicación sensacionalistas, no hemos claudicado un ápice si seguimos enviando la consulta al Tribunal Supremo Electoral, no hemos reconocido que hay que pedirle permiso al congreso, lo único que he cedido a hacer es que en el decreto pongo también “envíese al congreso nacional para su conocimiento” no para pedirles permiso ni nada por el estilo.

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa De esa forma hemos lograd ganar la segunda batalla sin lanzar una sola piedra, la consulta popular ya es un hecho compatriotas ¿se acuerdan, se acuerdan los agoreros del desastre que decían que estamos conduciendo al país a una guerra civil? Que decían que se iba a producir un choque de trenes ¡no! lo que había es la locomotora del pueblo ecuatoriano y trencitos insignificantes atravesados en las rieles del futuro del progreso. Pero hemos logrado esa consulta sin que lance una sola piedra y sin claudicar en absolutamente nada compatriotas.

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa Sin embargo, compatriotas falta la tercera batalla la consulta va y sabemos que va arrasar pero de ahí a las elecciones de asambleístas y a controlar las fuerzas progresistas populares, democráticas, nacionalistas ¡esa asamblea! Ya ustedes saben hay los lobos que se quieren disfrazar de ovejas para también recibir el voto en esa asamblea. Así es, aquél que hace tres días botó a su propia esposa del congreso nacional porque su esposa, una mujer digna, apoyaba la asamblea, hoy supuestamente la apoya. No crean que somos ingenuos, no confiamos en esas víboras, en esos traidores ¡no confiamos! Sabemos lo que son pero cuidado después engañan al pueblo ecuatoriano y para obtener el voto dicen: “También apoyamos la asamblea”, la apoyaron porque no les quedaba más, porque se les caían los pantalones de miedo, por eso es que la apoyan peor jamás quisieron estar con ella. No nos olvidemos, no tengamos memoria frágil, hay que vencer mayoritariamente en la asamblea, controlarla con el 70, 80, 90 por ciento de los asambleístas y mucho cuidado con esos lobos que hoy se quieren disfrazar de ovejas, los tenemos que aguantar en una mayoría que no es del gobierno. Nosotros no tenemos un solo diputado ¿pero para qué? para lograr pacíficamente la consulta, pero con esa gente ni a misa, con traidores ¡jamás compatriotas!

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa Compañeros, compañeras que alegría estar aquí y ver esto que se puede llamar la resurrección de los pueblos de América Latina. la resurrección de una patria que estaba secuestrada por mafias, por poderes mezquinos intereses que traicionaban las voluntades populares. A nosotros, a Evo, a Hugo a quien les habla nos ha tocado el privilegio de estar al frente de estos procesos pero hoy quiero y agradecer a tanto héroe anónimo que ha ayudado a construir esta esperanza, que ha ayudado a rescatar a nuestra gente. Créanme que algunas veces me siento hasta mal porque siento que brillo mucho e ilumino poco, bienaventurados aquellos que iluminan sin brillar y entre nuestra gente, entre nuestro pueblo hay millones de héroes y heroínas anónimos y anónimas que iluminan mucho brillando muy poco. Permítanme recordarlos sobre todo aquellos que han hecho tanto por esta tierra tan querida de Zumbahua, aquí están los padres salesianos, el padre Javier Errán, el padre Gigi, el padre Marcelo, salesianos que han dado su vida por trabajar con nuestros indígenas, por sacar adelante a Zumbahua y cuánto han hecho, cuánto ha cambiado Zumbahua, cuánto ha cambiado la mentalidad de nuestros jóvenes indígenas en estos últimos 20 año, ahí están también las madres que trabajan en Zumbahua, no se si siguen siendo las Lauritas ¿siguen siendo las Lauritas? Lauritas muchísimas gracias por todo lo que hacen, que el espíritu y Don Bosco, padre Javier, padre Gigi, padre Marcelo nos acompañé y me acompañé a mi en esta tarea tan dura de dirigir el gobierno.

Aquí están amigos y amigas que me han servido como ejemplo de vida, que no les gusta que los nombre, se me van a poner bravísimos, pero yo quiero nombrarlos porque ojalá tuviéramos millones de jóvenes que escogieran la misma opción que ellos escogieron, aquí esta Berta hermana italiana que lleva ya casi 30 años trabajando en Zumbahua por la mujeres de Zumbahua, párate Berta para que te conozcan, es ecuatoriana de corazón.

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa Aquí está otro ejemplo de vida, Mauro Legui que tampoco le gusta que lo nombren, pero saben quién es Mauro, hace ya 30 años vino con su esposa una santa por su trabajo y por aguantar a Mauro, María, a trabajar por los indígenas, vino de su cómoda Italia, pero una cosa es que yo escoja venir a trabajar para mi fue una curiosidad ¿verdad? un año venir a trabajar, otra cosa es venir a vivir y otra cosa también es que mis hijos nazcan aquí que se eduquen con los indígenas, que se eduquen en las escuelas del pueblo, escuelas públicas, eso es un verdadero compromiso, testimonio y servicio a los demás, gracias Mauro, gracias María, gracias a todos los voluntarios de la organización Mato Grosso, así se llama la organización a la que pertenece Mauro, gracias compañeros dirigentes indígenas, Cesar, Rodrigo, tanta gente que en su lucha diaria, les insisto, iluminan mucho brillando muy poco. Bienaventurados aquellos que iluminan sin brillar.

Finalmente un mensaje para ustedes hermanos y hermanas indígenas, llegó la hora, llegó la hora de los pueblos indígenas, no son en Ecuador en toda América Latina, aquí tenemos al primer presidente indígena de la historia de América Latina.

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa El hermano Evo no es sólo presidente de Bolivia, presidente de los pueblos indígenas de América Latina compañeros.

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa Y ejemplo obviamente para todos nosotros, hermanos, hermanas indígenas wuaykikuna, panicuna, llegó la hora, nuestro gobierno será su gobierno, pero como dice el refrán hermanos y hermanas: Ayúdate que yo te ayudaré. También es necesario que ustedes se exijan más compañeros, superemos las divisiones (palabras en idioma indígena) no caigamos en la trampa de los imperios, de los grupos de los grupos de poder, de las elites entreguistas, hoy debemos, deben estar más unidos que nunca, busquemos la unión del movimiento indígena, busquemos la unión de los pueblos indígenas.

Así también compañeros recuerden, depende mucho de ustedes, el traguito machikuna, sean más exigentes, no caigan en esas trampas del licor que tanto daño nos han hecho, de cuidar a las Warmis, cuidado con el maltrato a la Warmis machikuna, a las mujeres, ustedes también deben corregir las injusticias que existen dentro del movimiento indígena y juntos finalmente podemos superar la postergación de V siglos de los pueblos indígenas del Ecuador.

Compañeros, compañeras lo que ocurrió en noviembre 26 no fue una elección más, fue un verdadero cambio histórico, una nueva historia ha comenzado, esa patria nueva ha comenzado, juntos lo podemos lograr, algunas veces cuando camino, cuando paso entre ustedes me gritan ¡Rafael no nos defraudes! y entiendo bien ese pedido, hemos sido defraudados demasiadas veces, hemos tenido demasiados traidores, demasiados impostores, yo no tengo alma de traidor compañeros, yo no soy impostor ¡Jamás les fallaré! Escúchenme ¡Jamás les fallaré!

Asistentes [aplausos].

Presidente Correa Pero les recuerdo, esto no es labor de un hombre o de un gobierno sino de todo un pueblo, así que de igual manera les pido, les exijo, les ruego, jamás me fallen ustedes ¡Solo juntos venceremos, hasta la victoria siempre! Hermanos y hermanos Dios bendiga Zumbahua, Dios bendiga la patria, Dios bendiga a la América Latina ¡Hasta la victoria siempre!