13/04/2009. Discursos y Alocuciones. Comandante Presidente. Avenida Urdaneta, frente al Palacio de Miraflores, parroquia Catedral municipio Libertador Caracas, Distrito Capital, Venezuela.

Intervención del Comandante Presidente Hugo Chávez en la conmemoración del VII aniversario del 13 de abril Día de la Gran Revolución de abril

Alcalde del Municipio Libertador, Jorge Rodríguez ¡Queremos ver a Chávez!, mandaba el pueblo de Caracas, a esta hora, en esta avenida, frente al Palacio de Miraflores, como gritaba el resto del pueblo venezolano, rodeando los cuarteles: en Maracay, en Maracaibo, en Valencia, en Puerto Ordaz, en toda la extensión de la geografía venezolana.

¡Queremos ver a Chávez!, mandaba el pueblo de Caracas, el pueblo de Venezuela, y con ese grito sublevado el pueblo venezolano el 13 de abril 2002 derrocó la sangrienta dictadura de Pedro Carmona Estanga.

El pueblo bravo de Venezuela, con ese grito: ¡Queremos ver a Chávez! reconquistó la libertad, restituyó la vigencia de la Constitución, rescató a Chávez y rescató la democracia, la justicia y la libertad en Venezuela.

A siete de aquella gloriosa gesta de este pueblo, conmemoramos la victoria, celebramos este triunfo y la ratificamos al comandante Hugo Chávez.

¡Queremos ver a Chávez! ¡Queremos oír al líder del pueblo venezolano! Quien está en comunión con el pueblo de Venezuela, quien guía este proceso revolucionario con el espíritu de combate, de unidad, de lucha del 13 de abril 2002, espíritu con el cual avanzamos cada día en la construcción del socialismo bolivariano en democracia, con justicia y libertad.

¡Queremos oír! ¡Queremos ver al comandante de la Revolución venezolana! ¡Al comandante Hugo Chávez!

Asistentes [ovación]

[Cadena nacional de radio y televisión]

[Interpretación del Himno Nacional de la República Bolivariana de Venezuela: Gloria al Bravo Pueblo]

Asistentes [aplausos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Gracias muchachos y muchachos.

¡Viva Venezuela!

Asistentes ¡Viva!

Presidente Chávez ¡Que viva la Revolución socialista!

Asistentes ¡Que viva!

Presidente Chávez ¡Que viva el 13 de abril!

Asistentes ¡Que viva!

Presidente Chávez ¡Que viva el pueblo venezolano!

Asistentes ¡Que viva!

Presidente Chávez ¡Que viva la Fuerza Armada Nacional!

Asistentes ¡Que viva!

Presidente Chávez ¡13 de abril! Estamos en cadena nacional de radio y televisión.

Asistentes [algarabía].

Presidente Chávez Cadena nacional, desde aquí, desde este histórico lugar, la avenida Urdaneta, hasta allá ¡puente Llaguno!, ¡puente Llaguno y más allá!, aquí frente al Palacio del pueblo, en Miraflores.

Un saludo desde mi corazón, un saludo profundo al pueblo venezolano en este día.

Un saludo lleno de amor, de compromiso, ¡de batalla, de vida y de victoria! ¡Nosotros venceremos! ¡Nosotros estamos venciendo! ¡Y venceremos definitivamente!

Asistentes [ovación].

Presidente Chávez Venceremos a las fuerzas que representan el imperialismo, por dentro del país y desde fuera.

Venceremos definitivamente a la obscena burguesía nacional, ¡arrastrada a los intereses imperiales!; ¡grosera!, ¡llena de odio!

Yo hace poco le decía, en Teherán, al presidente Ahmadineyad, y él me decía que eso estaba escrito en el Corán, que era un pasaje del Corán, porque yo le decía algo que voy a repetir aquí, la oligarquía venezolana, la burguesía venezolana sigue llena de odio. Bueno, con su odio se irán a la tumba el día que les toque irse a la tumba. ¡Nosotros seguiremos viviendo de amor! Porque vivimos de amor y para el amor.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Esa es nuestra vida, signada por el amor, a la Patria, el amor al pueblo, el amor a nuestras raíces, a nuestra propia identidad; el amor al ser humano, a lo que representa el ser humano. Y eso se llama socialismo.

Bueno, nosotros venceremos, y estamos obligados a seguir venciendo.

Les doy un saludo a todos, estos miles y miles de camaradas, compatriotas, que se han venido a concentrar este día de hoy aquí en la avenida Urdaneta, y por las calles de Caracas, conmemorando el séptimo aniversario del día de la gran Revolución de abril, la gran Revolución del 13 de abril, porque eso fue lo ocurrió aquí, fue una gran jornada revolucionaria.

Un saludo a los consejos comunales, un saludo a la juventud bolivariana y revolucionaria, ¡a los estudiantes!

Asistentes [algarabía].

Presidente Chávez ¡Un saludo a los trabajadores!

Asistentes [algarabía].

Presidente Chávez ¡A la clase obrera! ¡Un saludo a todos los patriotas! ¡A los campesinos! ¡Un saludo a los pueblos indígenas! ¡Un saludo a los militares venezolanos, que aquí están junto al pueblo!, como hace siete años.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez ¡Y para siempre! Y yo que soy soldado, siempre estaré recordándoselo a los soldados de la Patria, nuestro papel está y estará para siempre al lado del pueblo, ¡más nunca la grosera oligarquía venezolana utilizará a los soldados contra el pueblo!, ¡más nunca ocurrirá eso en la Patria de Simón Bolívar!

Asistentes ¡No volverán! ¡No volverán! ¡No volverán!

Presidente Chávez ¡Un saludo a las mujeres venezolanas!

Asistentes [algarabía].

Presidente Chávez ¡Luchadoras mujeres! ¡A las madres! ¡A las abuelas! ¡A los niños y a las niñas de la Patria! Que para ellos es todo este esfuerzo, toda esta batalla, y todas las victorias que hemos tenido, y todas las victorias que obtendremos están dedicadas y estarán dedicadas a nuestros hijos, a nuestros nietos, porque de ellos es la Patria futura.

Bien, un saludo a todos nuestros invitados especiales, de otros países, que acompañan al pueblo venezolano este día de hoy, de aniversario, de conmemoración, de esperanza, de fortaleza, de fe; un día del pasado, pero sobre todo un día del futuro: ¡13 de abril!

Yo, como ustedes saben, apenas vengo llegando, hace unas horas, de una gira un poquito larga, de dos semanas, que nos llevó por distintas regiones del mundo, pues le dimos la vuelta al mundo. Salimos hacia el Este, por Europa, el Oriente Medio, después nos fuimos hasta el Japón, China, y después nos vinimos por el Pacífico: Canadá, Estados Unidos, Cuba, y llegamos el día sábado por la tarde, y todavía ando un poco “turuleto”. Porque uno anda con el horario y el reloj todavía alterado, y según los que saben de estas cosas una semana más o menos hace falta para que el cuerpo vuelva a acostumbrarse a nuestra rutina horaria.

Pero fue una gira de grandes logros, de grandes avances, de grandes avances.

Una serie de contactos, de reuniones, de encuentros con jefes de Gobierno, de todo el mundo. Allá en Qatar, en el Oriente Medio, sostuvimos reuniones con un gran conjunto de presidentes del mundo árabe, de América Latina.

Entre otras cosas les quiero recordar, les quiero informar, que se ha confirmado, para el segundo semestre del año, de este mismo año, una cumbre aquí en Caracas que va a tener gran importancia, sobre todo por los momentos que se viven en el mundo, es una cumbre de presidentes, jefes de Estado, jefes de Gobierno, de los países del África, de toda el África, con los presidentes de los países de América del Sur.

Es la segunda ocasión que ocurre un encuentro de estas dimensiones, y ustedes saben muy bien, debemos recordarlo siempre, que nosotros tenemos en nuestras raíces una profundad, una profunda identidad con el África, nosotros no somos nosotros sin el África, sin la liga mágica de los pueblos del África, con los pueblos aborígenes de nuestra tierra.

Ese fue uno de los avances importantes de los encuentros que sostuvimos con —entre otros— el presidente de la República Socialista de Libia, el coronel Muammar Al-Gaddafi, un gran líder africano; con otros líderes del África, con presidentes de países que sostiene una intensa lucha contra el imperialismo, contra las fuerzas hegemónicas que pretenden (algunas todavía) dominar al mundo.

Sostuvimos una reunión con el presidente del Líbano. Otra con el presidente de la República de Siria, un buen amigo el presidente Bashar Al-Assad. Pueblos árabes, pueblos profundos.

El presidente de la Autoridad Palestina. Y allá en el corazón del Oriente Medio ratificamos nuestro apoyo a las luchas del pueblo heroico de Palestina, y de los pueblos árabes.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez El pueblo venezolano debe estar siempre alerta y bien informado, bien informados debemos estar acerca de los conflictos que ocurren en el mundo, para continuar apoyando, no sólo de palabra sino con hechos, con solidaridad efectiva, sustantiva, a los pueblos que luchan por desprenderse de las tiranías y de los imperios, como el pueblo palestino, el pueblo sirio, el pueblo del Líbano además.

Como lo sabemos, aquí en Venezuela convive con nosotros, y ya es parte de la Nación venezolana, una inmensa comunidad árabe siria, árabe palestina, árabe libanesa. Y a ellos aprovecho para ratificarles nuestro apoyo, y esta tierra es su Patria, la Patria venezolana es Patria para esos pueblos que luchan por su dignidad, por su liberación.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Fue muy interesante la cumbre de países árabes con países de América del Sur. Y sobre todo en estos momentos de la dinámica geopolítica del mundo.

Aquí al frente tengo un grupo de cadetes que nos acompañan. Vamos a darles un saludo y un aplauso a los cadetes de la Academia Militar.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez ¿Dónde están los de la Academia?

Cadetes de la Academia Militar ¡Presente mi comandante en jefe!

Presidente Chávez Los cadetes de la Escuela Naval.

Cadetes de la Escuela Naval ¡Presente mi comandante en jefe!

Presidente Chávez Los cadetes de la Escuela de Aviación.

Cadetes de la Escuela de Aviación ¡Presente mi comandante en jefe!

Presidente Chávez Los cadetes de la Efofac.

Cadetes de la Efofac ¡Presente mi comandante en jefe!

Presidente Chávez ¡Ajá! Vamos a ver cómo sale el grito con todos los cadetes. ¡Patria, socialismo...!

Cadetes ¡O muerte!

Asistentes ¡Venceremos!

Presidente Chávez ¡Venceremos!

Vamos a darles un aplauso a esos cadetes soldados, hijas e hijos de nuestro pueblo.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Cadetes de la Patria buena y de la Patria nueva, cadetes del pueblo. ¡Cadetes de la Revolución! ¡Cadetes para el socialismo!

Esta gira, pues, como les vengo contando, estuvo llena de vivencias, llena de avances y de logros.

Luego nos fuimos a visitar y a trabajar intensamente en Teherán, ahí en el corazón de Persia, en la República Islámica de Irán, con el presidente Ahmadineyad. Por cierto que pronto vendrá visitarnos una vez, el próximo mes de mayo viene a visitarnos, como producto de las reuniones que hicimos allá, una vez más, el presidente de Irán.

Revisamos los convenios estratégicos que estamos adelantando, y también desde Teherán, y desde aquí lo repito, y a nombre de todo nuestro pueblo, vaya nuestra palabra de apoyo, de solidaridad, al pueblo de Irán, que sigue resistiendo amenazas y agresiones del imperialismo.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Sólo porque es un pueblo que levantó las banderas de su libertad, de su liberación, a través de una gran Revolución. Como el pueblo venezolano lo ha hecho y lo seguirá haciendo.

Muy importante el apoyo que Irán le está dando a Venezuela. Para poner un solo ejemplo allá está la fábrica de tractores, en el estado Bolívar, los tractores Veniran, y hemos acordado acelerar la transferencia tecnológica; y ahora vamos a montar una nueva línea de producción de tractores para nuestros productores, para nuestros campesinos. Y más adelante Venezuela podrá incluso colocar en otros países parte de esa producción.

Venezuela va a ser una potencia en este continente. ¡Y eso nada ni nadie lo impedirá! ¡Una potencia económica! ¡Política! ¡Moral! ¡Social! ¡Científica-tecnológica!

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez ¡Ah! Venezuela estaba condenada, muchachos cadetes y muchachas cadetes, cuando yo era cadete y después oficial muy joven Venezuela estaba encadenada, Venezuela estaba dominada, Venezuela estaba esclavizada y partida en pedazos, debilitada, Venezuela era una nación minusválida que no podía caminar con sus propios pies, la arrastraban a la patria y por eso fue que un día decidimos irnos a la rebelión con el pueblo y para el pueblo el 4 de febrero de 1992.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Venezuela estaba, como ya lo dije, subordinada a los poderes extranjeros y un país subordinado a los poderes extranjeros jamás, jamás podrá conseguirse consigo mismo, jamás podría establecerse ningún proyecto nacional de desarrollo, mucho menos jamás podría un país dominado desde el exterior y dominado por la burguesía, esta burguesía apátrida y llena de odio, jamás podría plantearse un país ser potencia en el mundo, ahora que somos libres, ahora cuando nos hemos liberado de las garras del imperialismo, cuando hemos liberado a la patria de las garras de la grosera oligarquía venezolana es podemos decirlo, vamos a convertir a Venezuela en una potencia en el continente americano.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Hemos acordado pues un conjunto de nuevos proyectos con Irán, proyectos petroleros, proyectos petroquímicos, proyectos gasíferos, agrícolas, industriales, proyectos nuevos como por ejemplo la fábrica de medicamentos genéricos, la fábrica de medicamentos contra el cáncer, todo eso lo hacen los iraníes porque hace 30 años comenzaron una revolución, también fueron colonia del imperio norteamericano, se liberaron, cuánto les ha costado, pero quién dijo que las revoluciones son gratuitas, quién dijo que el camino de la grandeza de la patria va a ser un jardín de rosas, una fábrica de medicamentos para el tratamiento de la diabetes, todo esto lo conversamos y lo hemos acordado en Irán y ya estamos adelantando los proyectos, el tema militar también, el tema militar, muy importante para continuar fortaleciendo el poder defensivo de la nación, está con nosotros aquí el alto mando militar, vamos a darle un saludo a los comandantes del Ejército, de la Marina de Guerra, de la Aviación, de la Guardia Nacional, de la Milicia Popular Bolivariana, al general en jefe, Mata Figueroa, jefe del Comando Estratégico Operacional.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Aquí están con el pueblo y comprometidos con la revolución para siempre, cuánto hemos avanzado en estos siete años compañeros y compañeros, camaradas, en el tema militar uno de los proyectos que recuerdo, hemos acordado con Irán el de instalar aquí en Venezuela una fábrica de aviones no tripulados, muy buenos unos avioncitos no tripulados para hacer reconocimientos, para incrementar la seguridad en la frontera y en las zonas más apartadas y muchos otros proyectos, para continuar potenciando nuestra Fuerza Armada esa Fuerza Armada que ha reencontrado su camino junto al pueblo que no es otro que el camino de la revolución socialista; luego nos fuimos a Japón, yo le había dicho a los japoneses que me pusieran allá el equipito ese que ganó allá el mundial de béisbol porque yo quería pichearle la rabo 'e cochino, no se atrevieron, saben de la eficiencia de la rabo 'e cochino, de todos modos le dije al primer ministro que el próximo campeonato mundial de béisbol lo va a ganar Venezuela, eso está escrito.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Estamos recordando la gran jornada del mundial de béisbol y el gran desempeño que tuvo nuestro equipo, vamos a mandarle un aplauso desde aquí a los muchachos del béisbol, por ahí está el Potro Álvarez.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Y también a los muchachos del fútbol, de la vinotinto, que le ganaron a la hermana Colombia hace poco y todavía tenemos chance de ir al Mundial en Sudáfrica y estamos resueltos a ir.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Tremenda pelea la que se tiró el Inca Valero, campeón mundial, vamos a darle un aplauso al Inca Valero, no hay quien le pase del segundo round.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Bueno, en Japón por primera vez hicimos, yo no había vuelto a Japón en diez años, hace diez años fui por Japón, nos atendieron de manera extraordinariamente positiva, un gran interés en Japón por iniciar acuerdos con Venezuela y estos son signos de los nuevos tiempos que están naciendo, firmamos en Japón doce convenios estratégicos en petróleo, gas, petroquímica, ciencia, tecnología, convenios estos que firmamos en Japón con un conjunto de empresas de las más grandes del continente asiático y de las más grandes del mundo algunas de ellas, convenios que suponen una inversión de más de 30 mil millones de dólares para el desarrollo en Venezuela. Y luego nos fuimos a China, a Pekín, esa gran ciudad, esa gran República Popular China, esa, la nación más grande del mundo y esa, una de las naciones que han desarrollado, que han impulsado una gran revolución desde mediados del siglo pasado y que hoy se perfila ya, no hay duda, nadie podrá evitarlo, la China Comunista será la gran potencia del Siglo XXI, potencia amiga de Venezuela, potencia para el bien, potencia para el desarrollo y no para el imperialismo.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Y este viaje a China, uno de los más importantes de los que hemos hecho a aquella gran República, estamos haciendo una nueva red de convenios de alto valor estratégico sobre todo para, ya lo he dicho, vacunarnos contra la crisis mundial, ustedes pueden ver que hasta hoy a Venezuela la gran crisis mundial no le ha tocado un pelo gracias, entre otras cosas, a la revolución bolivariana, a la fortaleza de Venezuela.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Sin embargo la gran crisis mundial del capitalismo sigue expandiéndose, nadie sabe, nadie, nadie sabe ni puede predecir cuánto tiempo va a durar esa gran crisis, nadie, nadie, nadie sabe hasta qué profundidad va a llegar esa gran crisis que es una crisis financiera, una crisis económica, una crisis social y una crisis de valores, es el capitalismo el que ha entrado una vez más en otra crisis de las tantas que han azotado al mundo. Ahora fíjense ustedes China, no es que la crisis no haya afectado a China sino que China, gracias a su sistema político, gracias a su poderío económico hoy, se ha convertido en el más grande motor con que cuenta todo este mundo para salir de la crisis precisamente, sin la China el mundo difícilmente saldría de esta gran crisis que se originó en Washington por el empeño irracional de la casta que domina en Washington por el empeño irracional de imponerle al mundo un modelo social, un modelo económico que no tiene sustentabilidad, el capitalismo, terminemos de convencernos, no tiene sustentabilidad, no se puede sostener el modelo capitalista y ya ha llegado a los extremos de la degeneración moral, de la degeneración social, el daño que el capitalismo le ha hecho al mundo nadie podrá, nadie podrá calcularlo, menos mal que aquí en Venezuela llegó a tiempo la revolución bolivariana, menos mal que llegó a tiempo, menos mal.

Asistentes [aplausos]. ¡Uh, ah, Chávez no se va! ¡Uh, ah, Chávez no se va! ¡Uh, ah, Chávez no se va!

Presidente Chávez Y cuando yo les digo todo esto y hago esta relación de eventos de esta gira y comentarios sobre la situación mundial entonces, camaradas, compañeros y compañeras, démonos cuenta, démonos exacta cuenta del profundo significado que tiene a la fecha de hoy lo que aquí ocurrió hace siete años, el 13 de abril, el 13 de abril, como hecho histórico, irá adquiriendo mayor dimensión, su significación histórica irá creciendo, creciendo y creciendo y creciendo a medida que pasen los años, el 13 de abril lo que aquí ocurrió no tiene parangón en la historia de los pueblos de este continente y creo que del mundo entero, aquí ocurrió prácticamente un milagro el 13 de abril de 2002, casi que un milagro.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Un escritor, un intelectual peruano decía hace poco que el 13 de abril de 2002 aquí en Venezuela significó una gran victoria de las masas, la primera gran victoria de las masas populares en este continente desde hace mucho, mucho, mucho tiempo dijo, no hay registros históricos que señalen algo ni siquiera parecido, por eso debemos tener conciencia de la importancia del 13 de abril y más aún, compañeros y compañeras, de la importancia de que el 13 de abril sea todos los días de nuestra vida, batalla interminable debe ser el 13 de abril

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez El 13 de abril no terminó.

Asistentes [aplausos, algarabía] Consigna ¡Volvió, volvió, volvió, volvió, Chávez volvió! ¡Volvió, volvió, volvió, volvió, Chávez volvió! ¡Volvió, volvió, volvió, volvió, Chávez volvió!

Presidente Chávez Volvió, volvió volvió, ¿quién volvió?

Asistentes ¡Chávez!

Presidente Chávez El pueblo volvió, la revolución volvió, la esperanza volvió, la voluntad popular volvió, el 13 de abril compañeros, compañeras, no terminó, aquellos minutos cuando por aquí llegábamos en helicóptero, era la madrugada ya, a esta hora, son las 8:30 de la noche, a esta hora ya Carmona estaba preso, a esta hora ya había salido la burguesía corriendo como ratas del Palacio de Miraflores.

Asistentes [pitas]. ¡No volverán, no volverán, no volverán!

Presidente Chávez Y más nunca volverán.

Asistentes ¡No volverán, no volverán, no volverán! ¡No volverán, no volverán, no volverán!

Presidente Chávez Salieron corriendo por la puerta de allá, ¿cómo se llama la puerta de allá, de la Plaza Bicentenario? por ahí salieron, algunos con los zapatos en la mano, unas burguesas que vinieron emperifolladas y con la cara llena de pánico, de miedo, oligarcas más nunca volverán, más nunca volverán, hagan lo que hagan esta revolución llegó para quedarse.

Asistentes ¡No volverán, no volverán, no volverán!

Presidente Chávez Esta revolución será permanente, ésta es la revolución eterna, la revolución de Bolívar, la revolución de los padres y madres de la patria, la revolución de Guaicaipuro, la revolución de todos y de todas, ahora viene a confundirse en una sola, la revolución eterna, la revolución permanente, pero a esa revolución eterna y permanente debemos cuidarla todos los días, cada uno de nosotros, cada una de ustedes mujeres de la patria debemos cuidarla con el espíritu del 11 de abril, con el espíritu del 12 de abril, con el espíritu, sobre todo, del 13 de abril, el espíritu de la gran revolución cívico-militar que barrió la tiranía imperialista.

Asistentes [aplausos]. Consigna.

Presidente Chávez Si son las 6 y media y yo dije que eran las ocho y media, algunos se asustaron ahí porque le dieron permiso hasta las 8, son las 6 y 30 de la tarde, ha oscurecido, está oscureciendo temprano además. Fíjense, el espíritu del 13 de abril debe acompañarnos todos los días, en lo individual, en lo colectivo, en el seno de todas las corrientes bolivarianas, de todas las corrientes revolucionarias que confluyen en este gran movimiento, en esta gran revolución porque ciertamente al día de hoy si nosotros comparamos la situación que hoy tenemos con la situación que teníamos hace ocho años, hace siete años, pues tendremos que concluir necesariamente que hemos avanzado tramos importantes en el camino, debemos reconocer que ya no somos aquella revolución que apenas comenzaba, que daba sus primeros pasos, ya no somos aquel gobierno tan lleno de contradicciones por todos lados, ya no somos aquel gobierno infiltrado por todas partes por la contrarrevolución, ya no somos aquel gobierno debilucho que éramos, el Estado más allá del gobierno ha dado pasos importantes en el fortalecimiento de los valores, en el fortalecimiento de las instituciones del nuevo Estado bolivariano como lo señala nuestra Constitución Nacional, ya no, ya no tiene la oligarquía el poder que tenía desde tanto tiempo atrás enquistada en el aparato del Estado, ya no tiene la oligarquía el poder que tenía dentro de la Fuerza Armada Nacional, ya no tiene la oligarquía venezolana el poder que tenía dentro de Petróleos de Venezuela, dentro del Banco Central de Venezuela y de todas las instituciones económicas del país, ya no tiene la oligarquía el poder que tenía dentro del Estado, el viejo Estado burgués, en resumen, en verdad esos primeros años, en esos primeros años se dio una batalla entre dos fuerzas que no pueden convivir, dentro de un Estado, dentro de un gobierno, las fuerzas revolucionarias y las fuerzas contrarrevolucionarias y aquí quiero insistir compañeros y compañeras, porque nosotros siempre hemos sido y seguiremos siendo portadores de las banderas de la paz, del entendimiento pero hay que dejarlo bien claro y hay que tenerlo bien claro, con la burguesía contrarrevolucionaria no hay entendimiento alguno, no lo hay ni lo habrá, eso debe estar bien claro, yo era el rey de los pendejos, yo sí era bien pendejo verdad, bien pendejo era yo que creía que con la burguesía venezolana y con la extrema derecha venezolana y con las fuerzas imperiales era posible entenderse en el marco del respeto, es imposible, ellos no respetan a nada ni respetan a nadie, por eso es que nosotros debemos seguir a la ofensiva arrollando a la contrarrevolución, no tenemos otra alternativa si queremos tener patria de verdad.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Lo he dicho y lo repito, arrollando a la contrarrevolución, no hay acuerdo aquí con la contrarrevolución, ya no podemos ser más los pendejos que éramos.

Asistentes [aplausos]. Consigna ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna!

Presidente Chávez Estando yo fuera del país en esta gira a la que me he referido ocurrieron cosas importantes en Venezuela, yo estuve por supuesto todos los días pendientes de lo que aquí ocurría, muy preocupado por el temblor que hubo, inmediatamente me interés y llamé al vicepresidente, al presidente de Funvisis y estuve pendiente cada media hora prácticamente de lo que pasaba, de las réplicas, del otro temblor que hubo por allá por Falcón y otro más hacia el sur, que Dios nos libre de esas fuerzas telúricas que escapan pues a nuestra voluntad, ahora, estuve muy pendiente todos los días de los acontecimientos en Venezuela, cómo marchaban los eventos día tras día, los preparativos para el Operativo Semana Santa que ha sido todo un éxito y quiero felicitar al vicepresidente Carrizalez, al ministro Tareck El Aissami, a todos los gobernadores que han trabajado, al Tránsito Terrestre, a la Guardia Nacional, a toda la Fuerza Armada, Protección Civil y felicitar a toda la comunidad y a todo el pueblo, a los que viajaron, millones y millones se desplazaron por el país y hubo una disminución de casi el 50 por ciento de accidentes y de hechos que lamentar, esos son buenos indicadores ¿de qué? de la conciencia que vamos adquiriendo, de la conciencia, de nuestro deber social, de nuestra responsabilidad con nuestro grupo familiar y con el resto de la comunidad donde quiera que vayamos, donde quiera que estemos, por eso les felicito a todos, ha sido una buena semana santa. Ahora durante esas dos semanas ocurrieron eventos de mucha importancia, las medidas económicas anticrisis comenzaron a aplicarse, ustedes saben que hemos decidido incrementar el salario mínimo nacional a partir del próximo 1º de mayo y el salario mínimo en Venezuela sigue ocupando el primer lugar en América Latina, ahhh, casi ningún país en el mundo hoy puede darse ese lujo, de dónde, si es que la crisis está golpeando de manera terrible, tremenda, al mundo entero; en Estados Unidos nada más han despedido a 5 millones de trabajadores, que van a estar teniendo recursos para incrementar salarios, ya comenzaron a colocarse los bonos agrícolas para garantizar el financiamiento a los agricultores, a los productores, porque ya viene el invierno, ya viene el ciclo de invierno y tenemos que continuar elevando la producción de alimentos hasta el día, más temprano que tarde, en que tengamos plena soberanía alimentaria en Venezuela, esto es parte de la revolución económica, la revolución social, la revolución agrícola, la revolución industrial, así que ya comenzaron a colocarse los bonos agrícolas para asegurar ese financiamiento a nuestros productores, continuaron adelantándose un conjunto de obras, hemos creado la Corporación Bolivariana de Aeropuertos, la Corporación Bolivariana de Puertos, ahora que hemos rescatado el manejo y la administración de los puertos nacionales y los aeropuertos nacionales e internacionales.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Aunque chille la oligarquía el país tenemos que terminar de ensamblarlo todo, de unirlo todo, como decía el Padre Bolívar, así decía Bolívar, si no fundimos, fundimos el cuerpo nacional en un todo, el espíritu nacional en un todo, el alma nacional en un todo, la patria termina dividida en fragmentos, en pedazos, esclavizada, convertida en una colonia y dividida internamente en republiquetas, con caudillitos y caudillajes que aquí no toleraremos más, ahhh, qué por fin, Dios mío por fin, un tribunal, gracias al trabajo coordinado de los poderes correspondientes, que por fin, gracias al trabajo de un conjunto valiente de venezolanos, desde el Ministerio Público y desde los tribunales de la República que por fin hayan condenado a un pequeño grupo de los asesinos de Puente Llaguno, ya era hora, ya era hora, hasta cuándo tanta impunidad en Venezuela, tiene que acabarse la impunidad.

Asistentes Justicia, justicia, justicia. Justicia, justicia, justicia.

Presidente Chávez Justicia tiene que haber, justicia y yo aprovecho para hacer un reconocimiento a quienes han luchado tanto porque haya justicia, a los sobrevivientes de la masacre de Puente Llaguno, a los familiares de las víctimas y los mártires de Puente Llaguno, a un conjunto valiente de hombres y mujeres, sus abogados defensores, un grupo de fiscales y jueces que se han atrevido a hacer justicia, porque ustedes recuerdan a Danilo Anderson ¿verdad? cómo la oligarquía venezolana lo eliminó, porque era precisamente, uno de los pocos fiscales que en aquél momento, asumió la batalla para hacer justicia, después del golpe del 11 de abril.

Y todos los sucesos que vinieron después, aquel año 2002, aquel año 2003, esta oligarquía asesina no tiene límite, no tiene límites. Ahora, han comenzado una agresión abierta y descarada contra la juez que tomó una decisión —estoy seguro—, absolutamente ajustada a derecho.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez La burguesía con sus medios de comunicación entonces, arremete contra el Tribunal, contra los tribunales, contra los fiscales. Es decir, contra el Estado, es decir contra el pueblo, es decir, contra la justicia. Eso se llama subversión y nosotros no podemos tolerarlo, a nadie.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Subversión. Subversión a través de canales de televisión, subversión a través de periódicos y estaciones de radio.

Bueno yo espero, que los órganos correspondientes, hagan lo que tienen que hacer en relación con los medios de comunicación, que de manera descarada están tratando de subvertir al país, están tratando una vez más, de desestabilizar al país. No debemos permitirlo.

Precisamente por permitirlo, precisamente por debilidades, por pendejos fue que ocurrió el 11 de abril, que le permitimos a los canales privados que dijeran lo que dijeran y que hicieran lo que hicieran, que le permitimos a un grupo de personas llamar al golpe de Estado, llamar a la insubordinación de la Fuerza Armada, como si aquello no tuviera ninguna importancia.

Por eso insisto, invito, invito a los poderes del Estado a seguir en la ofensiva por la justicia, apenas llegó una pequeña brisa de justicia, vamos a darle la bienvenida a la justicia, que se imponga por encima de cualquier cosa la justicia, la justicia, la justicia, la justicia.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez No podemos dejarnos chantajear por nada ni por nadie, no, ya eso pasó aquí, no hay chantaje que valga con nosotros, no hay chantaje que valga, no hay burguesía que valga. Que algunos corruptos, que aprovecharon los altos cargos que ocuparon, para saquear el tesoro público estén en prisión, bienvenida esa justicia; que otros anden huyendo como ratas cobardes, bueno bienvenido, bienvenidas las decisiones de los tribunales correspondientes.

Y a nombre del pueblo pido, que sigamos haciendo justicia, que hagamos lo que dijo Bolívar un día, elevemos un templo a la justicia, lo que dijo otro día: “La justicia debe ser la reina de todas las virtudes republicanas”, esa debe ser la justicia; porque por ahí siguen radiantes y campantes muchos de los autores intelectuales del golpe de Estado y de la masacre del 11 de abril.

Ahí están impunes, los medios de comunicación que participaron activamente en el golpe de Estado, y nadie les tocó un pelo, ahí están para que continúe la investigación a fondo y se establezcan las responsabilidades que haya que establecer, y las sanciones que haya que imponer.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Pues bien, compañeros, compañeras, yo no quiero abusar del tiempo de ustedes esta noche del 13 de abril, hoy es lunes, mañana así como hoy es día de trabajo, mañana tendremos la visita del presidente de Colombia, luego...

Asistentes [Pitas].

Presidente Chávez Luego, pasado mañana, ustedes no deben olvidar que nosotros tenemos responsabilidades de gobierno y de estado, y estamos obligados a recibir a cualquier presidente de cualquier país de América Latina; y Colombia ¿quién lo puede negar? Y aquí hay una gran comunidad colombiana con nosotros. Nosotros debemos mantener con Colombia, las mejores relaciones económicas, políticas. Los problemas internos de Colombia, pues son problemas internos de Colombia y ya Colombia sabrá como solucionarlos, en el marco del respeto; bienvenido el presidente de Colombia.

Y pasado mañana, estaremos recibiendo a un conjunto de presidentes de los países que conformamos la Alternativa, la alianza bolivariana, llegaran a partir del día miércoles los presidentes de Nicaragua, el comandante Daniel Ortega...

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez El presidente de Honduras, el compañero Manuel Zelaya.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez El presidente de Cuba, el compañero comandante Raúl Castro.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez El presidente... ojalá pueda venir, desde aquí vamos a mandarle un aplauso al Presidente de la dignidad de los pueblos aborígenes, y de los pueblos de este planeta, Evo Morales; el presidente de Bolivia.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez ¡Viva Evo!

Asistentes ¡Viva!

Presidente Chávez ¡Viva Bolivia!

Asistentes ¡Viva!

Presidente Chávez En Bolivia, hay otra gran batalla....

Asistentes ¡Evo, Evo, Evo, Evo, Evo, Evo!

Presidente Chávez Otra gran batalla y Evo decidió declararse en huelga de hambre. Yo lo he llamado varias veces, lo llamé desde La Habana el día sábado, estábamos Fidel y yo conversando.

Por cierto, Fidel how are you? ¡Viva Fidel!

Asistentes ¡Viva!

Presidente Chávez Desde aquí una bulla para Fidel Castro.

Asistentes [bulla].

Presidente Chávez Otra bulla.

Asistentes [bulla].

Presidente Chávez Fidel, Fidel, qué será lo que tiene Fidel, que los yanquis no pudieron con él.

Asistentes [aplausos]. ¡Fidel, Fidel que tiene Fidel, que los imperialistas no pueden con él!

Presidente Chávez Bueno, Fidel me encomendó que les transmitiera a ustedes el más profundo de sus saludos, sus respetos y su admiración. Como quiere Fidel al pueblo venezolano.

Yo creo que Fidel quiere tanto al pueblo venezolano, como al pueblo cubano. Igual nosotros, queremos tanto al pueblo cubano, como queremos al pueblo venezolano, porque somos el mismo pueblo, la misma patria, el mismo sueño, la misma batalla por el socialismo.

Estábamos conversando Fidel y yo, y llamamos a Evo, ya estaba en huelga de hambre, yo no tengo noticias de último minuto. Hable con Evo ayer por la noche, esta mañana o a mediodía conversé con nuestro Embajador en La Paz, el compañero Julio Montes, me estaba informando de los acontecimientos, porque es la misma lucha.

Allá se aprobó una Constitución y como costó, como costó, la oligarquía apoyada por el imperio yanqui, desató el terrorismo, la violencia y la muerte, los medios de comunicación; el mismo cuento de aquí, jerarcas de la Iglesia católica, el mismo cuento de aquí; los grandes empresarios de la extrema derecha el mismo cuento de aquí.

Y, retardaron hasta más no poder la aprobación de la nueva Constitución boliviana, después de la asamblea constituyente. Y ahora, que la Constitución ordena elecciones generales, están tratando de impedir que haya elecciones, y ¿por qué? Porque Evo les gana otra vez, corrido con más de 70 por ciento del apoyo del pueblo de Bolivia.

Entonces, se han negado, la derecha se ha negado a aprobar la Ley electoral en el Congreso. En eso están, y Evo entonces se declaró en huelga de hambre, ya lleva cuatro días y hay miles de personas acompañándolo, en huelga de hambre hasta que no se apruebe esa Ley electoral, para ir a elecciones a final de año.

Desde aquí nuestra solidaridad al compañero Evo Morales, y ese gesto dice mucho lo que es Evo, dignidad y deseo de paz para su pueblo, que es nuestro pueblo también, el pueblo hermano de Bolivia y de justicia para ese pueblo querido y hermano.

Bueno pero, no sabemos si vendrá Evo, ojalá, ojalá que la situación en Bolivia, que es lo más importante en este momento, que se solucione a favor de Bolivia, del pueblo boliviano, a favor de la Revolución boliviana; el conflicto de este momento, como estamos seguros se va a solucionar a favor de la revolución boliviana; pero ojalá que Evo pueda venir pasado mañana junto con Raúl Castro, Manuel Zelaya, Daniel Ortega, Rafael Correa; el presidente ecuatoriano también vendrá a acompañarnos.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez El presidente de Paraguay, Fernando Lugo también vendrá. Vean ustedes el equipo que estamos haciendo, o que hemos hecho ya, el ALBA, la alianza bolivariana para nuestros pueblos.

¿Ustedes saben una cosa? Sépanlo, sepámoslo compañeros, compañeras; José Vicente Rangel está por aquí, quiero saludarlo de manera especial, al doctor José Vicente Rangel, a los gobernadores, gobernadoras, generales del Alto Mando Militar, el Alcalde de Caracas; por cierto que se aprobó la Ley del Distrito Capital.

Ya era hora, ya era hora. Y ahora debo nombrar, ya me llegó la Ley, esta noche la promulgo, la Ley del Distrito Capital, esta noche le meto la rabo e’ cochino.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Y debe salir mañana —Carrizalez— en la Gaceta Oficial, y esta misma semana debo designar al nuevo jefe de Gobierno del Distrito Capital.

Caracas, va a tener ahora, además del Alcalde Jorge Rodríguez, un jefe de Gobierno, como lo tenía antes, un gobernador pues, en este caso no será Gobernador, jefe de Gobierno del Distrito Capital.

Ahora, la Cumbre del ALBA, fíjense, sepámoslo, sepámoslo... miren, el próximo domingo será 19 de abril ¿verdad? Ese día yo debo estar regresando de la Cumbre de las Américas; porque haremos la Cumbre del ALBA en Cumaná, la ciudad mariscala, el día jueves; los días jueves y viernes, con todo este grupo de presidentes del ALBA y otros invitados especiales.

Y luego de ahí mismo nos iremos a Puerto España, en Trinidad y Tobago, a una Cumbre, bueno que tiene o está rodeada de grandes expectativas, porque estaremos allí todos los presidentes de este continente, menos el presidente de Cuba, y ese va a ser un tema que vamos a discutir, ¿por qué Cuba no está en la Cumbre de las Américas?; esa será una de las primeras preguntas, que desde ahora resonaran en Trinidad y Tobago.

Y por otra parte, vamos a esperar a ver, con qué nos viene el Presidente de los Estados Unidos, vamos a ver si es verdad que viene con una nueva visión, acerca de América Latina y el Caribe, y el respeto a nuestros pueblos.

Nosotros no pedimos nada, solo exigimos respeto para Venezuela, más nada, respeto a la libertad de Venezuela, respeto a la soberanía de Venezuela.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Ya veremos. De todos modos, esperemos. Va a ser una cumbre de lo más interesante.

Así que tendremos esta semana, una serie de actividades de una gran importancia política, nacional e internacional, diplomática; dentro de la dinámica del mundo, del mundo nuevo que está naciendo, el mundo pluripolar.

Ahora el domingo es 19 de abril, comienza el año bicentenario, el próximo 19, domingo se cumplirán 199 años de aquella jornada, de aquél jueves santo.

Ahora, sepámoslo, tengamos conciencia de ello, después de 300 años de gobiernos españoles en este continente, 300 años, por aquí vinieron virreyes, capitanes generales, pasó el tirano Aguirre; 300 años, imagínense muchachos cadetes, 300 años de gobiernos españoles aquí en Caracas pues, y en Bogotá y en toda América Latina desde México hasta la Argentina.

El primer gobierno español que fue derrocado, o voy a decirlo de otra manera, el primer pueblo, o el pueblo que pudo por primera vez en 300 años derrocar un gobierno español en todo este continente, se llamó el pueblo de Caracas, Caracas, Caracas.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez De allí que, nadie merece un verso de tal magnitud como el que está en esa estrofa de nuestro Himno Nacional, nunca un pueblo mereció un verso como ese “y si el despotismo levanta la voz, seguid el ejemplo que Caracas dio”. Caracas, por algo aquí nació Simón Bolívar, por algo aquí nació Francisco de Miranda, José Félix Ribas.

Caracas, ésta Caracas, esta ciudad es heroica, esta ciudad es madre, es un inmenso vientre este valle, de batalla, de lucha, de revoluciones, de sueños, de ideas, de victorias, Caracas, que historia tienes, Caracas.

Yo le tenía miedo a Caracas. Cuando llegue por primera vez aquí, era un veguero, cuando llegue a la Academia Militar, le tenía pánico a esta ciudad; hoy, la amo, y aunque no nací en Caracas, me siento caraqueño y tengo a Caracas en el corazón.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Caracas, Caracas, Dios te bendiga Caracas, ciudad heroica, cuna de mártires y cuna de grandes acontecimientos históricos, en estos siglos de lucha en América Latina y en el Caribe.

Pues sí, aquél 19 de abril cayó por primera vez un gobierno español en este continente, y después fueron cayendo los demás, y fueron naciendo las repúblicas. La primera república libre que nació en este continente, nació en Caracas, el 5 de julio de 1811, fue la primera Constitución de América Latina y de todo el Caribe.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Vean ustedes, la responsabilidad que tenemos nosotros los venezolanos, venezolanas. Nos ha tocado siempre la vanguardia, nos ha tocado siempre ser vanguardia de grandes revoluciones y de grandes cambios en este continente y en el mundo.

Así como, el 19 de abril de 1810, el pueblo de Caracas derrocó por primera vez en 300 años al gobierno instalado aquí por el imperio español, oigan bien, casi 200 años después, casi 200 años después; ¡oh! Cosas de la historia, de la genética de los pueblos.

Así como el 19 de abril de 1810, el pueblo de Caracas derrocó por primera vez en 300 años al gobierno instalado aquí por el imperio español, casi 200 años después, el pueblo de Caracas, derrocó por primera vez en toda la historia, un gobierno instalado por el imperio norteamericano, aquí mismo el 13 de abril de 2002.

Asistentes [aplausos] ¡No volverán, no volverán, no volverán!

Presidente Chávez Vaya qué historia la nuestra, vaya qué acontecimientos los nuestros, vaya qué fuerza la de nuestro pueblo, la de sus soldados verdaderos, vaya qué designios han caído sobre nosotros como responsabilidad suprema porque así, óiganlo bien camaradas, queridos compañeros, queridas compañeras, así como hace 200 años por aquí, por Venezuela comenzó la revolución suramericana aquel 19 de abril de 1810, de la misma forma cuando 20 años después, aquí en Venezuela se hundió la revolución y se fue a la tumba con Bolívar en Santa Marta, de la misma forma se fueron a la tumba una tras otra las revoluciones en Suramérica, así como el 19 de abril de 1810 trajo como consecuencia una cadena de victorias y de revoluciones de independencia en todo este continente, de la misma forma, 1830 y su tragedia, el fin de la revolución de Bolívar, el fin del Padre de la Patria, el fin de la patria que él levantó, trajo como consecuencia una cadena de derrotas y de muertes y de coloniajes, así ocurrió y está ocurriendo 200 años después, porque la gran victoria popular venezolana de 1998 que aquí nos trajo el 2 de febrero de 1999, pero sobre todo la grandísima victoria revolucionaria del pueblo venezolano, de sus soldados bolivarianos, la gran victoria revolucionaria y antiimperialista del 13 de abril de 2002 trajo como consecuencia una cadena de victorias en América Latina y una cadena de acontecimientos que están, como dice el compañero Walter Martínez, en pleno desarrollo pero ustedes ven, veamos la responsabilidad que tenemos sobre nuestros hombros cuando el imperio norteamericano lanzó su plan golpista, lanzó su acción terrorista contra Venezuela en el 2002, no pretendía sólo detener la revolución bolivariana, no, pretendía detener la revolución que comenzaba en América Latina, así que con la victoria del 13 de abril el pueblo venezolano le abrió los portones de la historia a la gran revolución que hoy recorre este continente.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Démonos cuenta de eso, démonos cuenta de eso.

Asistentes [aplausos]. Consigna ¡Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina!

Presidente Chávez Pero, alerta que camina a espada de Bolívar por América Latina, pero fíjense, fíjense, yo sé que ustedes son hombres y mujeres muy inteligentes, yo sé que el pueblo venezolano ha venido elevando su nivel de conocimientos, su cultura histórica y por tanto su conciencia histórica y es importante que sigamos elevando ese nivel cultural, educativo, ese nivel de sabiduría popular, me falta para redondear completamente esta reflexión ustedes saben lo que me falta ¿verdad? o lo que nos falta, porque así como decimos que el 19 de abril de 1810 abrió los portones a la revolución suramericana, así como decimos que 1830 y su tragedia abrió la tumba o la cadena de derrotas que echó a la tumba la esperanza de los pueblos de este continente, si nos venimos 200 años después podemos decir, como hemos dicho, con fundamentos y con razones que el 13 de abril de 2002 el pueblo venezolano abrió los portones de la gran revolución que hoy recorre América Latina, también debemos tener en el alma, en la mente y en la conciencia la responsabilidad que ello implica, significa esto que si aquí llegara a caer la revolución bolivariana, si nosotros dejáramos caer la revolución bolivariana, si no fuéramos capaces de seguirla fortaleciendo desde dentro, de seguir derrotando sus enemigos internos, los viejos vicios que por dentro nos acechan, si no fuéramos capaces de seguir derrotando a sus enemigos externos, a esta grosera oligarquía venezolana, a esta apátrida burguesía nacional y a las fuerzas internacionales contrarrevolucionarias, si nosotros permitiéramos pues, por nuestras debilidades que cayera esta revolución, estaríamos también condenando al fracaso, a la gran revolución latinoamericana, de nosotros depende el futuro de los pueblos de este continente. Tengamos esa idea sembrada en lo más profundo de la conciencia y actuemos en consecuencia.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Por eso hoy más que nunca debemos repetirnos la frase aquella del mártir José Félix Ribas: “Nosotros no podemos optar entre vencer o morir, necesario es vencer”. ¡Y nosotros venceremos cueste lo cueste, compañeros! ¡Cueste lo que cueste, compañeras!

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Yo llamo a todos, al pueblo, a seguir organizándose, a seguir uniéndose, a que no caigamos en los vicios divisionistas, que no nos dejemos llevar por las peleas subalternas.

Como me duele a mí, ustedes no saben, cuando veo, cuando tengo conocimiento de que tal cual está enfrentado con cual tal, a veces por diferencias personales, y que tienden entonces a formarse corrientes dentro del movimiento revolucionario. ¡Bienvenidas las corrientes de pensamiento! Porque la Revolución debe ser diversa en el pensamiento, y tiene que haber un profundo debate dentro de la Revolución, acerca del socialismo, acerca del proyecto socialista; lo que no debe haber son rencillas personales y divisiones personales, subalternas, que le hacen mucho daño a la causa revolucionaria.

¡Unión! ¡Unión, unión! Por encima de todo, en función de los grandes principios de la Revolución, del socialismo.

¡Unidad, unidad, unidad! Sigo clamando por la unidad.

Bolívar no se cansó de llamar a la unidad, y al final muriéndose terminó, siguió llamando a la unidad, yéndose a la tumba.

Las divisiones acabaron con la Revolución Bolivariana originaria del siglo XIX. La unidad de hoy es la mayor garantía de la victoria de la Revolución Bolivariana del siglo XXI.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez La unidad del pueblo, la unidad de los trabajadores, la unidad de la clase obrera con los campesinos, con los soldados; de los componentes militares con la milicia bolivariana, la unidad de todos nosotros, los que tenemos responsabilidades de Gobierno, vamos a asumirlas plenamente, vamos a batallar a muerte contra la corrupción, que tanto daño hace, contra el burocratismo y la ineficiencia.

Yo llamo a que incrementemos la batalla por dentro, extirpando esos tumores malignos, que son ciertamente una amenaza para nuestra Revolución. Porque son los viejos vicios, son las viejas mañas.

Bueno, y es natural que así sea. Carlos Marx ya lo había señalado en su tiempo y en su momento: “La vieja sociedad capitalista, anciana y decadente, lleva en su vientre la nueva sociedad socialista”.

Pero de eso hay que tener conciencia, para luchar contra los vicios de la vieja sociedad y del viejo modelo capitalista; para luchar por dentro del Estado contra los vicios, las viejas instituciones, algunas escritas y otras no escritas del viejo Estado burgués, a través del cual la burguesía se aseguró el dominio del país, a través del cual de ese viejo Estado burgués la burguesía se aseguró el saqueo de la Nación, y de allí sus grandes riquezas.

Esas riquezas de la burguesía no salieron de la nada; no, aquí al comienzo todos éramos iguales. Cuando aquí vivían los indios Caribes, cuando este valle estaba poblado por los indios Caracas, cuando gobernaban estas tierras y estos pueblos Guaicaipuro, Tiuna, y todos aquellos grandes líderes, aquí no había grandes riquezas por un lado, en el Este, y miserias acumuladas en el Oeste. ¡No! Esta tierra era habitada por iguales. Una sociedad igualitaria existía en este valle. Y en el otro, y en los llanos, y en la selva, y en las montañas.

Nuestros abuelos, viejos, nuestros viejos abuelos aborígenes vivían, muchachos, compañeros, vivían en socialismo, todo era de todos. Y todos tenían los mismos derechos, como diría Isaías Rodríguez, los mismos derechos concretos, sustantivos; los mismos derechos individuales.

Luego vino el derecho burgués, el Estado burgués, la sociedad burguesa, y un pequeño grupo se adueñó de la riqueza de todos. Los ricos de hoy, las riquezas de los ricos de hoy son producto del saqueo histórico. Y los ricos, la burguesía, organizó el Estado, organizó la Fuerza Armada, para asegurarse el saqueo, y cuando venían los pueblos —saqueados, humillados— a protestar, entonces fueron masacrados una y cien veces, hasta que llegó el 4 de febrero de 1992, el 27 de noviembre de 1992, el 13 de abril de 2002 en Venezuela.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Pero debemos estar conscientes que todavía nos falta mucho para terminar el desmontaje del viejo Estado burgués, de la vieja sociedad burguesa; estamos apenas comenzando a montar la arquitectura del nuevo Estado socialista, del Estado social, como dice nuestra Constitución: el Estado social de derecho y de justicia. No el derecho burgués, porque igual lo dice Carlos Marx, hablando del derecho burgués, o del Estado de derecho, como algunos lo llaman, el Estado de Derecho Burgués, o la igualdad de derechos en el Estado Burgués, no es otra cosa que el derecho a la desigualdad, el derecho de unos pocos para explotar a las mayorías. ¡Eso tiene que acabarse definitivamente en la Patria venezolana! Para que haya de verdad una Patria socialista.

Por eso tenemos que seguir acelerando las transformaciones económicas, las transformaciones sociales, para garantizar la igualdad de derecho, la igualdad real, la igualdad verdadera, la justicia.

La libertad y la igualdad hacen la justicia, como el hidrógeno y el oxígeno hacen el agua en la proporción correspondiente. Libertad e igualdad deben ir unidas de la mano, y por ese camino iremos construyendo paso a paso el socialismo bolivariano.

Compañeros, compañeras, podemos decirlo, un día como hoy, hace siete años, ocurrió aquí un milagro, así yo lo creo de verdad; yo, que le vi el rostro a la muerte aquellas horas; yo, que creí morir aquellas horas; yo, que por algunos momentos pensé que no había valido la pena casi nada; yo, que me derrumbé en aquellas horas, vinieron ustedes, sin que nadie los llamara, vinieron ustedes, sin que nadie los convocara, vinieron ustedes...

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Vinieron ustedes, sin que nadie los dirigiera, vino el pueblo maravilloso, él mismo se convocó, él mismo se dirigió, él mismo se libertó, ¡pueblo hermoso, pueblo grande, pueblo heroico!

Asistentes [aplausos] ¡El pueblo unido jamás será vencido! ¡El pueblo unido jamás será vencido! ¡El pueblo unido jamás será vencido!

Presidente Chávez Por eso yo clamo a todos los gobernantes que me siguen, gobernadores, gobernadoras, alcaldes, alcaldesas, vicepresidente, ministros, ministras, la consigna central tiene que estar clara, nuestro proyecto debe descansar en un pilar fundamental, el más grande, el más poderoso, ese pilar se llama el poder popular. Sigamos transfiriéndole poder al pueblo, que el pueblo siga organizándose, autoorganizándose, en los consejos comunales, las comunas bolivarianas, las comunas socialistas, los movimientos populares con la fuerza de la sabiduría del pueblo.

Si alguien sabe cuál es el camino, si alguien sabe cuál es el rumbo, si alguien sabe cuál es el ritmo, ese es el pueblo bolivariano, ese es el que sabe y ese es el que puede, y ese es el que debe orientar la marcha.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Nosotros debemos mandar obedeciendo al pueblo, no lo olvidemos, no lo olvidemos.

Ahora, cuando estamos comenzando el tercer ciclo de la Revolución, es decir, el período 2009-2019, pido que todos los gobernantes aceleremos, ayudemos a acelerar la transferencia de poderes al pueblo; en lo político, en lo económico, en lo cultural, ayudemos al pueblo, no nos convirtamos en obstáculos del poder popular, sino en instrumento para potenciar la marcha de la fuerza del pueblo.

Asistentes [ovación].

Presidente Chávez Entendamos eso. ¡Sólo así tendremos verdadera Revolución! ¡Sólo así tendremos verdadero socialismo!

El Gobierno, el partido, debemos ser instrumentos del poder popular, y no pretender dominar el poder popular. O pretender subordinar el poder popular. Debemos nosotros subordinarnos al poder popular, y el pueblo cada día irá organizándose mejor, irá enseñándonos más y mejor cómo es que se construye un país, cómo es que se hace una Revolución. ¡Sólo el pueblo hace revoluciones!

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Hagámoslo, como pueblo.

Ustedes saben, de mi parte, así lo he dicho y lo repito en esta jornada de hoy, séptimo aniversario de la gran Revolución de abril, parece que estaba escrito en alguna parte que yo debería morir el 12 de abril de 2002...

Asistentes ¡Nooo!

Presidente Chávez Así lo habían decretado desde los círculos del fascismo, del terrorismo, de la contrarrevolución. Dios no quiso que así fuese, y utilizó como instrumento al pueblo venezolano, ustedes me salvaron la vida, los mártires de Puente Llaguno me salvaron la vida, y dieron su vida por mí...

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Por tanto yo, ustedes lo saben, lo escribí de nuevo en “Las líneas de Chávez” de ayer domingo, así como el pajonal reseco de la sabana se consume con los candelorios del verano, así yo, soldado de este pueblo, que es lo único que yo soy, así me consumiré, al servicio del pueblo venezolano, me consumiré gustosamente como dijo el apóstol San Pablo, hasta el último día de mi vida.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez ¡Mi vida ya no es mía, es de ustedes! ¡Yo ya no soy yo, soy nosotros! ¡No me pertenezco, sino que a ustedes les pertenezco! ¡Y les juro que lucharé sin descanso para que haya Patria socialista en Venezuela!

Asistentes [algarabía].

Presidente Chávez Para que sigamos por el camino de la victoria. Sigamos unidos como uno solo, unidos cada día más, llevando en alto las banderas del 13 de abril, y en el pecho el espíritu y la resolución, de batalla y de victoria, que aquí quedó grabado para siempre aquel día, hace siete años. Que Dios bendiga al pueblo venezolano para siempre.

Asistentes ¡Amén! [aplausos].

Presidente Chávez ¡Que viva Venezuela!

Asistentes ¡Que viva!

Presidente Chávez ¡Que viva la Revolución Bolivariana!

Asistentes ¡Que viva!

Presidente Chávez ¡Que viva el socialismo!

Asistentes ¡Que viva!

Presidente Chávez ¡Que viva el 13 de abril!

Asistentes ¡Que viva!

Presidente Chávez A la oligarquía hay que recordarle siempre que si se les ocurre otro 11, tendrán otro 13 de abril. ¡Cada agresión contra la Revolución debemos responder con mayor profundización revolucionaria! ¡Con mayor profundización socialista!

¡Compañeros, compañeras, hasta la victoria siempre!

Asistentes ¡Venceremos!

Presidente Chávez ¡Patria, socialismo...!

Asistentes ¡O muerte!

Presidente Chávez ¡Venceremos!

Asistentes ¡Venceremos! [aplausos].