03/06/2004. Discursos y Alocuciones. Comandante Presidente. Salón Ayacucho, Palacio de Miraflores, Caracas, Distrito Capital, Venezuela.

Mensaje a la Nación del Comandante Presidente Hugo Chávez sobre referendum revocatorio. Concentración frente al Palacio de Miraflores

Presidente Chávez: Buenas noches amigas y amigos, buenas noches compatriotas todos y todas de Venezuela.

Este mensaje en Cadena Nacional de radio y televisión va dirigido, desde aquí desde el alma, desde aquí desde este Palacio, desde esta casa de Gobierno, a todos ustedes, venezolanas y venezolanos, independientemente de sus preferencias políticas, independientemente de su condición social, racial, económica, etcétera; va dirigido al alma de la Nación, al cuerpo de la Nación, es decir a toda la Nación. Los saludos a todos. Y de manera muy especial a todo ese grupo de miles de personas quienes han venido aquí frente al Palacio de Miraflores, allí en la avenida Sucre, allí se han concentrado desde esta tarde. Mis saludo a todos de manera muy especial.

Cristo el Redentor, siempre con nosotros, siempre Él en nosotros y nosotros con Él. Dijo Cristo a nosotros sus discípulos un día: “El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra, duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo”. Esta es palabra de Dios, palabra de Cristo.

Es decir, Cristo, ese Hombre de las cosas menudas, ese Hombre de los pequeños números, como alguien lo calificó o lo llamó; Cristo, ese Maestro, ese Guía, explicaba y nos dice que el Reino de Dios es una siembra, somos unos hombres, unas mujeres, que colocamos granos en la tierra, y que pase lo que pase, sea de día o sea de noche, estemos nosotros allí o no estemos pues ese grano o esos granos brotarán y crecerán, y luego se convertirán en árboles y las aves del cielo anidarán en sus ramas.

Hermanas y hermanos, eso es lo que nosotros hemos venido haciendo aquí en estos últimos tiempos: sembrando. Sembrando Patria, sembrando sueños, sembrando ideas, sembrando corazones, sembrando el alma de la Patria nueva. Hemos venido sembrando Patria.

Y ya hemos comenzado a cosechar Patria. Esa siembra sin embargo apenas comienza, y esa siembra comenzó hace varios años, lo que se sembró ayer ha brotado en las sementeras, y buena cosecha ha comenzado a llegar, y buena cosecha continuará brotando y llegando a nuestras manos y a nuestros corazones, y a nuestro pueblo.

Parte de esa siembra fue la Asamblea Nacional Constituyente, hace ya casi 5 años, recuerdo, sí fue por allá en agosto de 1999, a pocos días de haberse instalado la Asamblea Nacional Constituyente, elegida por el pueblo para darle vida, esa era la siembra originaria, me dirigí a la Asamblea Nacional constituyente, y un discurso presenté al país y a los miembros de aquella magna Asamblea soberana las ideas fundamentales para la Constitución Bolivariana de la nueva República.

Yo les invito a todos a que veamos un fragmento de aquel discurso de hace 4 años y 10 meses, aquí mismo cuando se instaló en el Palacio Federal Legislativo la Asamblea Nacional Constituyente. Adelante muchachos.

Vídeo:

Presidente Chávez: …República bolivariana y soberana, libre y democrática, pero verdaderamente democrática, sin daños, sin farsas, sin discursos retóricos, huecos y vacíos; democracia porque tiene pueblo, porque la democracia sino tiene pueblo es igual a un río sin cauce, un río sin agua; un mar seco sería la democracia sino tiene un contenido profundamente social de igualdad, de justicia y de visión humana.

Esa es la República a la que hago referencia en mis ideas fundamentales para la Constitución Bolivariana. El objetivo tiene que ir más allá, y por eso aquí hablamos de la democracia participativa y protagónica como un solo concepto, el protagonismo popular es un concepto bolivariano, democrático y eminentemente revolucionario, y se acerca a los mecanismos de una democracia que hoy no puede ser, lo entendemos, exacta y absolutamente directa, pero sí tiene que ser protagónica. Tenemos que darle al pueblo diversos mecanismos, como los plebiscitos, los referenda, las asambleas populares, las consultas populares, las iniciativas de leyes. Todos esos instrumentos deben quedar, en mi criterio, propongo legisladores, insertados en la nueva Carta fundamental, para que sea vinculante la participación y para que no sea sencillamente un participar por participar, sino un instrumento de construcción de protagonismo y de democracia verdadera, de participación efectiva, vital para construir un país, para construir un rumbo, para construir un proyecto…

Presidente Chávez: Democracia participativa, democracia vital creo que dije, hace 4 años y 10 meses, fue exactamente el 5 de agosto de 1999, año parturiento, año de siembra, como dice nuestro Señor, el Cristo Redentor.

Aquí tengo en mis manos por cierto, el documento presentado aquel día a la Asamblea Nacional Constituyente, ideas fundamentales para la Constitución Bolivariana de la Quinta República, este fue el documento que aquel día presentamos, después de años y años de trabajo llegábamos a las puertas de la transformación pacífica, de la revolución democrática.

Y precisamente aquí, en el Título Cuarto de la Democracia Participativa y Protagónica, en el Capítulo Primero, se recoge la figura de los referenda, entre ellas el referéndum revocatorio del mandato.

Yo voy sólo a permitirme una lectura breve de este Capítulo Tercero del Título Cuarto de la Democracia Participativa y Protagónica que hemos venido sembrando, y cuya cosecha ya estamos obteniendo, cuyas primeras cosechas.

Vean y oigan ustedes, sobre todo oigan, lo que dice este Capítulo Tercero de la Revocatoria del Mandato: “Todos los cargos y magistraturas de elección popular, tanto nacionales como regionales, estatales y locales, imponen como mandato al funcionario elegido el cumplimiento de los deberes y obligaciones a ellos inherentes, así como del programa que presentó al inscribirse como candidato”.

Otro artículo más. En este otro artículo, no numerado por supuesto, porque esto era apenas un proyecto, yo hago a la Asamblea Constituyente mis recomendaciones para esta figura del referéndum revocatorio, oigan: “Transcurrido o transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario, un número no menor del 10 por ciento de los electores inscritos, repito, un número no menor del 10 por ciento de los electores inscritos en la correspondiente circunscripción electoral, podrá solicitar la convocatoria de un referéndum para evaluar su gestión. Cuando la mayoría de los sufragantes hubiera votado negativamente se considerará revocado su mandato, y se procederá de inmediato a cubrir la falta absoluta, conforme a lo dispuesto en esta Constitución y en las leyes”.

Quería compartir con ustedes estas mis ideas fundamentales presentadas, repito, a la Asamblea Constituyente apenas ella comenzaba sus funciones, hace ya casi 5 años.

Porqué hago estos comentarios. Porque la figura del referéndum revocatorio ha sido siembra nuestra, y me siento humildemente como uno de los sembradores de esa siembra, de esa figura, para darle forma a un nuevo modelo democrático en Venezuela, no la vieja democracia de las élites, de aquellos candidatos que prometían villas y castillos, y luego eran elegidos y aquí llegaban, y luego que eran elegidos olvidaban a un pueblo que los eligió, y hacían el pacto con el diablo, el pacto con las élites y traicionaban a los pueblos. Por eso es que siempre he sido propulsor y defensor de la figura del referéndum revocatorio, como lo dije entonces lo vuelvo a decir hoy, a la mitad del mandato, una vez pasada o transcurrida la mitad del mandato siempre me ha parecido que el pueblo debe juzgar a sus gobernantes, debe someterlos a una evaluación para ver si en esa mitad, sobre todo en el nuevo período de 6 años, a los 3 años es más que suficiente para que un pueblo sepa si ese representante está cumpliendo o le ha dado la espalda. Por eso hoy es un día de victoria.

Porque cómo nos ha costado llegar aquí hoy, hoy es un día de victoria para esta Constitución, para aquellas ideas que luego se convirtieron en esta Constitución aprobada por la mayoría de los venezolanos. Cómo nos ha costado lograr que la oposición política a mi Gobierno entrara por el redil, por el canal de la democracia, de la democracia como río con agua decía yo entonces y lo vuelvo a decir hoy, de la democracia verdadera, participativa. A mí me da mucho gusto que los venezolanos que militan en las filas de los partidos de oposición política a mi Gobierno estén haciendo uso de las grandes ventajas de esta Constitución, que hayan venido haciendo uso de estas grandes ventajas y estén practicando ahora la democracia participativa.

Pero decía cuánto nos costó traerlos por este rumbo: golpe de Estado, 12 de abril, aquí mismo en este espacio donde estamos ahora mismo; cuántas horas de angustia, la muerte rondando aquí mismo al frente, cuántos venezolanos murieron, cuántas familias quedaron enlutadas, todos quedamos enlutados; cuánta sangre corrió por estas inmediaciones de Caracas y más allá, cuánta persecución, cuánto terror le sembraron a los venezolanos diciéndole que no, que no podíamos esperar más, que era imposible una consulta a un referéndum revocatorio, que Chávez el tirano gobernaba todas las instituciones y no iba a permitirlo. Cuánto ha costado, cuánto dolor costó luego el sabotaje terrorista de diciembre y enero 2002-2003, el sabotaje petrolero, de nuevo la muerte rondando y acechando; los graves daños económicos, sociales; graves daños a la familia venezolana, sobre todo a los más pobres, a las clases medias, a los pequeños y medianos empresarios. Cuánta resistencia tuvimos y hemos tenido los venezolanos de buena voluntad ante la ofensiva irracional de sectores de la oposición política a mi Gobierno. Luego el guarimbazo, como lo llamaron algunos, muerte de nuevo, terror, ofensiva y terrorismo mediático; campañas internacionales contra Venezuela, por eso hoy nosotros de verdad tenemos razones para decir que en el ambiente, en el horizonte de Venezuela se respira una gran victoria popular, se ha impuesto la voluntad de las mayorías, aquí no habrá dictadura, aquí no habrá guerra civil, aquí no habrá intervención internacional, aquí no habrá guarimba ni guarimbo ni nada, aquí está abierto el camino de la democracia nueva, la democracia participativa, la democracia protagónica.

Vean ustedes, y esto es bueno que lo reflexionen los dirigentes de la oposición, y sobre todo aquellos que planificaron, con apoyo externo, con apoyo externo, cono apoyo internacional planificaron el golpe de Estado, causaron tanto dolor y tanta muerte, y luego planificaron el golpe petrolero, y luego la guarimba, y luego cuántos engaños al pueblo venezolano, a sus propios seguidores.

Fíjense ustedes, ven que sí era posible convocar el referéndum revocatorio. Espero que algunos reflexionen y se terminen de dar cuenta, si es que están confundidos, que Hugo Chávez no es el tirano que algunos dicen que es, que aquí en verdad funcionan las instituciones. Cuánto atropello contra las instituciones, cuánto atropello contra el Consejo Nacional Electoral, el Consejo Nacional Electoral generalmente sometido a una presión bestial, aquí internamente, y a nivel internacional. Hoy, después de horas y horas de revisar y de contabilizar ha hablado, habló el árbitro, bienvenida la voz del árbitro, estábamos a la espera.

Hoy hemos visto al rector Jorge Rodríguez, Presidente de la Junta Electoral Nacional, dar algunos datos, algunos números ya definitivos, 9 diputados de la oposición van a ser sometidos a referéndum revocatorio, es una victoria participativa. Y en torno al pretendido referéndum revocatorio presidencial el Consejo Nacional Electoral ha emitido lo que el rector Rodríguez llamó unas cifras preliminares, y una, así dijo, una clara tendencia, difícil de que se revierta, son números, son tendencias y son porcentajes que debemos evaluar.

Hablando de números, y aquí, teniendo a mi flanco la figura de mi General Bolívar, aquel que dijo del Mariscal Sucre, allá a mi frente: “El Mariscal Sucre es la mejor cabeza, o la cabeza más organizada que tiene el Ejército de la Gran Colombia”. Hablando de Sucre y hablando de Bolívar, yo voy a recordar hoy aquella frase de Bolívar el 15 de febrero de 1819, porque recoge mucho esta siembra, porque recoge mucho estos sentimientos de Patria, de construcción de un sueño, el sueño bolivariano, de una Patria verdadera, aquella frase de mi General Bolívar: “Dichoso el ciudadano que bajo el Escudo de las Armas de su mando convoca la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta”.

El Mariscal Sucre, Mariscal de Ayacucho, venezolano infinito, soldado republicano, soldado bolivariano, como ya les dije, en opinión de Bolívar: La cabeza más organizada que tiene el Ejército libertador, el Ejército de la Gran Colombia. Era un matemático Sucre, revisaba los números y proyectaba. Sucre nos dejó un ejemplo de cómo se construye una Patria, Sucre fue también, igual que Bolívar, un gran sembrador de Patrias.

Bueno, volviendo a los números. El Consejo Nacional Electoral habló, estábamos a la espera, sin ningún tipo de presión, yo antier lo dije desde el campo de béisbol de la Academia Militar de Venezuela, esperemos que el árbitro hable, no lo presionemos, respetemos las instituciones; y el árbitro ha hablado, y el árbitro ha dicho hoy, a través de su vocero, que las fuerzas de la oposición política a mi Gobierno a estas alturas, según las proyecciones, o mejor dicho según el porcentaje de actas ya revisadas, transmitidas desde todo el país al Consejo Nacional Electoral, que ya llevaban hasta esta tarde, cuando él emitió esa opinión, 2 millones 451 mil 821 firmas. Es decir que estaban ligeramente por encima de los 2 millones 436 mil firmas requeridas como límite mínimo, como 20 por ciento, para convocar al referéndum revocatorio.

Vamos a comentar esas cifras antes todos ustedes. En primer lugar yo siempre creí y he creído que no era para nada imposible, para ningún sector político, recoger 20 por ciento de las firmas que señala la Constitución como mínimo para convocar al referéndum revocatorio. Y es que no podía instalarse una figura de referéndum revocatorio imposible, incluso como lo leí en el libro de las Ideas Fundamentales, presentadas hace 5 años a la Asamblea Constituyente, mi criterio original es que se estableciera un 10 por ciento, la Asamblea Constituyente sabiamente consideró que 10 por ciento era muy poco, pero era mi criterio original para hacer posible el referéndum, porque es que a mí me parece tan positivo que a la mitad del período el gobernante sea evaluado por su pueblo, por quienes lo eligieron, y que sea el pueblo, el soberano, el que decida si debe continuar y terminar su mandato, o no debe continuar. Eso es devolverle al pueblo la soberanía que le había robado la Cuarta República, es principio fundamental, es semilla fundamental de la nueva democracia participativa y protagónica.

Bueno, pues bien, he allí la declaración del Consejo Nacional Electoral, es a estas alturas, y así lo digo a todo el país, y especialmente a quienes me siguen, una gran masa de venezolanas, una gran masa de venezolanos, a ustedes, a ustedes quienes me siguen, estaba mirando aquí la Espada de Bolívar, y en alguna ocasión Simón Bolívar dijo: “Sólo tengo para mi pueblo un corazón para amarlo y una Espada para defenderlos”. Tomo la expresión de Bolívar para ratificar el infinito amor y la infinita voluntad que tengo de defender con esta mi espada, con esta mi mente y con esta mi alma, los intereses del sagrado pueblo venezolano.

Ahora, yo a estas alturas, después de haber evaluado los números que me llegan por vías de los partidos políticos que me apoyan, por vías del Gobierno que presido, y ahora por vía oficial del Consejo Nacional Electoral, pues estoy casi seguro que es prácticamente imposible que la tendencia se revierta, es decir creo que vamos a referéndum revocatorio. Y eso no debe llenarnos sino de un sentimiento profundo de victoria nacional, vamos a probar la figura, una de las figuras fundamentales de la democracia participativa, de la democracia protagónica.

Ahora, he visto por allí a sectores de la oposición cantando victoria, he oído y he visto a sectores de la oposición diciendo que me han derrotado. Debo decirles a ustedes, compatriotas que militan en fuerzas de la oposición, debo decirles a ustedes venezolanas y venezolanos que me siguen, que aquí en mi alma, que aquí en mi mente, que aquí en mi espíritu no tengo ni la más mínima pizca de una derrota, yo aún no he jugado, ahora es cuando comienza el juego, no se equivoquen ustedes señores de la oposición, han venido jugando ustedes casi solos, sólo han cumplido, y eso nos contenta mucho, que se hayan olvidado, ojalá que para siempre, de golpes de Estado, de sabotajes terroristas, de lanzar bombas a embajadas, de guarimbas, de secuestrar venezolanas y venezolanos, de importar paramilitares, ojalá que se olviden de eso para siempre, y se vengan de verdad con fe y optimismo por el camino de la democracia, de esta nueva democracia. Pero no es muy bueno cantar victoria antes de tiempo, saben, no les vaya a pasar aquello que yo recordaba hace unos días, allá mismo en la Academia Militar, cuando alguien me preguntaba: “Presidente, que lo han derrotado, Presidente, que ya usted está liquidado”. Y yo le preguntaba al periodista: ¿Pero quién ha dicho eso? _“Bueno, la oposición dice que usted está liquidado ya”.

Yo le doy un buen consejo a los dirigentes de oposición que andan cantando victoria, y les voy a recordar la anécdota del Rey Pirro. Era un Rey y un ejército muy poderoso, y se propuso conquistar una comarca, y lanzó su caballería y sus espadas y sus hombres contra la comarca, y al final conquistaron la ciudad, la ciudad capital de aquella comarca, pero les costó mucho, perdieron casi toda la caballería, llegaron muy disminuidos, muy desgastados, pero tomaron la ciudad. En la noche el Rey Pirro convoca a sus Generales y su Estado Mayor, y brindan por la victoria, y el Rey se levanta y dice: “Brindo por la victoria”. Y un General jefe de su Estado Mayor le dice: “Sí, su majestad, brindamos por la victoria, pero con otra victoria como esta estamos perdidos”.

Es una buena reflexión para los que andan cantando victoria. El juego apenas comienza, nosotros estamos listos para ir al referéndum revocatorio presidencial, de todos modos aún el Consejo Nacional Electoral debe darnos, y esperamos que sea lo más pronto posible, las cifras definitivas y anunciar al país y luego fijar la fecha, y fijar las condiciones, vamos cuando el Consejo Nacional lo ordene, nosotros estamos listos para como un solo hombre ahora sí comenzar la verdadera batalla del revocatorio presidencial.

Y hablando de eso, de batallas, y de soldados y de guerreros y de pueblos, aquí está, como siempre está con nosotros, mi General Zamora, el General del pueblo soberano. Un buen maestro que siempre ha tenido el General Jacinto Pérez Arcay, escribió este libro, hace años, este fue un libro de texto de nosotros, allá en la Academia Militar, La Guerra Federal, péndulo histórico bolivariano, La Guerra Federal, a cuya cabeza o cuyo líder fundamental fue mi general Ezequiel Zamora.

Bueno, La Guerra Federal, Zamora fue un gran estratega, Zamora enganchó a la fuerzas adversarias y se las llevó hasta las sabanas de Barinas y en una ocasión cuando no pudo sostener la ciudad de Barinas comenzó a replegarse y dejó que las fuerzas adversarias ocuparan la capital de aquella provincia de Barinas, eso fue por allá en diciembre de 1859, y perdonen la distancia como decimos en el llano, Zamora se va replegando, se va replegando, y la oligarquía conservadora, el ejército de la oligarquía toma Barinas y avanza, y la oligarquía conservadora dice derrotamos a Zamora, se está retirando, sólo que Zamora muy inteligentemente había preparado posiciones retrógradas y condujo un modelo de operación retardatriz y lo fue atrayendo, y lo fue atrayendo y lo fue atrayendo hasta las sabanas de Santa Inés, hasta el trapiche de Santa Inés, hasta la selva de Santa Inés allá en ese bonito pueblo, en la ribera derecha del río Santo Domingo, muy cerca de donde este río le cae al inmenso río Apure. Y fue allí entonces, después de haberlos atraído y canalizado hacia Santa Inés, donde Ezequiel Zamora lanzó el contraataque y fulminó a las tropas de la oligarquía conservadora y fue cuando ocurrió la célebre batalla de Santa Inés, modelo de cómo una fuerza adversaria es conducida, es llevada, se le niega el avance por otras direcciones y es conducida hasta una posición donde se va a dar la batalla definitiva.

Dicen que ese gran poeta barinés también, paisano nuestro, Alberto Arvelo Torrealba, se inspiró en Zamora, se inspiró en Santa Inés, cuando escribió la gran obra, unas de sus grandes obras Florentino y el diablo.

En este libro, estuve revisando ayer, Florentino y el diablo, y yo no sé porqué se me parece tanto la situación que estamos viviendo, claro que no en la guerra militar afortunadamente sino en la guerra política, se me parece tanto a la campaña de Santa Inés, tanto se me parece que hoy anuncio a los venezolanos que me convierto en el comandante de la campaña de Santa Inés, a partir de hoy hasta el día del referéndum revocatorio, la campaña de Santa Inés, hacia allá vamos porque tiene para mí un gran parecido, esto de la acción retrógrada de ir canalizando a la fuerza adversaria para la batalla definitiva. La batalla será el referéndum revocatorio.

Entonces dicen que fue allí donde se inspiro el gran Alberto Arvelo Torrealba para escribir Florentino y el diablo, yo recomiendo a ustedes leer esta maravilla de obra, Florentino y el diablo, que comienza con el reto, es un reto, el diablo reta a Florentino y comienza así la copla:

El coplero Florentino

por el ancho terraplén,

camino al desamparo

desanda a golpe de seis.

Eran como la seis de la tarde iba el catire Florentino, desandando los caminos de la sabana. Bueno, sigue la copla, sigue la copla y entonces de repente ya oscureciendo el catire Florentino siente que viene un jinete detrás de él, el jinete le pasa por un lado, oigan lo que dice la leyenda:

Soplo de quema el suspiro,

paso llano el palafrén,

mirada y rumbo el coplero

pone para su caney.

Cuando con trote sombrío

oye un jinete tras él,

negra se le ve la manta,

negro el caballo también,

bajo el negro pelo e’guama

la cara no se le ve,

pasa cantando una copla

sin la mirada volver.

Oigan entonces lo que el diablo que pasó, sombrero negro, manta negra y caballo negro y debajo del sombrero negro no se le veía la cara, y le canta a Florentino el reto, le lanza un reto y le dice:

Amigo por si se atreve

aguárdame en Santa Inés,

que yo lo voy a buscar

para cantar con usted.

El catire Florentino se queda sintiendo la fuerza del espanto, el diablo que lo está retando, lo está retando para Santa Inés. Pero luego el catire se recupera, se hace la señal de la cruz (cuenta la leyenda) y antes de que el coplero negro, el diablo, se aleje le responde con su voz de coplero y le dice:

Sabana, sabana tierra

que hace sudar y querer

parada con tanto rumbo

con agua y muerta de sed.

Una con mi alma en la sola,

una con Dios en la fe,

sobre tu pecho desnudo

yo me paro a responder.

Como hoy me paro yo a responder aquí, en este despacho, a los que me han retado pues, a Santa Inés.

Dijo el coplero lo que yo le digo hoy a quienes me retan:

Sepa el cantador sombrío

que yo cumplo con mi ley

y como canté con todos

tengo que cantar con él.

Sepa el cantador sombrío que yo cumplo con mi ley

y como siete elecciones he ganado una octava les ganaré

allá en las sabanas de Santa Inés.

Porque ciertamente las fuerzas de la oposición, no me refiero a los venezolanos que militan a la oposición, sino esas élites de la oposición conspiradora, esa oposición política, esa oposición que incursionó por el golpismo, por el terrorismo, bueno por el paramilitarismo más recientemente, bueno tiene mucho de ese diablo, ese diablo que lanza un reto, yo lo acepto, yo lo acepto. Y como yo además sé, y esto deben saberlo todos los venezolanos de buena voluntad, no sólo quienes me siguen sino todos los venezolanos con cuatro dedos de frente que esta batalla va mucho más allá de Venezuela, que la administración de los Estados Unidos está detrás de estos dirigentes de oposición y que el señor George W. Bush, sombrero negro, caballo negro y bandera negra, es el verdadero instigador, el verdadero planificador e impulsor de todos estos movimientos que han arremetido contra nosotros, pues le digo que yo acepto el reto, a nombre de la dignidad del pueblo venezolano, y estoy contento, estoy muy contento de que en vez de golpes, en vez de estar planificando invasiones, en vez de estar planificando incursiones paramilitares, que la oposición hoy esté reunida para planificar el referéndum revocatorio, eso me parece una buena señal dentro de este camino democrático.

Lo único es que lamentablemente no hubiésemos querido que esto ocurriese, pero han vuelto a surgir muertos firmantes que se levantan de las tumbas, van y reparan y se vuelven a acostar en sus tumbas. Varios miles han surgido ya. Han vuelto a aparecer laboratorios de clonación de cédulas, intentos de fraude. Claro que se me ha informado, se me ha informado, y lo creo, que esa cantidad de muertos firmantes y de cédulas clonadas no permite impactar la tendencia que apunta hacia un resultado favorable al referéndum revocatorio. Entonces creo que no se puede estar alargando más esto, sencillamente recogieron las firmas, bueno, asumámoslo y vamos al referéndum revocatorio.

De todos modos hay que recordarles, aquí al lado de mi General Zamora, el estratega de Santa Inés, a la oposición, sólo recordarles lo siguiente, la diferencia va a ser mínima, creo que no van llegar ni al 21% de las firmas, a lo mejor llegaran al 20,5, al 20,6%. ¿Dónde están, caballeros andantes de la oposición, esos 8 millones de firmas que ustedes ofrecieron? ¿Dónde están esas 5 millones de firmas que luego habían prometido recoger? Y vaya que tuvieron oportunidad, siguen ustedes diciendo que son la mayoría, han demostrado que son la minoría caballeros de la oposición. Tienen un año en esta campaña, sobre todo en los últimos 6 meses y vaya con que ventaja, casi todos los grandes canales de televisión privados, casi todos los grandes diarios nacionales privados, casi todas las emisoras de radios privadas apoyando el llamado a referéndum revocatorio, apoyándolos si ningún límite, durante casi un año; y sobre todo en los últimos seis meses.

Les dieron cuatro días para recoger firmas y tres más son siete, y apenas llegan al 20,6%. ¿Con eso me van a ganar? ¿Con eso me van a sacar de aquí? Sólo quiero recordarles que gané las elecciones hace tres años con 3 millones y 700 mil firmas y más, y eso no ha mermado para nosotros sino que se ha fortalecido. Sólo quiero recordarles eso. Y por mí votaron 3 millones 750 mil personas en un día, no en siete días y no con una campaña de un año, ni tampoco con el ventajismo de los medios privados. Sólo recuerden eso. Porque dentro de uno dos meses aproximadamente nos vemos en Santa Inés, allá nos vemos en Santa Inés, a dar esta batalla por el futuro de Venezuela.

Quiero saludarlos a todos ustedes que están allá afuera, compatriotas, sé que me están viendo y me están oyendo allá al frente del Palacio, cuántas manos, cuántos brazos, cuánto amor, sé que tienen ahí horas cantando, sé que están tremolando las banderas de la dignidad de la Patria, sé que tienen el corazón lleno de esperanzas, sé que están preocupados muchos de ustedes, pudieran estar llenos de angustias algunos por las campañas mediáticas o por la falta de información.

Bueno, quise hablar con ustedes, sobre todo con ustedes, ustedes mi pueblo, ese pueblo al que amo, ese pueblo al que le pertenezco, ese pueblo, ustedes venezolanas y venezolanos, con quienes eché mi suerte a andar como dijo Martí de los pobres de la tierra: “Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar”. Con el pueblo venezolano eché mi suerte para siempre, con ustedes estaré siempre. Los invito a esta nueva batalla.

Bolívar lo dijo muy claro, yo siempre lo he tenido aquí en mi conciencia, voy a leerlo, en 1826 dijo Bolívar de nosotros su pueblo. ¿Ustedes me están viendo allá afuera? Levanten las manos si me ven y me oyen allá frente al Palacio. ¡Qué bueno! Yo también los estoy viendo. Un beso y mi corazón para ustedes y un abrazo y éste, este Hugo, que les pertenece a ustedes en cuerpo, alma, vida y corazón. Oigan bien, lo que Bolívar pensaba de nosotros su pueblo, que es lo que yo pienso de ustedes mi pueblo y de la democracia popular, que hoy sí canta victoria, que hoy sí se fortalece, no es la victoria de la oposición lo que tiene que celebrar nadie, no nos han derrotado, yo creo que la oposición más bien tiene que celebrar que han derrotado, ellos han derrotado, no a Chávez, han derrotado las bajas pasiones y ojalá para siempre señores de la oposición, han derrotado los caminos del golpismo, han derrotado las ambiciones, han derrotado los caminos del terrorismo, y se han venido por el camino de la democracia. Bienvenidos, contamos con ustedes ¿saben? Y se los digo con toda sinceridad para que construyamos la Patria de nuestros hijos, los de ustedes y los de nosotros, que son los hijos de esta Patria, esta Patria es de todos nosotros, ni es de ustedes nada más ni es de nosotros nada más.

Ojalá que este evento de hoy, este día histórico, ojalá que sirva para fortalecer ese sentimiento de unidad, unidad en la diversidad, unidad respetándonos unos a otros. Quiero ponerme al frente y dar el ejemplo. Y yo llamo a los sectores de la oposición a que vayamos a un referéndum revocatorio, pero respetado a las instituciones, respetando al árbitro, respetando a la Constitución. Yo, como ya estoy seguro que vamos a ir a un referéndum revocatorio, voy a adelantar de una buena vez lo siguiente y le pido a la oposición que haga lo mismo, nosotros vamos a respetar los resultados del referéndum revocatorio, vamos a respetar lo que diga el Consejo Nacional Electoral, vamos a respetar las normas que imponga el Consejo Nacional Electoral, invito a los compatriotas de la oposición política a mi Gobierno a que digan lo mismo y a que hagan lo mismo, y que a partir de hoy se convenzan definitivamente de que Chávez no es el dictador que domina el Consejo Nacional Electoral, que ellos no son marionetas al servicio del tirano Chávez, que están allí cumpliendo un trabajo, que los respetemos a todos los cinco rectores y que ellos se respeten a sí mismo, y que respeten ellos a su propia institución, y a todos los que allí funcionan o trabajan a nivel nacional y a niveles regionales; que respetemos al Tribunal Supremo de Justicia y a las decisiones que toma, que respetemos al Poder Ciudadano, que respetemos al Poder Legislativo y a las leyes, que respetemos al Poder Ejecutivo, que nos respetemos todos. Sólo así podremos continuar construyéndonos en paz y en democracia.

Pero yo les voy a leer a todos ustedes esto que Bolívar pensaba y decía sobre nosotros, su pueblo y la democracia, leo:

“Nada es tan conforme con las doctrinas populares, como consultar la Nación en masa sobre los puntos capitales en que se fundan los Estados, las leyes fundamentales y el magistrado supremo. Todos los particulares están sujetos al error o a la seducción (oigan bien, oigan bien) todos los particulares están sujetos al error o a la seducción, pero no así el pueblo, que posee en grado eminente la conciencia de su bien y la medida de su independencia. De este modo su juicio, el del pueblo, es puro; su voluntad fuerte y por consiguiente nadie puede corromperlo ni menos intimidarlo. Yo tengo pruebas irrefutables del tino del pueblo en las grandes resoluciones, y por eso es que siempre he preferido sus opiniones a la de los sabios”.

Eso lo dijo el Padre Libertador por allá en Lima en el año 1826, y yo lo repito hoy. Vamos pues a Santa Inés. Hoy comienza la campaña de Santa Inés, con mi General Zamora, con mi General Bolívar, con mi General Sucre al frente, ellos comandan esta batalla. Ustedes, el pueblo venezolano, va a demostrar una vez más de lo que es capaz el pueblo libertador de Suramérica, para derrotar a una oligarquía que pretende adueñarse de nuevo de la Patria de todos, de la Patria de Bolívar, y este Gobierno y éste su humilde servidor con una espada y un corazón dispuesto a amarlos y a defenderlos y siempre unidos.

Voy a concluir este mensaje en Cadena Nacional de radio y televisión, este día histórico de un triunfo de todos, de un triunfo de un pueblo que ha impuesto su voluntad, del triunfo de una Constitución que ha impuesto su designio, del triunfo de Dios, que nos señala el camino, de la siembra de una nueva Patria.

Voy a terminar convocando a mi pueblo para esta nueva batalla la campaña de Santa Inés, voy a terminar pidiéndole a la oposición que vayamos a la batalla respetando las reglas, respetando las normas, respetándonos unos a otros, voy a pedirle a todos los sectores del país, a los sectores religiosos, a los sectores económicos, a los sectores militares, civiles, la sociedad civil, el pueblo en general, los campesinos, los indígenas, los dirigentes de los medios de comunicación social, privados y públicos, a todos, que pongamos la mente y el corazón y la buena voluntad, no es mucho pedir, todos debemos tenerla para aportar nuestro granito de arena en aras de un proceso transparente, limpio. Y dentro de unos dos meses, más o menos, nos veremos pues en esta batalla de Santa Inés, batalla limpia, batalla pacifica, batalla democrática; el pueblo venezolano está en batalla de nuevo, y yo los llamo pues, como dijo mi General Córdova al lado de Sucre, allá en Ayacucho hace 190 años: ¡Adelante a pasos de vencedores!

Amigas y amigos es sólo una nueva batalla, y lo que nos espera es una nueva victoria. Un abrazo y muy buenas noches para todos y para todas.